El Poio Pescamar buscará su primera final en Vista Alegre

El Poio Pescamar busca el segundo triunfo consecutivo con el Pescados Rubén para luchar por el título de liga ► El conjunto conservero, que tiene la moral por las nubes, derrotó ampliamente el sábado al equipo lucense
Las jugadoras del Poio se abrazan en el partido del pasado sábado. RAFA FARIÑA
photo_camera Las jugadoras del Poio se abrazan en el partido del pasado sábado. RAFA FARIÑA

El Poio Pescamar alimentó el sábado el sueño de disputar su primera final de la liga de la historia, algo que puede hacer realidad este martes a partir de las nueve de la noche porque a esa hora comienza su tercer encuentro de semifinales con el Pescados Rubén Burela.

El conjunto conservero logró la pasada temporada su primera clasificación para el play-off y en la actual consiguió su primer triunfo en esa ronda. Ahora busca su primera final ante el mejor equipo del fútbol sala mundial.

Después de empezar la serie con una derrota el Poio Pescamar logró igualarla el sábado con un triunfo que es más que un triunfo porque además de mantenerlo con vida en la pelea por el título es una dosis de confianza como reconoce su entrenador, Luis López-Tulla. "Estamos con muchas ganas porque vencer el sábado ha sido una buena inyección de moral".

El triunfo del sábado fue la confirmación de que las diferencias entre el Burela y el Poio se han reducido. "Hemos jugado muchísimas veces -comenta López-Tulla- y la sensación en la pista es que estamos más cerca de lo que dice el marcador. Lo que ocurre es que ellas tienen mucho talento y en la finalización marcan la diferencia. Es un equipo que se siente superior".

 

Un paso adelante

El entrenador del Poio Pescamar defiende que determinados detalles decantan los encuentros. "El sábado hicimos un buen partido en defensa y en acciones puntuales no estuvieron acertadas y nosotras dimos un paso adelante dónde teníamos que darlo".

A pesar de que el equipo rojillo tiene la oportunidad de hacer historia, su entrenador prefiere rebajar la trascendencia. "Soy consciente de lo que sería el acceso a la final, pero este tipo de cosas me las suelo tomar con bastante tranquilidad y suelo transmitirla. Jugar un tercer partido en una semifinal de liga es importante y debemos hacer hincapié en eso, pero no es bueno llevarlo más allá. Nos lo tenemos que tomar con cierta tranquilidad".

De cara al partido de este martes cree "los dos anteriores se parecieron bastante con ciertos matices. En el primero el Burela estuvo muy bien en la finalización y en el segundo nosotras. Todos los encuentros que hemos disputado en los últimos tiempos han estado muy igualados y ese aspecto ha sido determinante. Luego hay más detalles tácticos, pero lo más importante es el acierto".

El acierto en la finalización puede marcar la diferencia

La igualdad es máxima y jugadoras y técnico hacen hincapié en la finalización que "es una de las partes de juego donde más talento hay porque sino todo el mundo lo trabajaría y llegaría a 30 goles. Es la situación en la que hay menos margen de mejora y en ciertos momentos es estresante. Es poco representable en un entrenamiento".

Un discurso del técnico con el que defiende los detalles. "El otro día en la puntera de Ale (De Paz) no creo que esté pensando en meterla, simplemente entra dentro del área y la tira. En el primer partido tuvo una acción semejante y el balón dio en el larguero y seguro que también la quería meter".

Poio llega con la moral elevada e intentando agrandar las dudas que ha podido generar en el conjunto lucense. Es de esos partidos que pueden marcan la historia de un club que estará respaldado en Burela ya que se desplazarán bastantes aficionados. Ambos equipos vuelven a verse las caras. El Pescados Rubén buscando una nueva final liguera, el Pescamar buscando la primera de su historia.

El convencimiento del vestuario

Ale de Paz fue una de las jugadoras claves en el triunfo del sábado del Poio Pescamar sobre el Burela y cree que el encuentro de este martes será "similar. Tenemos que salir a tope. Ganarle un partido a Burela es muy difícil. Dos ya es muy complicado. Será fundamental cometer los menos errores posibles y estar finas de cara a gol, como en este partido (por el del sábado)", añadió antes de apuntar que imponerse en Vista Alegre sería "un reto enorme". "El equipo quiere. El club apuesta por ello. Y queremos estar ahí, peleando por los títulos", finalizó.

Para Ale no existen demasiadas diferencias. "El otro día no estuvimos finas de cara a gol y sabíamos que esta vez teníamos que acertar en la finalización. Y lo hicimos muy bien", añadió antes de destacar el mérito de dejar sin marcar al Burela. "Somos un equipo que defensivamente lo hacemos muy bien. Es nuestra mayor virtud. Supimos estar atentas y concentradas para que no tuvieran oportunidades", explicó la jugadora internacional del Poio Pescamar.

El sentimiento en el vestuario conservero es que es posible eliminar al Burela. "Hemos jugado dos partidos duros y con mucho desgaste. Pero tendremos adrenalina para compensar el cansancio. Es una final, el que gane pasa y estoy convencido de que el Poio va a estar a la altura", comenta Laura Uña que el sábado volvió a ser una jugadora decisiva.

La pívot del cuadro conservero destaca el papel de la afición, "cada vez más numerosa". "Nos han animado mucho, igual que en los partidos de fuera, porque a Burela también fueron muchos seguidores, y hemos notado mucho ese apoyo".

Elena, portera del Poio, que el sábado fue decisiva espera "un partido igualado". "Se decidirá por pequeños detalles. Se va a notar el cansancio del fin de semana. Habrá que jugar con las rotaciones, medir los tiempos y saber cuándo hay que correr y cuándo no. Será crucial estar bien en defensa y aprovechar nuestras oportunidades como hicimos en este segundo encuentro", concluyó.

Para Elena en Vista Alegre "hubo mala suerte de cara a gol". "El sábado nos ha salido cara. Ahí pudo estar la clave. El resultado de ambos partidos es engañoso. Fueron ambos muy disputados e igualados".

Comentarios