jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

La norma no ampara cambios

Álex Fernández, en una imagen junto al colegiado y a varios rivales en el Pontevedra-Oviedo B. DAVID FREIRE
Álex Fernández, en una imagen junto al colegiado y a varios rivales en el Pontevedra-Oviedo B. DAVID FREIRE
El Reglamento General de la Real Federación Española de Fútbol no da pie a las modificaciones previstas por la RFEF para Segunda B

La intención de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de dar por finalizadas las ligas regulares de Segunda B y Tercera División y establecer play-offs exprés para resolver los ascensos no se sustenta, a día de hoy, bajo ninguna base jurídica. Pese a que la intención del ente federativo es modificar las bases de la competición, ni la Ley del Deporte ni su propio Reglamento General, ni las Bases de Competición le otorgan competencias para ello.

La Ley del Deporte sirve como de actuación para las federaciones deportivas. La única referencia clara en esta cuestión se encuentra en su artículo 33, en el que dice que "las Federaciones deportivas españolas, bajo la coordinación y tutela del Consejo Superior de Deportes", ejercerán la función de "calificar y organizar, en su caso, las actividades y competiciones deportivas oficiales de ámbito estatal".

La norma solo permite al ente federativo "suspender total o parcialmente las competiciones", no alterar sus bases

El siguiente texto a consultar es el Reglamento General de la Federación Española de Fútbol. En él se reflejan cuestiones como la temporalidad, la suspensión o la clasificación final. Así, en el Artículo 187.1, el Reglamento especifica que la temporada oficial "se iniciará el día 1º de julio de cada año y concluirá el 30 de junio del siguiente". Sin embargo, en el epígrafe 188 se apunta: "En caso de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, la RFEF podrá suspender total o parcialmente las competiciones". Es decir, el documento da pie a la Federación a paralizar la liga y no establece una fecha límite, siempre que haya una situación similar a la que está provocando la pandemia por la Covid-19.

Tras este aspecto relevante, en el artículo 191.1 se establece que "los equipos adquieren, mantienen o pierden su categoría en función de la clasificación final de las compericiones de la temporada y con efectos al término de la misma". Por último, en el apartado 199.2, se especifica que "siendo a dos vueltas (las competiciones), cada club deberá jugar tantos partidos en casa como fuera" y "todos contra todos".

Lo citado en este texto se completa con las propias bases de competición, aprobadas "por la Comisión Delegada de la Asamblea General de la RFEF que regulan las distintas competiciones oficiales que la RFEF organiza". La circular fue publicada el 30 de julio de 2019. En las bases, se especifican "un total de 38 jornadas, en las que los clubes participantes se enfrentarán a doble vuelta mediante el sistema de puntos". Además, matiza que la fase de ascenso "se desarrollará mediante el sistema de eliminación directa (...) jugando cada eliminatoria a doble partido. Participarán los equipos clasificados en los puestos 1º, 2º, 3º y 4º en la liga regular decada uno de los grupos y constará de tres eliminatorias".

Por lo tanto, a día de hoy, la Real Federación Española de Fútbol carece de fuerza jurídica para poner en marcha su plan de dar por finalizadas las ligas regulares (no se ha alcanzado la jornada 30) y establecer play-offs exprés entre los cuatro primeros de cada grupo o más, pues las propias bases de competición, aprobadas hace unos meses, contradicen esto.

Los clubes gallegos no descartan tomar acciones legales
Bajo el paraguas de los documentos jurídicos que rigen las competencias federativas y establecen las bases de la competición que actualmente está en marcha, los clubes gallegos de Segunda B no descartan tomar las acciones legales que sean precisas en el caso de que se pongan en marcha los playoffs exprés sin antes haber finalizado la liga regular.

El Pontevedra, el Coruxo y el Racing de Ferrol consideran que establecer el mecanismo "improvisado" de play-off exprés solo responde a "intereses particulares" y no comprenden el interés en aprovechar la pandemia por la Covid-19 para ampliar la Segunda B a más de 90 equipos (no habría descensos a Tercera) como paso intermedio de una reestructuración encaminada a dejar la categoría en dos grupos.

La norma no ampara cambios
Comentarios
ç