El mando lo tiene la televisión

Los clubes de Asobal ya no son dueños de sus encuentros y deben adaptarse a los horarios que marca LaLigaSports ►En un escenario que camina hacia la profesionalización, los clubes se encuentran con "problemas para planificar y con bajada de aforos"
Gabriel Cavalcanti. DAVID FREIRE
photo_camera Cavalcanti en el duelo ante el Sinfín con la publicidad de Asobal y LaLiga de fondo, en tiro de cámara. DAVID FREIRE

El camino hacia la profesionalización de Asobal comienza a notarse esta temporada y es que los clubes ya no son dueños de sus encuentros y se están enfrentando a un nuevo escenario: la obligación de adaptarse a los horarios que establece LaLigaSports y que tal y como considera Santiago Picallo, presidente del Cisne, "están perjudicando" a los clubes y al aforo.

Una nueva realidad en la que la operadora ha designado tres días para los partidos y varias franjas horarias. Si bien es cierto que en las primeras jornadas los horarios llegaban a pisarse en alguna ocasión, la pasada semana y esta ya se han establecido unas franjas que impiden que los partidos se pisen entre sí, pese a que esto supone la disputa de duelos a horas poco comunes para el balonmano.

Las franjas en las dos últimas jornadas se están dividiendo en tres: los viernes con dos encuentros -uno a las 20.00 y otro a las 21.30-; los sábados con cuatro -con una frecuencia de inicio de hora y media empezando el primero a las 16.00/17.00 y el último a las 20.30/21.30-; y los domingos con dos encuentros -uno a las 12.00 y otro a las 17.00-.

Unos horarios establecidos para que los espectadores puedan disfrutar de todos los encuentros a la carta, sin perderse minutos de cada encuentro, pero ¿cómo está afectando esto a los clubes?

Planificación de viajes

Una de las principales quejas llega por el hecho del aviso de los horarios con poco más de una semana de antelación. En el caso del Cisne, Santiago Picallo asegura que "la próxima semana teníamos un hotel para hacer noche en Madrid el sábado tras jugar en Cuenca y a diez días del partido nos dicen que jugamos el viernes a las 21.30 horas", un hecho que obligó al club a cambiar la reserva.

Los clubes piden una "normalización" para que, ya que se tienen que adaptar a los horarios que "nos imponen", puedan disponer de la información con tiempo suficiente siguiendo quizás el método utilizado por la Federación Española de Fútbol que publicó los horarios de Primera Federación de toda la primera vuelta. Es por ello que Picallo asegura que "estamos protestando, porque es lo único que podemos hacer ya que no nos pueden hacer lo que nos están haciendo".

Público y taquilla

Los nuevos horarios, de la misma manera que pasó en su momento con los partidos de LaLiga los viernes y los lunes, están tardando en adaptarse ya que "el público no está acostumbrado a eso". Uno de los grandes ejemplos se vivió el pasado sábado en León cuando el Cisne jugó el sábado a las 21.30 horas contra el Ademar. "Los nuevos horarios están perjudicando a la afluencia de gente a los pabellones. El otro día en León, que además era un día de fiesta y había procesiones y fiesta, ponen el partido a las nueve y media de la noche y te encuentras con solo 1.400 personas en el Municipal, que eso en León es una cifra ridícula", defiende Santi Picallo.

Y es que el mandatario del Cisne considera que los horarios que la televisión está imponiendo "para que no se pisen los partidos, algo que ya de por sí es ridículo ya que tú puedes ver los partidos más tarde y nadie, ni el mayor enamorado de esto, se sienta en el sofá a las 12 de la mañana hasta las 12 de la noche", están "afectando al taquillaje y también cabreando al socio" ya que "este fin de semana tenemos la suerte de que el Pontevedra juega el sábado y quizás la gente se anima a venir, pero sino nos podría quitar a gente".

Patrocinadores

Uno de los principales pensamientos es que la emisión de los encuentros por una plataforma que cuenta con más de 2 millones de usuarios puede ser un buen imán para atraer patrocinadores y Picallo destaca que "algo sí que hace, pero sin los led no es tan alta la respuesta positiva".

En el caso de los pabellones que no cuentan con las pantallas de led, como es el caso del Cisne, las lonas en tiro de cámara deben ser las de Asobal y LaLigaSportsTV por lo que la publicidad de los patrocinadores del club pasan, por norma, a un lugar secundario.

En el caso de disponer de led la cosa es algo diferente. Sigue mandando la norma de que la mayoría del minutaje de publicidad debe ser para la liga y la plataforma, pero se puede disponer de un espacio para los patrocinadores propios.

Número de socios

Sin embargo la posibilidad de poder disfrutar de la totalidad de la Liga Asobal no está afectando al número de socios ya que "por la diferencia de 40 euros que hay la gente prefiere ver el partido en directo", considera Picallo.

Y es que la diferencia entre la plataforma y el carnet, en este caso del Cisne, es de 45 euros (69.99 euros frente a 115). No se ha notado en el club una bajada de socios vinculada a la posibilidad de ver la liga televisada ya que el socio sigue prefiriendo ver el balonmano en directo y acudir al pabellón.

Ingresos. 27.000 por club el año anterior
"Es una cifra ridícula". Con estas palabras define Picallo la cantidad que ingresaron los clubes de Asobal el pasado curso por los derechos televisivos y que fue de 27.000 euros.

Con la profesionalización este curso será un cantidad mayor ya que "hay 100.000 euros más, así que el reparto será un poco más alto". Sin embargo del contrato de 1.000.000 de euros el pasado curso los clubes recibieron cerca de 450.000, siendo el resto "para Asobal ya que se descuentan los gatos de producción", explica Picallo.

Comparativa
Sin contar el dinero que se mueve en los repartos televisivos en LaLiga y ACB -las cuales son profesionales desde hace años- la Liga Asobal sigue siendo la competición que menos dinero reparte en comparación a Primera Federación (con dos años de vida), la Liga Nacional de Fútbol Sala y la Liga Femenina de Fútbol (en una situación similar en cuanto a denominación profesional).

El pasado curso los clubes de la primera división de balonmano ingresaron 27.000 euros por televisión, mientras que en Primera Federación el reparto fue desde los 160.000 -el que menos recibió-, hasta cerca de los 400.000 que ingresó el Deportivo.

En el caso de la Liga de Fútbol Sala, la propia asociación aseguró que este año contarán con un total de 1.377.000 euros de la televisión. Como ejemplo está su ejercicio anterior en el que el 1.400.000 se repartió entre sus clubes asociados dando 98.000 a cada uno e los de Primera y 37.000 a los de Segunda.

Más llamativa es la diferencia con la Liga Femenina de fútbol la cual recibió la profesionalización hace un año. Para este curso cuenta con 6.000.000 de presupuesto de los cuales el 50% se repartirá a partes iguales y el otro 50% por resultados e implicación social, lo que deja unos ingresos mínimos por club de 187.500 euros.

Comentarios