viernes. 03.07.2020 |
El tiempo
viernes. 03.07.2020
El tiempo

"Hemos tenido cuatro ofertas de compra del club; la última hace dos meses"

Lupe Murillo. DAVID FREIRE
Lupe Murillo. DAVID FREIRE

Lupe Murillo ha rechazado ya cuatro ofertas de compra del Pontevedra Club de Fútbol. Así lo explicó la presidenta en un café de redacción en Diario de Pontevedra, en el que entonó el ‘mea culpa’ por una campaña 2017-18 que catalogó como "espantosa", pero de la que también extrajo alguna conclusión positiva, como un nuevo ejercicio finalizado con superávit, el crecimiento de la cantera y el triunfo en Copa Federación.

Su discurso quedó eclipsado, en parte, por el reconocimiento de múltiples movimientos en el mercado para comprar el Pontevedra.

"Hemos tenido cuatro intentos de compra. Si encontramos un inversor que crea en nuestro proyecto y nos acompañe y apoye el club, estaré encantada, pero sin vender el club. Por eso no he escuchado las cuatro ofertas que nos han realizado".

El motivo de su negativa es claro. "En su mayoría son fondos de inversión extranjeros que apuestan por clubes de aquí y que intentan hacerse un hueco en España para poder dar cabida a sus jugadores, revalorizarlos y después venderlos".

Vine a limpiar al club de gente sucia, aunque ahora soy la bruja para muchos que vienen a por mí

Entre los ofertantes hay "un club de Primera División española. Decía haberse interesado también por otros clubes. Buscaba un equipo para foguear a sus futbolistas y subirlos o traspasarlos. Clubes como el Pontevedra se han convertido en un medio para el fin de muchos. Pero como cuando me reúno con ellos mi finalidad es completamente diferente a la suya, salgo decepcionada. Tengo otro concepto del fútbol. No coincido con esa gente del entorno que ha venido a llevarse dinero del Pontevedra. Vine a limpiar al club de gente sucia, aunque ahora soy la bruja para muchos que vienen a por mí".

Murillo aclaró que "no hace más de dos meses de la última oferta". Es decir, se produjo antes de conocerse que el PCF seguiría en Segunda B.

La principal meta de la presidenta, casi su obsesión, es la viabilidad económica de la entidad para que siga siendo competitiva. "Cogí el club en muy malas condiciones, cuando no quiso venir nadie. He escuchado que había quien estaba esperando a que se hundiese el Pontevedra absolutamente para quedárselo gratis. Al final no apareció ninguno. Los que quieren ahora comprarlo… haber venido cuando nadie quería esto", sentenció la dirigente.

Balance de un año "espantoso"
Pero la presidenta del Pontevedra no se detuvo en la descripción y análisis de los movimientos mercantiles. Hizo balance de la campaña recién acabada.

"Ha sido un sufrimiento horrible, una temporada espantosa. No creo que haya un trabajo en el que sufras todos los fines de semana durante diez meses".

Ha sido una temporada espantosa. No creo que haya otro trabajo en el que sufras todos los fines de semana durante diez meses

"Me encantaría alcanzar una sola conclusión de por qué hemos tenido un año tan complicado, pero no hay una clara. No se fichó lo que deberíamos haber fichado. Entono el ‘mea culpa’, porque soy la máxima responsable de este proyecto. Pero no ficha solo Roberto Feáns, que es a quien ha atacado todo el mundo. Fichaba el entrenador con él, salvo en la primera temporada, en la que la plantilla campeona de Liga y que ascendió es exclusiva de Roberto Feáns", apostilló en defensa del director deportivo y asumiendo responsabilidades.

Murillo explicó que lesiones y bajas como las de Kevin, Añón, Jimmy, Nacho o Miguel Ángel lastraron al colectivo. Además apuntó otro dato. "Todos los equipos de Luisito destacaron siempre por ser superiores físicamente. Este año, en la primera vuelta había jugadores que pedían el cambio en el minuto 50... La plantilla no era tan mala como parecía, había jugadores contrastados, pero se dio todo mal. Perdimos nueve puntos en los descuentos de la primera vuelta y doce en los primeros minutos en la segunda vuelta… Si los sumas todos, nos habríamos metido en play-off. Por eso hablé con Luisito para meter un psicólogo en el equipo", psicólogo que el técnico no quiso.

Luisito, el punto de inflexión
La dirigente granate señala un punto de inflexión de la temporada: "cuando Luisito dice que no puede más y que está muerto es cuando se me encienden las alarmas. Era algo que no esperaba", admite, antes de razonar las causas de la destitución del teense.

"Decidimos confiar en Luisito  tras su dimisión porque era quien mejor conocía a la plantilla. El equipo empató los siguientes partidos y perdió contra el Atlético B. El cambio de entrenador no lo decidió el consejo de administración, lo decidieron los resultados". 

Cuando Luisito dice que no puede más y que está muerto, se me encienden las alarmas

El club optó por Luismi. "Había demostrado que podía competir en el juvenil de División de Honor. Ha jugado en el Pontevedra cinco años, conoce Segunda B. Tiene un perfil sin mucha experiencia, pero con muchas cualidades. Y nos acercó definitivamente a él su capacidad de adaptación a todo lo que le habíamos planteado".

En esa línea de capacidad para aclimatarse a la nueva experiencia, Murillo admite que "este año nos han hecho vudú y a Luismi le ha caído todo lo que le podría haber caído encima y más: lesiones, un ambiente enrarecido, y que Luisito, que es un señor con mucho carisma, dejó a muchos jugadores huérfanos. Ese vestuario no era fácil de controlar".

Luismi, renovado
La consecución de la permanencia no ha sido el único elemento tenido en cuenta para renovar a Luismi. El técnico ha mostrado un valor clave para el consejo de administración. Querer ser granate. "Nunca ha pedido nada. ¡Está en el Pontevedra! Para él es un honor, no un suplicio, que el club piense en él para el banquillo".

Lupe Murillo destaca la capacidad de trabajo del entrenador y sus ayudantes del cuerpo técnico, Jesús Ramos y Miguel Arcos. "Los he visto trabajar desde las 9 hasta las 21.00 horas, viendo partidos, rivales, enviando información a los jugadores… Y eso te hace pensar que esto vale la pena. Horas de trabajo, juntos, como una piña. Para los que hablen de inexperiencia de Luismi tendrían que ver las horas que le ha dedicado a su trabajo", sostiene la dirigente.

Luismi nunca ha pedido nada. ¡Está en el Pontevedra! Para él es un honor, no un suplicio, que el club piense en él para el banquillo

En ese sentido, la presidenta pontevedresa aclara que "lo que he aprendido de esta temporada es que no se puede mantener a nadie que no quiera estar. ¿De qué nos sirve retenerle en ese caso?", entiende.

Murillo hizo una defensa acérrima de su concepción romántica del Pontevedra y reveló que "hay exjugadores que quieren volver. Cuando se fueron, me gustaría que supiesen que somos el tercer club de Galicia por clasificación histórica y el segundo por títulos. Me molesta que nos menosprecien. El Pontevedra es un club importante. Aquí pagamos bien y puntualmente. En otros sitios podrán pagar más, pero no van a estar mejor. Ahora quieren volver, pero va a ser que no. El director deportivo me dice ‘es un gran jugador’. Me da igual, no fue granate. Ahí me pesa el ‘no me quisiste antes, ahora no te quiero yo’. Y sé que nos puede penalizar".

Proyecto 2018-19
El Pontevedra de la próxima campaña no tiene prisa por armarse. "No hay calendario. Hemos acabado pronto la temporada. Hay jugadores que nos interesan y que están esperando a que acabe el play-off. Esto es una subasta. Hay contactos desde hace tiempo con muchos futbolistas que nos podrían interesar. Pero esos mismos están esperando por muchas opciones. Me gusta fichar cuanto antes, pero las circunstancias del mercado nos obligan a esperar".

La dirigente tiene claro que será un "proyecto ambicioso, de club, de cantera, de tener a los mejores, de crecer y de que la gente sienta que el Pontevedra es suyo". 

Rigor económico
"No voy a dejar un euro más de deuda del que me he encontrado". Es la frase más repetida de Lupe Murillo, su objetivo primordial desde que llegó a la presidencia. "Desde el minuto uno hemos tenido problemas", señala, recordando que el club ya ha saldado su deuda con la Seguridad Social y en pocos meses habrá hecho lo mismo con la de Hacienda.

Por eso, la ambición tiene una medida. "La afición quiere que retengamos a los jugadores y para ello que les paguemos más, pero no subimos el precio del abono y tenemos deuda. Si pagamos a galácticos y nos hipotecamos, nos volveremos a hundir. Y eso no está en mi agenda".

Como buena gestora que ha visto al Pontevedra cerca de la defunción, sabe que "todo parte de lo económico. Ésta ha sido otra temporada más con superávit. Una buena campaña en lo económico que te permite tener mejores jugadores, invertir en una ciudad deportiva y seguir creciendo". 

El PCF hará un nuevo esfuerzo económico, pero "no por tener más presupuesto vas a ser mejor, ya que el mercado sube. La ventaja es que, como nos ha ido bien, podremos gastar un poco más. No pongo límites. El mundo sabe que no quiero pagar locuras, pero el mercado será el que marque la tendencia".

Hace tres meses Núñez Feijóo me preguntó por el Pontevedra en el Parlamente y le dije: 'Dalo por descendido. Estamos en Tercera' Fue una coraza que me puse para no sufrir más

Murillo pone en valor su propio trabajo y se defiende de los cánticos de un sector de la afición tras perder contra el Atlético B en diciembre de 2017. "La culpa de todo la asumo yo, pero también para lo bueno. Cuando ascendimos, los cracks eran los jugadores y Luisito. Cuando perdemos al final de la primera vuelta dicen ‘Lupe, vete ya’. Es un escándalo. No, Lupe no se va a ir. De hecho, Lupe no se fue. Se fue el entrenador".

Así, su fecha de caducidad llegará «cuando decida yo, no cuando quieran otros».

La mandataria reconoció que  hubo un momento de la temporada en que "dejé de creer. Hace tres meses Núñez Feijóo me preguntó  por el equipo en el Parlamento y le dije. ‘Dalo por descendido. Estamos en Tercera’. Fue una coraza que me puse para dejar de sufri".

La mandataria señaló a Charles como un anhelo de futuro. Al que nunca ficharía sería a Cristiano Ronaldo. "Yo sancionaría lo que hizo el otro día. Estaban ganando la Champions felices y él dice: ‘Yo soy el campeón, esta competición se podría llamar CR7 Champions y ya hablaré de lo mío’. ¡Pero si tú no eras nadie hasta que llegaste al Madrid!. ¿Quién se cree? Ese es el mal del fútbol. Como directiva, me espantó escuchar a ese señor con su egocentrismo. Sin un equipo tú solo no eres nadie. No quiero imaginar lo complicado que debe ser lidiar con esos egos".

La cantera
La base es uno de los valores en los que más hincapié hace Lupe Murillo y que en la liga 2017-18 se ha hecho visible gracias a la irrupción de varios jóvenes en el primer equipo. "La apuesta por los canteranos es de club, no solo de Luismi. Con Luismi nos ha resultado más fácil  llevarla a cabo porque conocía a los jugadores de primera mano.  Pero ha sido vital la labor de Roberto Feáns y Jesús Ramos, que están muy cerca de la base". 

La presidenta del Pontevedra concede un gran valor a los futbolistas que han llegado arriba este año y a las adquisiciones de enero. "Aportaron aire fresco, ya que tenían la ilusión por competir y no la tristeza de no arrancar. Los jugadores del mercado de invierno también llegaron sin la presión de los de casa. Entre todos consiguieron que el barco saliese a flote".

"Ha sido un orgullo decir que en la final de la Copa Federación que ganamos siete de los once titulares fuesen sub-23. Quien está en la cantera debe saber que puede llegar al primer equipo", agrega satisfecha la máxima mandataria granate, habitual espectadora de los partidos de A Xunqueira.

Murillo va más alla y apunta a un cambio de filosofía en la formación de talentos. "Antes fichábamos jugadores de otros equipos y ahora intentamos formarlos en casa. Un chaval que formamos desde benjamines siempre sentirá más los colores que uno procedente de otro club. Posiblemente sea la presidenta más metida en la cantera de los últimos años y tengamos al director deportivo que más cree en ella", presume.

"Hemos tenido cuatro ofertas de compra del club; la última hace dos...
Comentarios