Luismi: "Es difícil explicar qué nos pasó. No hicimos nada bien"

Entiende que "en la derrota se mire hacia el entrenador" pero aseguró que él se centra en "levantar al vestuario"
Luismi da una indicación en el partido de este domingo. R.F.
photo_camera Luismi da una indicación en el partido de este domingo. R.F.

APESADUMBRADO. Así se mostró el técnico del Pontevedra, Luismi Areda, tras cosechar su derrota más dura desde que está al frente del banquillo granate. El preparador vigués, todavía en caliente, no encontraba explicación para la debacle que acababa de sufrir su equipo: "Es difícil de explicar. No fuimos capaces de competir. Ellos fueron superiores a nosotros. No hicimos nada bien. No ganamos las disputas, ni los duelos, ni las segundas jugadas. Y a partir de ahí empiezas a perder el partido".

El entrenador granate admitió que su equipo "no fue capaz de entrar en el choque en ningún momento" y que eso no sucedió porque "uno o dos jugadores estuviesen mal o se fallase en alguna fase del juego". Por todo ello, quiso "pedir disculpas a la afición" porque "siempre duele perder en casa y más así". Aún así, el técnico aprovechó para recordar que ni su equipo era "tan bueno el domingo pasado ni ahora es tan malo".

Sobre el hecho de encadenar dos derrotas consecutivas en Pasarón,Luismi Areda destacó que era algo que "obviamente preocupa". "Hay que ganar en seguridad y recuperar las sensaciones en casa, porque siendo tan difícil ganar fuera, te tienes que hacer fuerte como local y dar otra imagen diferente a la de hoy (por este domingo)", destacó.

Sobre los cambios que realizó durante el partido, señaló que el de Sana N’Diaye "no señala" al futbolista. "Para nada, ya sabéis que no es así. Ninguno estaba jugando bien y necesitábamos modificar algo. Queríamos ganar presencia ofensiva con Adighibe para encontrar un gol antes del descanso que modificase la situación", apuntó.

A los jugadores les he dicho que cabeza arriba. El palo es doloroso, pero debemos aprender. Hundiéndote no solucionas nada

Mientras, sobre Edu, informó que tuvo "un problema muscular en un isquio y le molestaba al golpear", por lo que no quisieron arriesgar.

Sobre si este resultado volvía a ponerlo en el centro de la crítica y a cuestionarlo, Areda expresó que "los entrenadores siempre están cuestionados". "Somos la cabeza visible y cuando pierdes, hay que echar culpas. Es entendible. Nosotros, al final, somos las máximos responsables y debo asumir las críticas", expresó para tratar de restar importancia al hecho de que se le pueda cuestionar en su puesto.

En este sentido, el técnico olívico aseguró que prefería centrar sus esfuerzos en "levantar al vestuario" en un momento difícil porque "eso es lo importante ahora". "A los jugadores les he dicho que cabeza arriba. Hundiéndote no consigues nada. El palo que llevamos es doloroso, pero debemos aprender. Hay que comenzar la semana entrenando bien, con energía" para darle la vuelta a la situación el próximo sábado ante el Real Madrid Castilla, ya que según él, "la suerte del fútbol es que da revancha a la semana siguiente".

Sobre si se veía en el banquillo en el Alfredo Di Estéfano, respondió: "Me imagino. ¿Por qué no? Sé que cuando pierdes, la gente mira al entrenador".

Comentarios