lunes. 24.01.2022 |
El tiempo
lunes. 24.01.2022
El tiempo

La filosofía del club: aprender jugando

MARÍN. La Escuela de Fútbol Villa de Marín nació para ofrecer una alternativa para practicar fútbol base en el municipio de Marín, para evitar que los chavales se tuviesen que desplazar a otros lugares para desarrollar su pasión, y poco a poco el proyecto se va consolidando. El presidente de la entidad, Bernando Jácome, señala que el objetivo es "apoyar el trabajo con los niños, trabajar por y para el fútbol base".

Como en cualquier otra entidad deportiva, el espíritu competitivo está presente en el ambiente "pero no a cualquier precio", señala el dirigente. "Nos gusta el deporte y la competición pero, desde luego, no a cualquier precio, la deportividad debe imperar en nuestros valores de enseñanza a los niños, lo primero es enseñar a ser persona y todo lo demás llega por sí solo", manifiesta.

La constancia, el esfuerzo y el sacrificio son los tres pilares sobre los que se sustenta la filosofía del club a los que se aferran los responsables del club para transmitirlos a los jóvenes deportistas. Además, inculcan que "el respeto y la educación hacia los compañeros y los rivales está por encima de cualquier objetivo deportivo".

Así, el presidente señala que "nuestro reto es ofrecer un proyecto en el que se pueda aprender y disfrutar del deporte a través del fútbol".

Balance

En la actualidad, la Escuela de Fútbol Villa de Marín cuenta con ochenta niños y dispone de seis equipos. Dos prebenjamines, dos benjamines, uno alevín y uno de fútbol sala de categoría prebenjamín, compuesto por una mezcla de niños de los equipos prebenjamines A y B, que milita en primera local.

El objetivo de la entidad deportiva es tener dos equipos por categoría hasta infantiles, por lo que todavía está en fase de crecimiento. Así, la próxima temporada contará con nuevos conjuntos, uno de los cuales será el Infantil de Fútbol 11.

Además, bajo las directrices de la Escuela de Fútbol Villa de Marín funciona la Escuela Municipal de Fútbol 8, también en el municipio marinense.

Bernardo Jácome comenta que el balance de la temporada es "extraordinario" y argumenta que "hemos conseguido el objetivo más importante que nos marcamos, que es lograr que los niños disfruten del fútbol y asistan a los entrenamientos". En este sentido, explica que en las sesiones preparatorias participan más de un 90% de los chavales, una cifra más que satisfactoria ya que por enfermedad u otros motivos siempre suele haber ausencias.

El presidente de la entidad no se olvida de la importancia del apoyo de las empresas y del Concello para que el club goce de buena salud. En este sentido, agradece el apoyo de sus patrocinadores y del gobierno local, que cede las instalaciones de San Pedro y apoya económicamente al club, "sin la ayuda de unos y otros todo este proyecto no tendría el éxito conseguido".

Si bien Jácome es el que lleva el timón del club, cargo que compatibiliza con el de entrenador, cuenta con el apoyo de otros amantes de la disciplina. Así, la función de secretario es para Iván Espiña, que también entrena a un equipo, mientras que Luis Capa y José Espiña son vocales. El departamento informático corre a cargo de Josechu.

La filosofía del club: aprender jugando
Comentarios