La cara y la cruz en la enfermería granate

Luismi, en el banquillo durante el partido ante la Cultural Leonesa. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

El Pontevedra CF vuelve a sufrir bajas importantes de cara a la tercera jornada de liga. Sin embargo, Campillo y Pedro Vázquez ya están disponibles para Luismi ▶ Pibe empieza a entrenarse con normalidad y la próxima semana podría volver a una convocatoria

El Pontevedra CF debe acostumbrarse un año más a no tener disponibles a todos sus hombres cada semana. Pese a las bajas ya confirmadas para las próximas semanas de Nacho y Adrián León, el conjunto granate llega a mitad de semana con la buena noticia del regreso de Campillo y Pedro Vázquez, ambos se entrenan con normalidad y cuentan para Luismi de cara al choque ante el Navalcarnero. Por su parte, Pibe podría regresar la próxima semana después de haber completado este miércoles todo el entrenamiento con sus compañeros.

Luismi confirmó posteriormente en rueda de prensa que "vamos a tener que reestructurar la línea defensiva, pero para eso tenemos esta plantilla, son oportunidades para otros futbolistas, que van a tener que dar un paso al frente y demostrar que también se puede contar con ellos". De hecho, añadió que "Campillo nos da una opción más en el puesto de central", algo vital teniendo en cuenta que ese puesto lo ocupaba Adrián León y que tendrá que estar de baja entre siete y diez días "según evolución" ya que padece una fuerte contractura.

 

Víctor Vázquez se entrenó al margen para tomar precauciones por una pequeña molestia que sufre, pero estará el sábado

 

Eso sí, la situación de Nacho asegura que "es más preocupante", ya que estará entre cuatro y seis semanas al menos de baja a causa de "una pequeña rotura en el ligamento interno".

Para contrarrestar todo eso, Luismi aseguró que "Edu Sousa está bien, tuvo una molestia en el golpeo el otro día pero ya está al cien por cien" y añadió que Pibe "está mejor. Hoy (por el miércoles), completó todo el entrenamiento. Es precipitado contar con él para esta semana, pero para la próxima creo que ya estará al cien por cien".

Por su parte, Víctor Vázquez se entrenó este miércoles al margen "porque tenía una pequeña molestia y viendo como estamos de efectivos no queríamos arriesgar para que llegue bien al sábado". Eso sí, podrá estar disponible si no ocurre nada raro. Además, sobre el regreso de Pedro Vázquez, Luismi comentó que "es un jugador diferente, desequilibrante y nos va a venir muy bien".

 

El técnico confía en lograr un triunfo ante el Navalcarnero que haga buenos los tres puntos ante la Cultural Leonesa

 

Pero ante todo, Luismi está satisfecho por todo el trabajo que están realizando sus hombres. "Van cogiendo conceptos y se va bien la idea de juego", asegura en una competición que ve muy igualad "todos los campos y todos los rivales son complicados".

Y para difícil, el equipo al que se tiene que enfrentar el Pontevedra CF este fin de semana, el Navalcarnero. Luismi recuerda que "la temporada pasada fuimos allí en un momento complicado, porque ellos estaban muy bien y nosotros nos encontrábamos en una situación delicada. Sacamos tres puntazos y fue donde vimos la luz al final del túnel. Fue una victoria muy importante".

Sin embargo, es cauto y asegura que la temporada todavía acaba de empezar pero ganar en Madrid "sería importante porque el triunfo consolidaría los tres puntos conseguidos ante la Cultura. Vamos a intentar ante un rival con un juego muy aguerrido y que es muy fuerte en casa". Eso sí, la línea a seguir para este enfrentamiento va a ser la misma: intentar ser protagonistas mediante la posesión de balón, la idea clara del juego que propone Luismi para esta temporada.

"Supimos sufrir y esperar nuestro momento ante la Cultural"
El técnico del Pontevedra CF se mostró ayer satisfecho por el trabajo que realizaron sus hombres ante la Cultural Leonesa y comentó que "su gol fue un mazazo, ellos estaban dando un paso al frente, estaban apurados viéndose por debajo en el marcador y nosotros estábamos sufiendo".

Sin embargo, la plantilla supo reaccionar. "No nos conformábamos con el empate, defendimos cuando tocaba y fuimos capaces de salir y querer hacer gol. Esperamos nuestro momento, supimos sufrir y cuando la tuvimos, la aprovechamos. Los partidos duran más de noventa minutos y se ha visto que mientras haya vida hay esperanza", reconoce el técnico satisfecho, que ya piensa en el próximo encuentro frente al potente Navalcarnero.