Jacobo Trigo compagina estudiar con jugar al fútbol en el Pontevedra

El centrocampista está a punto de licenciarse como aparejador y estudia ADE en la Uned, algo que ha desarrollado en paralelo a su carrera deportiva
Jacobo Trigo (izquierda) se dispone a controlar el esférico durante un entrenamiento del Pontevedra en Moraña
photo_camera Jacobo Trigo (izquierda) se dispone a controlar el esférico durante un entrenamiento del Pontevedra en Moraña

Hay futbolistas que estudian y estudiantes que juegan al fútbol. Jacobo Trigo empezó siendo lo segundo y acabó convirtiéndose en lo primero. A los 17 años se fue a Burgos por culpa de centésimas en su nota media de Bachillerato y desde entonces fue construyendo su futuro con la misma determinación con la que actúa sobre el césped. Quería ser aparejador y está a punto de conseguirlo: a tres asignaturas de su objetivo. Entre exámenes y proyectos, logró hacerse un hueco en el mercado de Segunda B, lejos de Galicia, en equipos como el Burgos, el Zamora y el Logroñés.

Al acabar la Enseñanza Secundaria se quedó a las puertas de matricularse en la facultad de Arquitectura de A Coruña. "Por una plaza no entré en septiembre, por lo que tuve que irme. Tenía la posibilidad de estudiar en Zamora o Burgos. En Burgos había equipo de División de Honor juvenil y el club estaba interesado en mí, por lo que decidí irme allí".

El centrocampista baionés no para de ejercitar su mente. Por el momento no está en disposición de concluir su primera carrera, ya que las clases son presenciales. Por eso, mientras llega ese momento ha decidido matricularse en Administración y Dirección de Empresas por la Uned. "No quiero perder el tiempo", afirma.


Descenso. Vivió un doble descenso
En su primera visita al Palencia (2008), con el Burgos, descendieron ambos equipos

El campo. La Balastera, en mal estado
El invierno y el constante uso de la instalación ha deteriorado su césped


Durante su etapa de estudios superiores fue surcando ciudades en las que podía seguir adelante con su formación académica. Estuvo en el Zamora, adonde trasladó su expediente para seguir compitiendo y dio el penúltimo gran salto al Logroñés, donde tuvo que comenzar con el paréntesis que ha iniciado para no frenar su otra carrera, la deportiva. En La Rioja disputó el play-off de ascenso, el año pasado. Una vez concluida aquella promoción, recibió una oferta del Pontevedra para volver a casa. Habían pasado diez años desde que se había ido de Galicia cuando todavía era un chaval y decidió que era el momento de retornar, convertido ya en un futbolista importante.

EL PALENCIA - BURGOS. Trigo conoció la Nueva Balastera en "mi primer año como profesional", en mayo de 2008. En la última jornada de Liga de Segunda División B de la temporada 2007-08, el Palencia recibía al Burgos, ambos con la necesidad de la victoria. El equipo que ganase disputaría la promoción por la permanencia y el que perdiese, descendería. "Tuvimos tan mala suerte que empatamos y descendimos ambos. Osasuna B nos adelantó y disputó el play-out. De aquello también aprendí: a luchar en la vida, que las cosas no siempre son fáciles y que el fútbol tiene aspectos positivos y negativos".

El escenario que se encontrará este domingo es diferente al que halló hace ocho años y medio. "Es un campo nuevo, de las dimensiones de Pasarón. Pero por el frío y la helada, el césped no se encuentra en las mejores condiciones".

La Balastera está castigada por el invierno, pero también por el constante uso de los equipos de la ciudad, el propio CD Palencia, el Palencia Rugby Club y el Cristo. Los deportistas se toparán con un campo no apto para virguerías. "Está mal para ellos y para nosotros", matiza Trigo.

El Pontevedra no se fía de su adversario, en puestos de descenso tras cinco derrotas seguidas y con muchos problemas institucionales. "Esperamos un rival complicado, que tiene gente veterana en sus filas, con calidad y que sabe bien de qué va esto de la Segunda B. No creo que los futbolistas tengan la mente puesta en los problemas del club".

La plantilla granate está alerta, consciente de que los cuadros de la zona baja suelen mejorar su rendimiento en la segunda vuelta. "Siempre puntúan más, porque se ven con el agua al cuello y necesitan sumar. Nosotros no estamos necesitados, pero son tres puntos importantísimos".

"No nos gusta mencionarlo como nuestro objetivo. Estamos haciendo una buena campaña y estamos en los puestos de arriba. No queremos bajarnos de ahí. Sería engañar a todo el mundo y a nosotros mismos. Lucharemos por estar lo más arriba posible. Nos marcamos la meta de mejorar el puesto conseguido la temporada pasada y a partir de ahí pensaremos en objetivos más altos, por las plazas que ocupamos actualmente, peleando contra los equipos".

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios