domingo. 25.10.2020 |
El tiempo
domingo. 25.10.2020
El tiempo

La mascarilla, un mal menor para poder jugar

Jugadores del Ademar y del Cantabria en el partido del pasado en el que tuvieron que usar mascarilla. EFE
Jugadores del Ademar y del Cantabria en el partido del pasado en el que tuvieron que usar mascarilla. EFE
Los científicos respaldan el uso  porque es la única manera de "poder hacer deporte de manera segura"

¿Es posible la práctica deportiva con mascarilla? ¿Hasta qué punto influye en los resultados? ¿Está demostrado que es la única solución o por el contrario, existen medidas alternativas para poder hacer deporte con total seguridad? La única respuesta a todo esto es que la mascarilla ha llegado, de momento, para quedarse.

Retomada la competición comienzan a proliferar los positivos por contagio de coronavirus en los diferentes equipos deportivos. Asobal vio el pasado fin de semana su primer partido con mascarilla (Ademar-Cantabria), aunque la Junta de Castilla y León rectificó posteriormente para permitir la práctica deportiva sin ella en el deporte élite. Un sinfín de contrariedades que llegan por desinformación. Es la nueva normalidad.

A pesar de que las restricciones son cada vez más altas y la obligatoriedad de su uso es algo innegable, todavía son muchos técnicos y expertos en actividad deportiva que muestran su resistencia a introducirla definitivamente.

Desde el punto de vista de los preparadores físicos, el debate se abre con sus pros y sus contras, en el que ganan los segundos. El experto en actividad física Cuco Rodríguez asegura que como dato positivo, el uso de la mascarilla supone poder realizar deporte de manera segura. "Lo bueno es realizar ejercicio en un espacio cerrado y tener la seguridad de estar protegido para desarrollar el entrenamiento con garantías de no contagio", apunta. Es el mismo dato positivo que recoge su compañero de profesión Magín Méndez. 

Médicos consideran que el uso de la mascarilla es incómodo y preparadores físicos que influye en el potencial deportivo

En cambio, ambos coinciden en que esta nueva forma de entrenar repercute en el rendimiento del deportista. "Por mucho que digan no puedes respirar porque al inspirar aire fuerte se te pega a la boca y la nariz por lo que no te deja entrar aire. Si respiras suave no llega la misma cantidad de aire que la que debería llegar" señala Magín, añadiendo que el sudor que se desprende al realizar actividad física dificulta su uso.

Son numerosos los prejuicios que han surgido desde que se dio a conocer que la mascarilla sería parte indispensable en la práctica deportiva. Ahora, algunos expertos reconocen que el ejercicio se complica con su uso. "Pierdes marcas y necesita un periodo de adaptación, porque no es el mismo resultado el que se obtiene", apunta el propio Cuco.

El potencial deportivo es un punto clave a tener en cuenta. "Para cierto nivel de competición es imposible porque impide oxigenación", asegura José Luis García Soilán, profesor de la Facultade de Ciencias del Deporte de la Universidade de Vigo, añadiendo que, si bien, el uso de la mascarilla sí es apto para deportes con bajo nivel de entrenamiento.

ES POSITIVO. Científicos deportivos han asumido el uso de la mascarilla como un elemento del que sacar la parte positiva y se muestran partidarios a su empleo en el deporte. El médico José Paz, reconoce que es "incómoda" pero únicamente mantiene ese dato como parte negativa porque se muestra partidario de su uso, reconociendo que "no está demostrado que haya una perdida de capacidad. Te cuesta respirar pero eso no se traduce en que tu volumen inspirado sea peor. La sensación es esa porque sudas, te cansas, pero a nivel de capacidad pulmonar no está afectada", resume.

Los expertos aseguran que no está científicamente demostrado que con este nuevo elemento descienda el rendimiento

Y es que, a pesar de la controversia, lo único establecido es que gracias a ella el deporte retoma el rumbo que el pasado mes de marzo tuvo que frenar. Desde este factor, Elías Festa, médico deportivo, trata de zanjar el debate que pueda surgir. "No es una cuestión de qué es lo mejor, sino de que es lo que hay que hacer". Aún así, reconoce que "la capacidad respiratoria no es la misma con mascarilla o sin mascarilla, pero es que no se puede estar sin ella", asegura.

Festa está convencido de que esto es solo el primer paso a los muchos que se darán hasta encontrar la mejor solución. "Ha habido un estudio que se han hecho en el servicio de neumología del Álvaro Cunqueiro de una mascarilla que no limita la capacidad respiratoria. Probablemente en breve aparecerán para el deporte que minimicen el problema, pero nunca va a ser lo mismo".

ANTECEDENTES. De hecho, el deporte ya conocía situaciones similares que hasta el momento han pasado desapercibidas. Así lo reconoce Rafa Martín Acero, coordinador de la comisión de expertos puesta en marcha por al Xunta de Galicia y catedrático de INEF. "Los deportes de lucha utilizan un protector bucal que necesita una adaptación de dos o tres semanas porque no se respira igual", añadiendo que "hay suficientes tipos de mascarilla para que cada deporte se busque la solución mejor". Reconoce que es cuestión de tiempo y ganas.

El objetivo es, sin duda, salvar el deporte. Y bajo esa premisa, Jaime Agulló, director de Deportes del Concello de Pontevedra asegura que "ahora mismo la única medida que se ve con forma lógica para volver a la actividad deportiva es esa y eso está por encima de todo".

La mascarilla, un mal menor para poder jugar
Comentarios