lunes. 25.10.2021 |
El tiempo
lunes. 25.10.2021
El tiempo

Pau Gasol: una influencia que llegó a Pontevedra

Los juniors de oro, con los que Pablo Alonso entrenó en el 97. TIAGO PETINCA (EFE)
Los juniors de oro, con los que Pablo Alonso entrenó en el 97. TIAGO PETINCA (EFE)
El adiós del catalán es el adiós de una leyenda viva de este deporte. En Pontevedra, algunos pudieron compartir con él pista, aprendizaje y un sinfín de recuerdos

El adiós de una "leyenda de los aros de todo el mundo", del "jugador más dotado de su generación", del "hombre que ha cambiado el baloncesto español", el adiós de Pau Gasol, en definitiva, ha copado portadas alrededor de todo el mundo, ha estado en boca de todos en las últimas horas y será, sin duda, uno de los temas de conversación en los próximos días, semanas o incluso meses.

Con la despedida del denominado mejor jugador español de todos los tiempos se retira el ídolo de muchos, una persona que ha influido en deportistas de todos las disciplinas, pero sobre todo en aquellos que se han dedicado al baloncesto. Se retira un hombre "con talento" que destacaba por "su inteligencia" y que, además, dejó su huella en aquellos nombres que tuvieron su importancia en el baloncesto pontevedrés.

Pablo Alonso, Yago Casal y Carlos Maceiras son tres nombres que también forman parte de la historia. O al menos de la historia de esta disciplina en Marín  –todos ellos formaron en algún momento parte del Peixegalego–, Cambados –Casal fue técnico en el Xuven– y Pontevedra –Maceiras formó el CB Época–. Y todos están unidos por su relación con Gasol, no de la misma manera o con la misma intensidad, pero de la que todos destacan que vieron en él "algo que otros no tenían".

Yago Casal: "Gasol fue una paertura de miras como técnico, ya que vi como sus entrenadores le enseñaban a hacer de todo en la pista"

Yago Casal vivió muy de cerca la relación que su padre, Pepe Casal, tuvo con Gasol, ese jugador que el pasado martes en su despedida se acordó de "una persona que fue importante en mi carrera", quien "me ayudó cuando era un tirillas. Tenía que dar un cambio físico para poder jugar contra lo hombres". Para Casal padre fue emocionante, pero también para su hijo, quien asegura que el catalán para él fue "una apertura de miras en general".

[Yago Casal. DAVID FREIRE]

Pablo Casal. DAVID FREIRE

"Yo coincidí con él a través de mi padre. Cuando lo vi coincidió que él era sénior de primer o segundo año y yo empezaba de entrenador y fue ahí donde vi la manera que tenían de enseñarle a hacer de todo", destaca Yago Casal, que afirma que "en ese sentido aprendí que podría ser un jugador total ya que él era capaz de todo".

Si hay algo que el extécnico destaca de Pau Gasol es "su inteligencia". "Me impresionó desde el primer momento, eso y su determinación en general ya que en aquel momento no era un jugador importante, pero era ambicioso y tenía una visión de verse por encima de la situación casi siempre, era autoconfianza", explica Casal, que asegura que "al año siguiente" fue cuando explicó y cuando su dimensión creció siendo "un chico de mi edad en el que veías esa manera de explotar pero conservando una personalidad", lo que se convirtió en una "evolución muy interesante".

El que fuera entrenador del Peixe y una pieza muy importante en el Xuven Cambados recuerda compartir comidas con el que a día de hoy es una leyenda viva y "viendo ahora las cosas ahora con perspectiva" se da cuenta de que nunca se fotografió con él, que en cada momento disfruta de la compañía de Gasol sin acordarse de inmortalizarlo, de destacarlo.

Pablo Alonso: "Pau fue el que más me llamó la atención. Era un niño callado que estaba siempre muy atento a todo"

ALONSO. Corría el año 1997 cuando un joven Pablo Alonso, que luego se convertiría en una pieza imprescindible en la historia del Peixe, compartió durante una semana su vida con "un jugador júnior de primer año, que medía 2.09 y apenas pesaba 80 kilos". Un jugador que a la larga terminaría siendo una estrella.

"Recuerdo que yo me quedé con los mayores y fui a Italia a jugar un torneo amistosos con ellos después de ser el último descarte para el Europeo cadete de Bélgica y Gasol acudía a su primera concentración", recuerda Alonso que asegura que era "un proyecto, un exterior de más de dos metros y que tenía destellos de jugador de otro nivel, pero al que le costaba mucho competir por tema físico. Sin embargo el seleccionador tenía esperanzas puestas en él".

Bien es cierto que se trataba de la primera experiencia de Gasol y Alonso era el pequeño de la clase y pese a que eran "unos niños", el de Portonovo asegura que se le veían no solo detalles de gran jugador sino que además se le veía que era una persona muy callada, "que estaba siempre muy atento y prestaba atención a todo".

[Pablo Alonso. DAVID FREIRE]

Selección Sub 20 que ganó Mundial de Lisboa de 1999 y con la que Pablo Alonso entrenó en el 97.

Cuando Pablo Alonso volvió de esa concentración recuerda que Carlos Maceiras, quien había sido su entrenador, le preguntó por la experiencia vivida y si alguien le había llamado la atención y, en ese momento "le respondí que el que más me había llamado la atención era quizás el que menos destacaba de todos, pero que ver a un jugador de más de dos metros jugando de exterior para mí era algo que me llamaba mucho la atención"·, una visión que finalmente acabaría compartiendo el mundo entero.

Esa conversación también la recuerda el propio Carlos Maceiras que, si bien no conoció hasta la fecha al astro catalán en persona, si que tiene la visión de su hermano (Antonio Maceiras) de como es el mejor jugador de la historia. "Recuerdo que cuando Alonso me contó que Pau le había impresionado llamé a mi hermano y me dijo que en ese momento no era tan bueno porque no tenía fuerza, pero que si desarrollaba físicamente sería uno de los mejores jugadores europeos de la historia", afirma un hombre que ha vivido rodeado de baloncesto toda su vida.

Carlos Maceiras: "La primera vez que le vi fue en un Joventut-Barcelona: él tenía 16 años, medía 2.03 , pesaba 70 kilos y no jugó ni un minuto"

Maceiras recuerda que "la primera vez que vi a Pau" no jugaba ni un solo minuto, "era un jugador de 16 años, que medía 2.03 y pesaba 70 kilos y por ello no jugó nada". Sin embargo eso cambió ya que "siguió creciendo hasta los 20 años y los entrenadores que tuvo en sus inicios supieron moldearlo y hacerlo crecer".

Tanto Carlos como su hermano, quien lo conoce bien, destacan la "inteligencia" que siempre tuvo Pau Gasol. "Es un chico súper inteligente y lo ha demostrado en el juego y en la gestión de su carrera", afirma el que fuera técnico del Peixe, entre otros. "Además tuvo una gran ventaja que fue el entorno, su familia renunció a todo para él estuviese arropado y eso tiene gran valor".

Maceiras destaca "la forma que tuvo de gestionar sus últimos años de carrera, de curarse para volver a jugar ya que mucha gente en su situación se hubiese retirado a la primera dolencia".  Así lo afirma un hombre cuyo hermano vio algo en aquel chico de 16 años y más de dos metros y que en un Joventut-Barcelona de júnior le vio jugar cero minutos.Gasol dejó su huella en el mundo y su recuerdo en Pontevedra.

Pau Gasol: una influencia que llegó a Pontevedra
Comentarios
ç