Javier Márquez ya está en casa

El nuevo técnico del Cisne aseguró en su presentación que llega cargado de "ilusión e inquietudes" tras aceptar la oferta de un club "del que tengo grandísimas referencias"
Javier Márquez y Santi Picallo durante la presentación del técnico. GONZALO GARCÍA
photo_camera Javier Márquez y Santi Picallo durante la presentación del técnico. GONZALO GARCÍA

Un nueva etapa comenzó este jueves en el Club Cisne Balonmano, una nueva era que arrancó con la presentación oficial de Javier Márquez que será el encargado de guiar al conjunto pontevedrés en su segunda aventura en la Liga Asobal.

Esta será la primera experiencia como entrenador principal en la máxima categoría de Márquez que cuenta con un amplio bagaje como técnico y que llega a Pontevedra "con una maleta llena de ilusión, de inquietudes y sobre todo, con muchas ganas de empezar a trabajar". Club y entrenador comparten filosofía y la manera de ver el balonmano, dos puntos claves para llegar a un acuerdo, además la intervención de Jabato también ayudó en las negociaciones, pese a que el nuevo técnico blanco asegura que tomar la decisión no fue fácil debido a su situación personal y laboral.

"Está claro que ha sido difícil tomar la decisión por mi situación laboral –Márquez es funcionario en el ayuntamiento de Manzanares–, por el hecho de salir de casa y cambiar lo que es mi vida", explica el nuevo entrenador cisneísta que asegura que "cuando surge la opción y me llaman, sabía que era un cambio radical y tuve unas semanas de reflexión, pero desde que tomé la decisión la situación ha cambiado y tengo una gran ilusión siendo consciente de lo que nos viene por delante".

Cuando me llaman sabía que era un cambio radical, pero desde que tomé la decisión tengo una gran ilusión

Una decisión que, según él, se basó en dos cuestiones: "la primera fue que de Cisne tengo unas grandísimas referencias, a Jabato lo conozco mucho ya que fui su entrenador y luego durante mis años en Alarcos siempre he venido aquí a jugar y hemos tenido una sana rivalidad. La segunda cuestión es que hay que ser un poco friki de esto del balonmano y que tener cierta pasión para cambiar tu vida, pero para mí es una oportunidad de entrenar en Asobal y de hacerlo en un club entrañable, con mucha gente vinculada y con mucha pasión".

El reto

Márquez afronta su nueva aventura sabiendo que "Asobal es una empresa muy difícil, con un equipo joven y con poca experiencia en la categoría", pero lo hace con la confianza de que "eso es el trabajo y si hay algo que tienen los jóvenes es que muchas veces derriban la puerta antes de llamar y eso seguro que nos va a pasar este año. No queda otra que ser conscientes, trabajar mucho y que cualquier equipo que se enfrente al Cisne sepa que vamos a ser un rival muy incómodo".

Sobre sus ideas para el modelo de juego y la plantilla, el nuevo técnico fue muy claro al admitir que "cada entrenador tiene su forma de ver el juego, su modelo", pero aseguró que "es lógico que las cosas que medianamente funcionan puedan seguir funcionando. Hay cosas del Cisne de los últimos años que se pueden aprovechar, pero también hay cosas en las que evidentemente daré mi toque".

Pero antes de plantear su modelo de juego quiere finalizar de confeccionar la plantilla ya que "los modelos de juego los hacen los jugadores. Primero hay que acabar de configurar la plantilla, ver que características tienen los jugadores y luego decidir con qué modelo de juego vamos a afrontar la temporada".

Hay cosas del Cisne de los últimos años que se pueden aprovechar, pero hay cosas en las que daré mi toque

Una confección en la que ya está involucrado y pese a que asegura que "estamos a una altura de la temporada que no es fácil, ya que el mercado nacional está bastante cerrado y tenemos que irnos al internacional y valorar muchas cuestiones", afirma que "hay una comisión dentro del club en la que cada uno aporta las cuestiones que considera y ahí es donde estamos estudiando las opciones que nos da el mercado".

Una cartera de posibilidades en la que Márquez quiere formar la plantilla más competitiva posible buscando "un lateral izquierdo, un pivote y un lateral derecho" como piezas necesarias pero "todavía hay que cuadrar y terminar de ver que configuración va a tener la plantilla", por lo que no se pueden descartar otras llegadas.

Santi Picallo

Por su parte, el presidente del Cisne aseguró que este jueves era "un día importante ya que la baja de Jabato a nivel de lo que era el primer equipo, nos obligaba a buscar otro" y subrayó que "después de los primeros contactos que tuvimos con Javier –Márquez– consideramos que es una persona que cumple todos los perfiles que buscábamos en el club".

Una confianza en el nuevo técnico que también se basó en "las recomendaciones de Jabato y de los jugadores que han estado bajos sus órdenes", las cuales eran idóneas para que fuese él quien guiase al equipo en esta nueva etapa y siguiese una línea continuista ya que "encaja con lo que teníamos con Jabato".

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios