viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

Las grandes figuras del histórico Medio Maratón de Pontevedra

El Gran Fondo está unido a la avenida de Montero Ríos. CEDIDAS
El Gran Fondo está unido a la avenida de Montero Ríos. CEDIDAS
Ilustres del atletismo gallego han unido su nombre al del medio maratón de Pontevedra, que este año recupera la denominación de Gran Fondo

Más de 1.500 atletas se echarán a las calles el domingo con el motivo de una nueva edición del Medio Maratón de Pontevedra, que este año recupera el espíritu de sus comienzos bajo la denominación de Gran Fondo Pontevedra CaixaBank y la inclusión de una prueba de diez mil metros.

Un participación que confirma la edad de oro de una prueba que como medio maratón nació en el año mágico de 1992, pero que tiene orígenes en década y media antes cuando la Sociedad Gimnástica organizó su primer gran fondo, que a la vez fue Campeonato Gallego, que tuvo como ganador al pontevedrés Rogelio Barragáns. 

A lo largo de estos más de 40 años nombres de los más ilustres atletas gallegos están en el palmarés de la prueba. Los tiempos han cambiado y la evolución de la carrera ha sido brutal. 

"Antes no era como ahora", recuerda una de las grandes del atletismo gallego, la compostelana Esther Pedrosa. "Había poca participación y casi no había público". Todo no había llegado el boom del running. En la línea de salida se presentaban solo, como máximo, un centenar de corredores. Un número muy alejado de la muchedumbre de los tiempos actuales. Este año, más de millar y medio de atletas han formalizado su inscripción. 

"Antes había más calidad y cantidad y ahora hay más cantidad pero menos calidad. Ahora es una prueba de atletismo popular", explica Daniel de la Torre

La edad no ha sido un impedimento para que la internacional siga ligada al atletismo. En la plenitud de su carrera deportiva alcanzó la victoria en la edición de 1997, pero volvió a Pontevedra hace cinco años. "Fue un día de mucha lluvia. Competí después de ocho años parada y quedé entre las primeras. No tenía nada que ver con las ediciones de los años noventa. Ahora la media es una gran fiesta, con una organización espléndida y una elevada participación". 

De su última participación recuerda una anécdota con Leticia Fernández. "Salió muy rápido y la seguí hasta el kilómetro 10 y allí se paró porque para ella era un entrenamiento de calidad". 

Una voz autorizada para hablar del medio pontevedrés es el olímpico en Barcelona 92, Carlos Adán, que en el final de su carrera deportiva ganó en la edición en la que se recuperó el viejo circuito de ir a Marín y volver. 

"La salida en Monte Porreiro (en las inmediaciones del Mirador) era original. Era un recorrido muy rápido porque los primeros kilómetros eran hacia abajo y posteriormente por la avenida", recuerda el atleta vigués, que reconoce que el "principal problema era el viento por la avenida". 

Con cariño recuerda su victoria en 2003: "Fue una carrera muy emocionante que se decidió en los últimos metros". El vigués tiene razón, porque cruzó la línea de meta del CGTD con una ventaja de tres segundos sobre Dosil, del Universidade de Vigo, siete sobre Elías Domínguez, que fue tercero. El cuarto fue Carlos Piñeiro y el quinto Rafa Fuentes, que derrotó al olívico en la edición del año siguiente. 

"En mi última media Maratón hacía ocho años que estaba parada y logré quedar en los primeros puestos", cuenta Esther Pedrosa

Adán ha sido uno de los fijos de la prueba pontevedresa, aunque "hace siete u ocho años que no participo". 

Con cariño reconoce que "la prueba no tiene nada que ver ahora con la de mis primeros años. Cuando yo gané a participación era escasa y casi no había público. Sin embargo en la última que estuve el ambiente era espectacular". 

Su último triunfo fue especial porque "fue en el año de mi retirada. Fue una de las últimas carreras que disputé al máximo nivel", recuerda el atleta que llegó a ser internacional con España en 37 ocasiones. 

Otro de los ilustres del atletismo gallego que incluyó su nombre en el palmarés de la prueba fue Elisardo de la Torre, que ganó el año en el que fue olímpico en Atlanta. 

Sus recuerdos de la carrera están unidos a las dificultades climatológicas. "Recuerdo correr bajo una lluvia intensa. Me parece un circuito muy bonito de correr, por la distancia, la duración, el trazado... Es una distancia que merece la pena, que todo el mundo tendría que probar", afirma el atleta marinense que vive en Oviedo. 

"En mis últimas carreras noté que la participación había crecido a unas 700 o 800 personas", comenta Carlos Adán

Haciendo memoria de una de las ediciones en las que participó, Elisardo declara que "me acuerdo de que en los primeros quince minutos de una de las ediciones yo tenía pensado retirarme por la lluvia. Era una tormenta tremenda y al pasar al puente de A Barca, había una nube y dejó de llover, entonces fuimos hasta Marín y a partir de ahí hubo un día maravilloso y pudimos terminar sin problema". 

Elisardo no es el único De La Torre en haber ganado el medio maratón pontevedrés. Su hermano Daniel es uno de los atletas que más veces alzó los brazos como campeón. 

"He corrido con lluvia y con viento y también con buena temperatura, que es lo que provocaba que hiciese buenas marcas", recordó. Además, teniendo en cuenta el circuito antiguo y el nuevo reconoce que "antes había más calidad y cantidad y ahora hay más cantidad pero menos calidad". 

Aunque lleva años sin participar en la competición, Daniel estuvo presente en la carrera del 2018. "Fui marcando el tiempo de la prueba para que la gente no se pasara de su ritmo y llegara a meta sobre el tiempo previsto" relató como una bonita experiencia dentro del medio maratón. 

"El circuito nuevo es más agradable, tienes mucho más público y al ser dos vueltas no se hace monótono y es más atractivo", afirma Elías Domínguez

Un asiduo del ahora denominado Gran Fondo es Elías Domínguez, que en 2006 logró la victoria. Ha sido un fijo de los primeros puestos, aunque ha cambiado el chip. "Hubo ediciones en las que no sabía que era competitivo para ganar, pero para mí es un disfrute participar", señala antes de añadir que "en varias ocasiones participé, sin mucha pretensión". 

Su época buena coincidió con el recorrido viejo. "Era rápido, pero también más aburrido. No había el calor humano de ahora".

El vigués afincado en Campañó alaba la evolución que ha tenido el medio maratón pontevedrés. "Ahora con el circuito nuevo es más agradable. Al ser dos vueltas creo que es bueno porque no se hace monótono y es atractivo al ser por el centro de Pontevedra", afirma. "Los cambios han sido un acierto total". 

Elías es uno de los atletas populares más reconocidos y su opinión siempre se tiene en cuenta. A los que tomarán la salida el domingo les aconseja que "la situación de la carrera depende mucho de la persona. Cada uno tiene un objetivo: si quieres ganar, por ejemplo, algunos esperan al kilómetro 14 o 15 para empezar a correr". 

La recuperación posterior a la prueba es diferente según la preparación del deportista: "La semana siguiente yo me la suelo tomar de recuperación. El día siguiente descanso y luego, durante toda la semana, salgo a trotar muy suave un día si y un día no. Hay que procurar hacer una visita al fisioterapeuta. Nada más terminar es importante la hidratación y la alimentación", señala. 

Un cordel para certificar el recorrido
La Carrera de Gran Fondo empezó a celebrarse en 1977 en una prueba que fue Campeonato Gallego de Gran Fondo. Continuó hasta 1991 y se disputaron un total de trece ediciones. Tenía una distancia de 20 kilómetros y se hacía en un circuito de cinco km con salida y llegada en la Avenida de Montero Ríos.

La primera edición del Medio Maratón de Pontevedra con la distancia oficial de medio maratón (21.097 metros) fue el 26 de enero de 1992. También se correspondía con el Campeonato Gallego en esta distancia. Esto generó que el recorrido se homologarse desde un principio por la Federación. Salvo en 2013 y 2014 la prueba contó con un recorrido oficial.

Estadio
En 1992 y 1993 la salida y la meta era en el Estadio de la Juventud (actual Centro Gallego de Tecnifi cación Deportiva CGTD). La segunda edición se remonta al 3 de abril de 1993 con la victoria del marinense Daniel de la Torre en hombres y la portuguesa Alcira Lario. Un dato curioso es que al llegar a Marín los corredores entraban en la Escuela Naval Militar y se les entregaba un cordel.

1h05’37’’
En la tercera edición del medio se cambió el recorrido. La salida se trasladó al Mirador de Monte Porreiro. Para completar el circuito, los corredores tenían que dar la vuelta en la Farola de Marín. La meta seguía estando en el CGTD. En 1996 vencieron el olímpico Elisardo de la Torre Allariz con 1h 05’ 37’’ en categoría masculina y la fondista internacional Soledad Castro con 1h 16’ 03’’ en categoría femenina.

En 2003 se recuperó el antiguo circuito de ir hasta Marín y volver. En el regreso de la prueba participaron 193 atletas. 2005 es un punto de inflexión de una carrera que no se disputó en 2008.

Las grandes figuras del histórico Medio Maratón de Pontevedra
Comentarios