lunes. 25.05.2020 |
El tiempo
lunes. 25.05.2020
El tiempo

"Hay que subir sí o sí"

La plantilla del Pontevedra entrenando.JAVIER CERVERA-MERCADILLO
La plantilla del Pontevedra entrenando.JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Los jugadores de Segunda B concuerdan en la necesidad de profesionalizar la tercera categoría del fútbol nacional

La creación de la Segunda B Pro de cara a la temporada 2021-2022 sigue causando expectación. Y más allá de la incertidumbre que genera el modelo de competición del próximo curso en una categoría con 100 equipos, lo que resulta evidente es que a los futbolistas de la actual Segunda B les llama la idea de poder ascender a una división totalmente profesionalizada.

A nadie le amarga un dulce. Y la posibilidad de poder competir en una liga de solo 40 equipos, con la teórica entrada de la televisión, la obligación de que todos los contratos sean profesionales y un control financiero que obligue a pagar todo en A resulta interesantes a los futbolistas que, a día de hoy, viven una realidad muy diferente con una Segunda B masificada y que lo será más el próximo curso.

"Hacer de la Segunda B la cuarta categoría podría suponer una merma anímica importante para muchos jugadores"

"Hay que subir sí o sí", comenta un futbolista gallego. Para este jugador, el próximo curso "habrá 40 equipos de 100 que salgan súper beneficiados", por lo que para los conjuntos con aspiraciones "será importantísimo" estar en la futura tercera categoría, que sustituirá a la Segunda B actual. Sin embargo, para este jugador, todo lo que no sea plantarse en esa división Pro equivaldría a un problema: "El Pontevedra estuvo en Tercera y logró salir de ahí. Pero no me imagino a equipos como el Córdoba o el Recre de Huelva en esa Segunda B, que sería la cuarta categoría. Creo que les costaría seguir".

En la misma línea se mueve un futbolista con experiencia en los Grupos I, II y III de Segunda B. Para él, "la Pro será muy beneficiosa para los que suban", pero "la Segunda B como cuarta categoría podría suponer una merma anímica importante para los jugadores". "A día de hoy, juegas en Segunda B con la ilusión de saber que estás a un paso de Segunda División. Todos los que se quedasen en la Segunda B normal verían cómo esa diferencia sería ya de dos categorías", relata. Además, considera que la posible entrada de la televisión en la Pro "haría las diferencias económicas aún más grandes" entre las futuras tercera y cuarta categoría.

"Habrá 40 equipos de 100 que salgan súper beneficiados al lograr entrar en la Segunda B Pro. Al resto le costará"

Precisamente de la entrada de la televisión tiene dudas un futbolista con amplia experiencia en el Grupo I. "Non teño claro que na Segunda B Pro vaian entrar a tele e os patrocinadores como se di. Está por ver", apunta. En su opinión, esta reforma conducirá a que la Segunda B se convierta en una "Terceira División", lo que "baixaría o nivel de todas as categorías". Para él, la solución pasa por "reducir equipos mantendo a Segunda B actual". "En dúas ou tres campañas a actual Segunda B quedaría con 40 equipos", afirma.

filiales. Sobre esa misma devaluación pone el acento otro jugador actualmente en el Grupo II. Para él, la situación es "compleja" y es lógico que se den "palos de ciego", pero entiende que una buena medida podría ser la"creación de una liga de filiales" que ayudase a aliviar la carga de equipos actuales y condujese a una "profesionalización" de la actual Segunda B.

De este modo, los futbolistas concuerdan en el beneficio de una profesionalización, pero alertan de la devaluación de las categorías inmediatamente inferiores.

"Hay que subir sí o sí"
Comentarios