Jesús Ramos y Antía Chamosa, dos estrellas en la oscuridad

El entrenador del Pontevedra y la marchadora despiden un 2020 marcado por la pandemia en el que se revelaron como las dos principales figuras del deporte pontevedrés
Jesús Ramos y Antía Chamosa, con un bote de gel hidroalcohólico en la entrada del Hospital Provincial. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Jesús Ramos y Antía Chamosa, con un bote de gel hidroalcohólico en la entrada del Hospital Provincial. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La mejor celebración que se puede realizar en 2020 es que se acaba 2020. Para dejar atrás uno de los años más extraños, duros y complejos que ha debido vivir la sociedad pontevedresa desde que vive en democracia, Jesús Ramos y Antía Chamosa se han reunido en homenaje a sus vecinos, al deporte, a los fallecidos y a los trabajadores esenciales, con la sanidad a la cabeza, que han sido fundamentales en la lucha contra la pandemia durante los once meses que el mundo lleva conviviendo con ella.

Ramos y Chamosa son dos de los principales protagonistas del deporte local de un año muy convulso y diferente. El entrenador del Pontevedra ha batido récords como técnico debutante en Segunda B al frente del equipo granate. Llegó al banquillo de forma interina para sustituir a Luismi hace más de un año. En febrero fue destituido Carlos Pouso y el técnico marinense se hizo cargo del equipo nuevamente, pero ya de forma indefinida. Desde entonces ha sido capaz de conducir por el camino adecuado al conjunto más representativo de la ciudad, tanto en el trecho de la pasada campaña en que lo dirigió, como en la primera vuelta de la presente campaña.

Por su parte, Antía Chamosa, habitual competidora en distancias no olímpicas debido a su juventud, es la reina de la marcha gallega de los últimos años y se ha afianzado como una de las mejores de España, internacional en el Campeonato de Europa de Gavle, en la que obtuvo plaza de finalista en categoría sub-23. Su 2020 pasará a la memoria colectiva por su éxito en el Campeonato de España absoluto de 20 kilómetros marcha, en una de sus primeras experiencias en la distancia. "Es lo que me llevo de este 2020", admite la joven promesa del atletismo lerezano. "Ha sido una temporada extraña y difícil para todos. Queremos seguir motivándonos y seguir compitiendo, que es lo que nos gusta a en nuestro deporte. Y que 2021 venga muchísimo mejor", sostiene sabedora de que en 2021 el reto del nacional será más exigente con la presencia de todas las grandes especialistas de la disciplina.

Contra las adversidades

Los dos muestran lucha por la superación ante las adversidades no solo deportivas, sino sanitarias. Para Ramos "fue un 2020 con bastantes sobresaltos, debido a las destituciones de entrenadores. Cuando mejor estábamos llegó el covid y debimos parar la competición hasta octubre. En el aspecto social fue un desastre. Todo lo que estábamos acostumbrados a hacer se ha visto truncado por la pandemia. Ahora parece que se ha visto la luz", expresa con un tono más optimista.

Ninguno de los dos imaginaba que el año que concluye iba a ser como resultó, para lo malo, pero tampoco para lo bueno. En el caso de Ramos, su elección para el cargo responde a la apuesta del director deportivo, Roberto Feáns, y la presidenta, Lupe Murillo, por la gente de la casa.

"Llevo años en el club como director de cantera. Tras la salida de Luisito decidieron optar por una persona de la casa, como Luismi. Creo que durante ese año y medio se hicieron bastante bien las cosas. Después te dan una oportunidad y tienes que cogerla, debes intentar que los jugadores crean en ti y en tu trabajo y los resultados se cosechen", resume el marinense.

Jesús Ramos y Antía Chamosa posan ante la decoración navideña instalalada frente al Hospital Provincial. JAVIER CERVERA-MERCADILLOPasar página y mirar a 2021

Su gratitud y la satisfacción que le produce el dirigir al histórico de la ciudad en la que vive no hacen confundirse a Ramos. "Es positivo que en el Pontevedra apuesten por una persona de la casa, vinculada al club. Los resultados están ahí: hemos ido evolucionando y mejorando, pero esto es un trabajo de día a día en el que hay que seguir cosechando buenos resultados", admite Ramos echando la mirada atrás y mirando al frente enseguida, pensando en la evaluación continua.

Para Antía Chamosa, el regreso a la actividad también fue muy satisfactoria. Ser campeona nacional en una distancia que es novedosa para ella es un logro de un mérito incuestionable. "Después de la temporada que llevábamos, de no poder entrenar, de estar confinados, aunque yo por lo menos pude hacer gimnasio en mi casa, estoy muy contenta de poder haber realizado esas competiciones y haber dado ese rendimiento", sostiene la campeona nacional y multimedallista de oro gallega.

El complicado reto olímpico

Para la joven atleta pontevedresa cada año, cada día, es un aprendizaje, una evaluación continua. Su meta en 2021 se centra en seguir progresando. "El 20 kilómetros es una distancia en la que tengo que aprender, ya que llevo poco tiempo en ella. Espero poder acudir al Campeonato de Europa sub-23 y obtener un buen resultado: es uno de mis objetivos". Aunque de momento, la participación en los Juegos Olímpicos todavía está lejana, ya que "llevo poco tiempo en la distancia olímpica y requiere años de experiencia. De momento es complicado", sobre todo teniendo en consideración que Tokyo está a la vuelta de la esquina y la mínima requerida y la competencia son de una exigencia máxima.

Como mínimo, sabe que el cambio de su tradicional prueba de los 10 kilómetros a los 20 servirá de aprendizaje, de método para evaluar su cuerpo. "Subiendo de distancia voy aprendiendo a conocerme muchísimo más".

Jesús Ramos se ha convertido en uno de los rostros más reconocibles del deporte local, como técnico del equipo con mayor seguimiento mediático.

Echa de menos a la afición, el calor de la misma. Solo espera que 2021 sea mejor en ese aspecto. "Supongo que la gente estará contenta con los resultados que estamos obteniendo, pero nos gustaría que pudiese venir mucha más al campo. Ya se están notando bastante esos 500 aficionados que están acudiendo últimamente a Pasarón. Si no hubiese covid-19, no sé si alcanzaríamos esos tiempos de 6.000 aficionados al campo, pero podríamos estar cerca en estos partidos. Solo les aseguramos que vamos a seguir trabajando y con los pies en el suelo. Cada partido es una final para nosotros. Vamos a intentar ganar para dedicárselo".

El valor de las cosas

Los dos ven con ilusión el año que va a empezar, han sacado un gran lección de uno de los momentos más complicados para la sociedad. Y sobre todo, han sabido medir el auténtico valor de las cosas. "Soy una persona familiar. Me gusta estar con mi gente. He aprendido a valorar más esos momentos. Me he dado cuenta de que la sociedad va muy rápido y tenemos mucha prisa por todo y apenas disponemos de tiempo para dedicar a la familia ni a ti mismo. En el confinamiento he aprendido a valorar a las personas más allegadas y a tomarme las cosas con más calma", explica el preparador granate.

Los momentos del covid sirvieron cuando menos para observarlo todo con otra perspectiva, como lo hizo igualmente Antía. "Aprendes a conocer el valor real de las cosas, tener más tiempo para ti. Te ves en una situación complicada y adquieres consciencia de la importancia que tiene poder salir a entrenar y disfrutar del deporte, de la gente, algo que anteriormente no conocíamos".

Propósito de año nuevo

A 2021 les piden normalidad, que esta situación llegue a su fin. "Esperemos que la sociedad recupere los momentos que tuvo antes de la pandemia y podamos disfrutar de la vida como estaba".

Y entre los objetivos deportivos, que se el equipo granate pueda alcanzar sus retos. "Seguir trabajando, seguir compitiendo. Un trabajo de semana a semana en el que hay que seguir en la competición liguera e intentar dar más pasos en la Copa del Rey.l El objetivo sabemos cuál es: jugar la Liga Pro. Y quién sabe: con buen trabajo intentar alcanzar el play-off". Con o sin presión. "No puedes transformarla en estrés. Hay que saber llevarla. En el trabajo, el deporte y la vida hay que gestionarla para que te ayude a crecer".

En definitiva, como dice Chamosa, "dentro de esta situación tan difícil, tenemos que seguir disfrutando del deporte".


La intrahistoria. El champán deja paso al hidrogel
Antía Chamosa y Jesús Ramos acudieron puntualmente a la cita de Diario de Pontevedra para despedir el año. Ellos fueron los principales protagonistas deportivos de un 2020 diferente y complejo y como sucede cada año antes del comienzo de las fiestas navideñas, Diario de Pontevedra ha querido reunirlos para despedir el año. En otras ediciones de la despedida del año, el champán y la barba de Papa Noel eran elementos fundamentales en una sesión fotográfica que se llevaba a cabo en la redacción del periódico. 2020, en cambio, no ofrece motivos para el brindis, solo para la ilusión por un año mejor. De ahí que los elementos clásicos hayan sido reemplazados por los menos tradicionales en Navidad mascarilla y gel hidroalcohólico. El entorno del Hospital Provincial fue el lugar elegido para llevar a cabo el reportaje gráfico, homenaje a los sanitarios que han trabajado a destajo para contener la situación.

El profeta en su tierra

Jesús Ramos ha sido capaz de conducir con certeza al equipo que le ha dado la oportunidad de probar la élite

Jesús Ramos, frente al Hospital Provincial. JAVIER CERVERA-MERCADILLOPara alcanzar la élite es necesario tener suerte y una oportunidad. Para quedarse en ella se requiere, además, valor profesional. A tenor de lo acontecido, es fácil deducir que Jesús Ramos es de los segundos y no de los primeros.

El entrenador del Pontevedra Club de Fútbol es uno de los nombres propios responsables de la buena marcha del cuadro de Pasarón en 2020, especialmente en el curso actual. El técnico marinense es profeta en su tierra, con el riesgo y la dificultad que ello implica.

Lupe Murillo y Roberto Feáns le dieron la oportunidad de estrenarse en el fútbol profesional como ayudante de Luismi, cuando el vigués sustituyó a Luisito al frente del equipo granate. Posteriormente, tras un año y diez meses de ayudante, tuvo la oportunidad de dirigir a la escuadra puntualmente para batir al Celta B y el Melilla y alejar los fantasmas y las dudas de Pasarón en un curso 2019-20 que comenzó convulso.

Pero su aportación no concluyó en ese momento. Llegó Pouso y se fue. Y el club decidió volver a apostar por Ramos. Los nuevos triunfos de la escuadra aconsejaron su permanencia en el colectivo. Y hasta hoy.

Ha estado doce partidos consecutivos sin perder al mando del banquillo, lo que no había sucedido con ningún otro técnico en los últimos 60 años.

Pero además se ha quedado a un partido de la mejor racha de encuentros sin perder de un preparador del Pontevedra en Segunda B: el récord sigue estando en poder de Raúl González en la temporada 2001-02 (trece jornadas sin caer).

Ramos ha definido un estilo muy granate, acorde a los valores futbolísticos que han triunfado siempre en Pasarón.

Sigue trabajando como el primer día, ahora con la exigencia y la presión propias de los clubes que tienen estadios, grandes aficiones e historias relevantes que relatar. Pero la asume para mejorar.

Por eso sonríe, con el optimismo de quien cree que los malos tiempos como los que ha sembrado el covid pasarán y de ellos la sociedad obtendrá una valiosa lección.

Es su deseo, ante todo, que eso suceda, que el mundo venza a la pandemia y si, de paso, el Pontevedra logra el objetivo de alcanzar al Liga Pro o incluso la Segunda División, no va a renunciar a la cota de felicidad que el éxito ofrecerá a toda Pontevedra.


A Pontevedra le va la marcha

Antía Chamosa cierra 2020 como el año de su confirmación, con un brillante título nacional de 20 kilómetros y su enésimo triunfo en el Autonómico que lo convierten en referente del atletismo

Antía Chamosa, frente al Hospital Provincial. JAVIER CERVERA-MERCADILLOLa inagotable cantera deportiva de Pontevedra no deja de pulir diamantes. La última piedra preciosa que brilla a orillas del Lérez es la marchadora Antía Chamosa.

Chamosa comenzó a practicar marcha más para divertirse y socializar que para ganar medallas, pero acabó descubriendo que el éxito le estaba reservado y no renunció a trabajarlo.

Los marchadores son humanos con la capacidad de caminar más rápido de lo que usted o yo, que he concluido alguna que otra media maratón, corremos, lo que, lejos de deprimirnos por nuestras aptitudes, debería producirnos la satisfacción de compartir ante una competidora superlativa.

La prueba que define a una ganadora de sus características son la disciplina para no alejarse del objetivo competitivo y la genética. Chamosa ha demostrado ambas virtudes en un año para olvidar en el ámbito sanitario, pero del que ella ha sabido sacar lecciones que le servirán para crecer como deportista y persona.

Quizás el éxito en el campeonato de España de 20 kilómetros marcha haya sido su momento de mayor resplandor en el curso que va a concluir en unos días. En distancia olímpica, sin una gran experiencia en la distancia y en un país con una indudable tradición marchadora: conseguir el triunfo en ese contexto pone de relieve el mérito de la deportista lerezana.

Sin embargo, el gran logro ha sido el camino que ha recorrido para alcanzar la cúspide: la educación deportiva que ha exhibido para seguir trabajando en la soledad del confinamiento, de combatir el aislamiento con esfuerzo. Y cuando volvió a la ruta, lo hizo para poner en práctica todo su potencial.

El reto olímpico se antoja prematuro en 2021, porque los 20 todavía son una distancia que le reserva secretos y porque, siendo honesta, reconoce que las grandes especialistas estarán a pleno rendimiento para ponerle las cosas complicadas.

Pero de momento nadie podrá privarle de destaparse como una de las referentes del deporte pontevedrés, como una de las triunfadoras del curso que va a concluir y que le hacen otear el horizonte con optimismo.

Y si Tokio no le reserva una plaza, el Campeonato de Europa sub-23 la espera. Ya habrá tiempo para pelear por un lugar entre las mejores del olimpo de la marcha.

Con poder volver a entrenar a tope y marchar a toda velocidad cada semana, Antía Chamosa se da por satisfecha.

Comentarios