miércoles. 26.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 26.01.2022
El tiempo

Juventud y experiencia

Joel Viñas posa con la camiseta del Marín Futsal. RAFA FARIÑA
Joel Viñas posa con la camiseta del Marín Futsal. RAFA FARIÑA
A sus 15 años, Joel Viñas ha defendido las camisetas de Marín, Leis y Poio, además de la Selección Gallega Infantil ? El pontevedrés suma este curso 14 goles en nueve partidos

El futuro les pertenece... Joel Viñas GonzálezLos mejores recuerdos de su infancia son con un balón en los pies sobre la pista y ahora, 12 años después de dar sus primeros pasos como futbolista, Joel Viñas es uno de los jugadores más consolidados de la División de Honor cadete.

"Empecé con tres años a practicar fútbol sala. Probé también con fútbol, pero no me gustaba tanto y al final mis amigos estaban en fútbol sala, así que eso me hizo decidirme", explica el pontevedrés.

"Al principio solo fue como una actividad más en el colegio, pero con el paso del tiempo lo entendí como un deporte en el que podía competir", explica Viñas. Fue entonces cuando decidió dejar el equipo de su colegio y fichar por el que ahora es el Marín Futsal.

Pero su trayectoria no se ha limitado a un solo equipo, ya que su calidad le hizo despuntar desde pequeño y recibió llamadas de otros clubes del área pontevedresa. "Me llamaron del Leis, por si quería probar cosas nuevas", relata, "allí conocí a Míchel, mi entrenador actual, me gustó mucho trabajar con él y decidí quedarme".

"Ir con la Selección Gallega me hizo valorar lo importante que es convivir y aprender de tus compañeros"

Desde entonces, técnico y jugador no se han separado. "Él se fue al Poio y yo me fui con él. Después acabó fichando por el Marín y fue cuando definitivamente volví".

Para Viñas, su entrenador "es como parte de mi familia, siempre está ahí cuando lo necesito y es un apoyo fundamental". Con él empezó jugando de delantero, en sus primeros años sobre la pista, pero con el tiempo Viñas readaptó su posición y ahora compite como cierre.

Una posición que le ha dado muchas alegrías y en la que su buen desempeño le valió para acudir con la Selección Gallega Infantil. "No me creía la convocatoria hasta que llegó el momento", asegura el jugador, "de esa experiencia aprendí lo importante que es vivir con tus compañeros, te ayuda a salir adelante y aprender".

En la presente liga cadete de División de Honor, el joven pontevedrés es el tercer máximo goleador de la categoría con 14 tantos en nueve partidos en los que ha gozado siempre de la titularidad. Un récord que no es la primera vez que alcanza, ya que el gol parece formar parte de su ADN.

"Estos méritos son tanto gracias a mí como a mis compañeros. Una buena relación entre todos los jugadores del equipo siempre ayuda", apunta el futbolista. Y es que para Joel Viñas los valores que defiende el Marín son la base sobre la que todo deportista debe crecer.

"Para mí el fútbol sala representa el compañerismo entre todos los jugadores. Para una persona tímida como yo al principio es difícil hacer equipo, pero con el paso del tiempo vas cogiendo confianza y es mucho más fácil", explica Viñas. El futbolista sueña con poder competir algún día en las categorías élite del fútbol sala español, y desarrollar una carrera profesional en el deporte de su vida.

Marín Futsal. Nuevo proyecto, misma filosofía
En agosto de 2020, Ancora D'Ouro, ED Marín y O Fisgón decidieron unir fuerzas para crear un solo equipo que apoyara el crecimiento de sus futbolistas desde la base.

Los tres conjuntos tenían como objetivo impulsar la práctica del fútbol sala en la localidad marinense, además de que los niños y niñas pudieran gozar de estabilidad al poder desarrollar en un mismo equipo todas sus etapas deportivas, desde la base hasta profesionales.

Fueron comienzos difíciles cuando la pandemia paralizó la competición, pero el trabajo incansable de sus directivos y técnicos sacó adelante al Marín Futsal. A día de hoy, el club cuenta con 365 licencias de jugadores y 73 monitores, delegados, y distintos responsables.

La unión hace la fuerza
Fueron varias reuniones hasta que se llegó a un acuerdo, pero las directivas de los tres clubes que ahora conforman el Marín Futsal tenían claro que debían unir sus fuerzas para acabar con la competencia y fomentar el crecimiento deportivo y profesional de niños y niñas.

Actualmente, dos de los equipos, el juvenil y el cadete, compiten en la máxima categoría, División de Honor. Además, el Marín tiene presencia en la liga gallega juvenil, así como en categorías infantil y alevín. Un trabajo desde la base que tiene como último objetivo mantener al equipo femenino en Primera División y ascender al masculino desde Preferente.

Juventud y experiencia
Comentarios