Javi Rey deja el Pontevedra: "Me voy muy decepcionado"

El mediocentro se despide del Pontevedra tras fichar por el Avilés: "No tenía otro año de contrato", explica, "era un jugador libre, pero esperé una llamada y a día de hoy no tengo ninguna"
Javi Rey remata de cabeza el balón que supuso el 2-1 ante el Coruxo. RAFA FARIÑA
photo_camera Javi Rey remata de cabeza el balón que supuso el 2-1 ante el Coruxo. RAFA FARIÑA

Regresó a Pontevedra 12 años después de cambiar la camiseta granate por la del Valencia CF, cuando con apenas 18 años despertó el interés de grandes clubes como RC Celta, Villarreal o Liverpool. Volvió, además, "con muchas ilusiones". Pero ahora, Javi Rey (Pontevedra, 1991) vuelve a dejar atrás el Pontevedra CF, si bien ahora lo hace "muy decepcionado".

El mediocentro es la segunda baja confirmada del club lerezano, tras el fichaje de Romay por el Arenteiro. Aunque la confirmación de su salida, al igual que ocurrió hace poco más de una semana con el de Malpica, no llegó a través del Pontevedra CF, sino del Real Avilés, equipo en el que Rey militará la próxima campaña en Segunda RFEF.

"Estuve callado todo este tiempo por respeto al club y porque me crié aquí. Ahora que puedo quiero que la gente sepa lo que hay, cómo fue todo, que vine aquí por algo y mi idea era estar tiempo, pero si no hay manera, pues tengo que buscarme la vida", afirma tajante el pontevedrés, apenas unas horas después de que el Real Avilés hiciera oficial su fichaje.

"Estuve callado todo este tiempo por respeto al club. Ahora quiero que la gente sepa cómo fue todo"

"No tenía otro año de contrato, como así se hacía ver, yo firmé un año más otro opcional y no lo voy a cumplir porque era por partidos y no llegué a los partidos, lógicamente, al no jugar lo que yo hubiera esperado", explica Rey. 

De esta manera, el jugador pasó a estar libre en cuanto finalizó su contrato el pasado 30 de junio, "pero esperé por la llamada del Pontevedra y a día de hoy no tengo ninguna, cosa que bueno, para mí fue alucinante que el club al que vine con toda la ilusión del mundo, un tío de Pontevedra como yo, de la casa, que me hagan esto, que no sepa nada de ellos".

Sin contactos con el PCF y con la incerteza de su futuro, Rey decidió irse al Avilés: "Se interesaron por mí, siendo un gran club como es no lo iba a rechazar". Durante todo el proceso, el silencio desde y hacia las oficinas de Pasarón fue absoluto: "Ni una palabra, nada. Lo que están haciendo conmigo creo que no tiene mucha palabra, pero es lo que hay", afirma.

"No tenía otro año de contrato, como así se hacía ver. Firmé uno más otro opcional y no lo voy a cumplir porque no llegué a los partidos"

El pontevedrés confiesa que le "duele" que "para venir todo fueran palabras bonitas, pero para salir ni una". El mediocentro recuerda que el pasado verano "vine teniendo ofertas de equipos potentes, y decidí volver a casa por volver a mi club. Y que te hagan esto pues duele".

Pese a todo, Rey destaca que no se arrepiente "de haber venido, por volver a estar con esta afición, que siempre me apoya". Sin embargo, el futbolista esperaba una llamada del Pontevedra al rematar la temporada que nunca llegó: "Lo primero, yo creo que cuando se acaba la temporada lo que debes hacer es llamar a tus jugadores y decirles si cuentas con ellos o no. Y yo creo que soy el único jugador, por lo que estoy viendo, al que no han llamado, porque veo que hoy (por ayer) han anunciado a Samu (Araújo), no sé cuántos quedarán, pero creo que soy el único. A mí me parece tener muy poco tacto con un jugador de la casa y que siente los colores".

"Lo que están haciendo conmigo creo que no tiene mucha palabra, pero es lo que hay"

El pontevedrés confiesa en su despedida que acabó el año "muy quemado" y que desconoce "si hubiese podido llegar a algo" con el club granate, pero reclama "por lo menos sentarse a hablar y que me digan si cuentan conmigo o no, o si yo quiero seguir o no. Lo principal es eso, luego si hubiera sido o no pues ya no lo sé". 

Rey no contó este año con el protagonismo esperado, ante el buen rendimiento ofrecido por Miguel Román, completando finalmente 1.081 minutos repartidos en 30 partidos de liga y uno de Copa Federación. "Para firmar había que cumplir unas condiciones que habíamos hablado y no se dio nada, y yo trabajé hasta el final como uno más", explica, "a mí por profesionalidad y trabajo nadie me puede decir nada, yo traté siempre de dar el máximo y llegué a entender incluso mi situación de no llegar a participar apenas, y lo asumí. Es lo que hay, el futbolista tiene que estar preparado para esto y yo no podía dejar de trabajar y fue lo que hice".

Ahora, el mediocentro deja atrás el granate por el blanquiazul del Avilés. "Estoy ilusionado porque ves que un club cuenta contigo, que te llaman, que te valoran y me voy contento", cuenta, "conocer qué equipo vamos a tener también es una cosa que me anima. Estoy muy contento".

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios