Domingo. 23.09.2018 |
El tiempo
Domingo. 23.09.2018
El tiempo

LUISMI AREDA, ENTRENADOR DEL PONTEVEDRA

"Mi sueño es hacer que el Pontevedra vuelva a encaminarse hacia el éxito"

Luismi Areda, en el banquillo de Pasarón. GONZALO GARCÍA
Luismi Areda, en el banquillo de Pasarón. GONZALO GARCÍA

El entrenador del Pontevedra, Luismi Areda, asume que la temporada no será sencilla. El Grupo I es difícil de por sí y esta temporada habrá equipos potentes que no estuvieron la pasada. Aun así, después de una larga pretemporada, confía en las posibilidades de un grupo de futbolistas que aspira a competir contra cualquier rival

Luismi Areda (Vigo, 1974) tiene un hilo rojo (o granate, más adecuado en este caso) atado al dedo meñique que le une al Pontevedra. Con 24 años debutó como jugador en Segunda División B y lo hizo defendiendo la elástica granate. Aquel prometedor central pasó cinco temporadas en las que, para él, Pasarón fue una oficina en la que desempeñar su trabajo cada quince días de la mejor manera posible. Doce años y medio después de su marcha, y como cuenta la leyenda popular, las dos partes volvieron a tirar del hilo y Luismi, de nuevo, debutó en el fútbol de bronce. Aunque en esta ocasión tenía 42 años y había cambiado el área de castigo por la técnica. Su misión era la de salvar al equipo y lo consiguió. Gracias a eso se ganó la renovación y ahora habla con Diario de Pontevedra justo antes de comenzar su segunda temporada al frente de la nave pontevedresa.

Finalizada su primera pretemporada como entrenador del primer equipo del Pontevedra, ¿qué valoración hace de las últimas semanas?

La lectura es francamente positiva. El equipo ha funcionado y los chicos están cogiendo las ideas de juego que queremos. Siempre hay cosas que mejorar, pero vamos por el buen camino.

¿Cree que no haber perdido ningún partido y haberlo hecho bien contra rivales de similar entidad -Racing, Fabril, etc.- puede convertirse en un regalo envenenado al hacerles caer en la excesiva confianza?

No lo creo, porque incido mucho en ello en el vestuario. Tenemos que ser humildes y seguir trabajando. Es cierto que este es el camino, pero todavía no hemos hecho nada. Por haber hecho una buena pretemporada no salimos con más puntos en la competición.

"Aunque la pretemporada ha sido buena, todavía no hemos hecho nada. No partimos con más puntos que nadie"

 

Durante la pretemporada han trabajado mucho la salida de balón desde atrás, ¿no cree que quizá a la plantilla le falte un especialista en este aspecto?

Lo cierto es que estoy muy contento con el trabajo que están haciendo jugadores como Adrián León, Kevin, Jesús Barbeito o Álex Fernández. En casi todos los partidos hemos podido sacar el balón bien desde atrás y, aunque no siempre nos sale bien, está claro que estamos todavía en agosto y queda muchísimo que trabajar. Debemos seguir marcando los movimientos y los automatismos. También hay gente por dentro que nos puede ayudar mucho con esas tareas como, por ejemplo, Romay, Pedro Vázquez o Berrocal. Hay jugadores en la plantilla como para llevar a cabo ese tipo de fútbol.

Con usted al mando la pretemporada ha durado más de lo habitual pero ha sido menos intensa en cuanto a carga de trabajo para evitar lesiones. Finalizado este período, ¿cree que esa ha sido una buena decisión?

Lo cierto es que sí. Salvando las típicas sobrecargas, nadie se ha roto y de eso es de lo que se trata. No creo que por hacer dobles sesiones los futbolistas vayan a llegar necesariamente mejor. Lo que importa es la calidad del entreno y no la cantidad de ellos.

¿Ve al equipo preparado para llevar a cabo de forma efectiva tanto un fútbol de toque como otro estilo más directo?

Es cierto que durante este tiempo hemos incidido en un estilo de juego que va a ser nuestra seña de identidad. Partiendo de esa base está claro que también hay que tener preparadas otras variantes y es lo que estamos haciendo, aunque todavía queda mucho por mejorar porque estamos en agosto.

"Hemos incidido mucho en trabajar un estilo que va a ser nuestra seña de identidad, pero manejamos más variantes"

 

Han trabajado mucho la salida de balón desde atrás en los entrenamientos, ¿cree que tiene en su plantilla a especialistas en esa tarea?

Sinceramente estoy muy contento con el trabajo que están haciendo chicos como Kevin, Álex Fernández o León. Evidentemente, a veces podemos cometer errores que tenemos que seguir trabajando. También tenemos gente como Romay, Pedro Vázquez o Berrocal, que pueden colaborar mucho y muy bien en esa tarea porque tienen la calidad y el talento para ello.

La plantilla ha sufrido una renovación bastante importante, ¿usted ha tomado parte importante en la confección de la misma o le ha dejado la tarea a la dirección deportiva?

Lo hemos coordinado ambas partes, porque considero que así es como debe hacerse. Yo tenía una idea y se la transmití al director deportivo. Entre los dos buscamos a esos perfiles de futbolistas.

¿Fueron especialmente duras las negociaciones? ¿Pudieron contratar a sus primeras opciones en todas las posiciones?

Ese trabajo, bajo mi punto de vista, cuanto más en la oscuridad se haga, mejor. Hemos traído a futbolistas que tienen mucho cartel, que cuentan con muchas ofertas. Y es que realmente trajimos a la gente que queríamos, nuestras primeras opciones en todas las posiciones. Es un proceso que no es sencillo ni corto porque a los futbolistas siempre les gusta esperar y valorar distintas posibilidades. En ese aspecto, Roberto Feáns lo ha hecho muy bien.

"El trabajo con los fichajes ha sido bueno. Todos los nuevos eran nuestras primeras opciones"

 

¿Volverán a ser tan importantes los chicos de la cantera?

Desde luego. No por venir de la base tienen menos opciones. Jugarán si se lo merecen, igual que cualquier futbolista que venga de fuera o que ya estuviese aquí. Hay que fijarse en el rendimiento, no en el DNI.

Cuando llegó Arruabarrena comentó que la plantilla ya estaba cerrada aunque la puerta nunca puede cerrarse, ¿siguen trabajando en la búsqueda de jugadores?

No, aunque nunca se puede decir que ya está todo finiquitado. No hasta que se cierre el mercado.

Después de llegar al equipo en una mala situación y conseguir una salvación tan trabajada, se entiende que contaba con tener una oferta de renovación.

Ese era mi objetivo: poder continuar lo que empezamos la temporada pasada, para poder trabajar desde el principio con mi propia filosofía. Yo fui futbolista de este club y después se apostó por mí para entrenarlo. El Pontevedra está en mi corazón y siempre tuve claro que quería seguir.

"Me siento muy agradecido al Pontevedra. Con él debuté en Segunda B como jugador y como entrenador"

 

Ahora que empieza desde el principio, ¿qué errores no quiere volver a cometer?

Al acabar una temporada siempre se analiza y se saca tanto lo positivo como lo negativo. Evidentemente hay cosas que no deben repetirse y que se van mejorando en el día a día.

¿Cree que el error del equipo la temporada pasada fue no saber cambiar el chip para pelear por la permanencia? ¿Están intentando no marcar objetivos claros para evitar frustraciones?

El objetivo es salir cada día a dar el 100% en el campo y defender a muerte el escudo del Pontevedra. A partir de ahí, seguro que los resultados llegarán y las cosas se harán bien. Cuanto más arriba estemos, mejor. Tenemos la ilusión de hacer una gran temporada desde la humildad y el trabajo.

¿Qué le parece el nivel del Grupo I de esta temporada?

A priori será un grupo complicado y exigente, porque hay rivales de mucha entidad. Considero que el nivel del grupo ha subido y vamos a tener que hacerlo muy buen para poder competir con los mejores equipos. Aun así, y aunque puede que sea más exigente que el Grupo II, por ejemplo, a mí esta disposición me gusta.

Históricamente, los equipos madrileños se le han atragantado al Pontevedra.

Pero las estadísticas están para romperlas. No tenemos nada que envidiar a nadie en este grupo.

"El Grupo I es difícil, pero no tenemos nada que envidiar a nadie. Queremos competir contra cualquiera"

 

¿Qué estilo de juego cree que predominará en el resto de equipos?

Hay desde campos muy buenos, como el Reino, a otros mucho más modestos. Habrá un poco de todo: los equipos con buenos estadios tienen futbolistas de calidad y tratarán de hacerla primar con un fútbol más combinativo, mientras que en otros campos más pequeños se impondrá un fútbol más directo y de espacios cerrados.

A nivel personal, ¿usted disfrutaba más como futbolista que ahora como entrenador?

Como futbolista se sufre menos. El entrenador tiene mucha responsabilidad y lo pasa mal al solo poder dar indicaciones desde el banquillo. Al final, lo que a uno le gusta y por lo que se mete en el fútbol es por el juego, por poder estar en el verde y darle patadas al balón. También es cierto que es una gran satisfacción estar en el banquillo y ver cómo los chicos responden a lo que tú les tratas de transmitir.

Su etapa como futbolista fue de transición hacia una de las épocas más gloriosas de la historia del equipo. Seguro que ahora, como entrenador, querrá conducir al equipo hacia algo así.

Evidentemente. Cuando se empieza un proyecto la intención siempre es llegar lo más lejos posible, siempre con humildad y confianza. Para eso es para lo que se trabaja en el día a día. Y es que Pontevedra, por ciudad, estadio e historia, merece estar más arriba. Partimos con el sueño de poder iniciar ese camino porque aquí, si a la afición le das alegrías, se vuelca mucho. Ojalá nos ilusionemos este curso. Mi gran anhelo es volver a encaminar al Pontevedra hacia esos grandes éxitos.

¿Qué ha cambiado aquí desde su etapa como futbolista?

El cambio más evidente es el estadio. En el viejo Pasarón daba gusto jugar y era muy propicio para hacernos fuertes en casa y sacar muchos partidos adelante. Es cierto que ha cambiado, pero la esencia sigue estando. Estar aquí me trae muchos recuerdos de mi etapa como futbolista. Todos, además, son positivos. Mi etapa fue como una época de transición a lo que vino después, que fue el ascenso. Me sentí muy orgulloso cuando vi que el Pontevedra había ascendido a Segunda División, porque me dio la oportundidad de debutar como entrenador en la categoría de bronce. Y ahora, además, me ha dado esa misma opción como entrenador. Me siento muy agradecido, le debo mucho a este club.

"Mi sueño es hacer que el Pontevedra vuelva a encaminarse hacia el...
Comentarios