lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

Manu Cossío: "Queremos crecer desde la defensa, disfrutar también sin la pelota"

Manu Cossío, antes de un entrenamiento en A Seca. BEATRIZ CÍSCAR
Manu Cossío, antes de un entrenamiento en A Seca. BEATRIZ CÍSCAR

Después de ver cómo su primer partido se aplazaba por un positivo en el equipo rival, el Poio Pescamar inicia este sábado por fin una nueva temporada. Será el regreso a la competición tras siete largos meses y el debut de Manu Cossío en el banquillo del cuadro conservero

Llegó como interino hace siete meses y ahora, en su tercera etapa en el club, Manu Cossío (Pontevedra, 1977) afronta el reto de llevar al Poio a lo más alto. 

Llega por fin el primer partido oficial. No me diga que no hay ansiedad en el equipo por volver a competir siete meses después. 
Sí. Y es normal. Hay que frenar un poco a las tocadas y a las lesionadas, pero esa ilusión es buena. Esperemos que la vuelquen el sábado en ganas en la pista, que va a ser así, y que nos ayude a competir mejor. Porque hay veces que el exceso de ganas es tan perjudicial como la falta de ganas. Intentaremos encontrar ese equilibrio. 

A pesar de llevar siete meses en el cargo, tan solo acumula uno trabajando en pista. 
Los entrenadores siempre estamos faltos de tiempo en la preparación (ríe). Es verdad que yo cogí el equipo la semana antes del confinamiento, con lo que ya te puedes imaginar… Las primeras tomas de contacto con las jugadoras fueron telefónicas. Y el primer entrenamiento, virtual. Es una situación surrealista. Pero luego el inicio de pretemporada fue prácticamente normal, aunque sabemos que esto puede cambiar en 24 horas porque la situación es excepcional. Sacamos la lectura positiva: no hemos podido jugar demasiados amistosos, pero hemos trabajado bien y hecho muchas sesiones. La imagen en los partidos ha sido buena. Faltan muchas cosas por ajustar, pero vamos dando pasos y estamos preparadas para competir. 

¿Qué Poio quiere que se vea? 
Desde el primer día he comentado con las chicas que tenemos que tener una identidad de juego que prevalezca sobre los resultados. Y en eso estamos. Una identidad no se plasma en semanas. Tardaremos un tiempo. Pero el equipo que hemos visto en pretemporada ha dado un pasito en defensa con respecto al año pasado y las jugadoras así lo entienden. Somos atrevidas e intentamos recuperar la pelota en zonas altas para llegar pronto a situaciones de gol. Además, hemos cambiado un poco la forma de juego ofensivo. Ahora somos un poco más directas en las situaciones de 3:1 con pívot, porque el año pasado jugaban más combinativo con 4:0. La idea es esa: crecer desde la defensa. Queremos disfrutar incluso cuando no tengamos la pelota. Y cuando la tengamos, ser verticales para llegar a situaciones próximas a gol con brevedad. 

Este verano se han ido Saeta o Feijoo, pero han llegado cuatro jugadoras nuevas. ¿Ve un equipo mejor que el del año pasado? 
A ver, buscábamos una plantilla un poco más equilibrada. Y creo que lo hemos conseguido. Las jugadoras que han llegado aportan ese equilibrio que faltaba sobre todo a nivel defensivo. Porque es que se nos han ido jugadoras eminentemente ofensivas y con mucha calidad, como Andrea Feijoo o Iria, que siempre daba facilidad a la salida de balón. Ahora han llegado dos jugadoras zurdas que no teníamos y que nos dan muchas variantes en el juego y en el balón parado. Sobre todo, estamos más equilibradas como plantilla a nivel defensivo. 

El sistema de competición es nuevo. ¿Les cambia la visión? 
Cambia que la planificación tiene que ser más corta y la mirada más cercana. En la situación que está el país, mirar a mayo es demasiado atrevido. Nosotras debemos tener objetivos cortoplacistas. Debemos centrarnos primero en este sábado. Queremos meternos lo más arriba posible en este subgrupo para acceder en las mejores condiciones a la segunda fase. Los favoritos son los de siempre, independientemente de que luego por los parones y demás se puede adulterar la competición. Ante la situación que vivimos había que tomar medidas excepcionales y creo que la RFEF ha estado bien. Esperemos que la competición vaya transcurriendo dentro de esta nueva normalidad que estamos viviendo. 

Llegó como interino y finalmente han apostado por usted para llevar al equipo desde el inicio de temporada. ¿Se lo toma como una reválida, como una forma de demostrar que es más que un interino? 
No me veo así. Sí que es verdad que los entrenadores somos juzgados semana a semana, muchas veces en función de los resultados. Así que yo me lo tomo con toda la ilusión del mundo. Me gustan los retos y tengo por delante uno muy bonito y exigente. Para eso somos entrenadores: si no nos gustase competir ni trabajar en el día a día sobre un grupo para ir dándole forma, no me dedicaría a esto. 

¿Pesa saber que en el Poio no ha habido estabilidad de técnicos en los últimos años? 
No pienso en eso, la verdad. No me descentra de mi día a día. Sé que si hago las cosas bien, el club está contento conmigo y los resultados llegan, estaré respaldado. En esto lo más importante es que la pelotita entre y que las jugadoras y el club estén contentos con el trabajo diario. 

¿Por qué cree que el Poio no ha podido lograr todavía ese ansiado título? 
Ganar siempre es difícil y a veces se logra por detalles. Las rivales juegan y hay plantillas que manejan mucho presupuesto e historia. El Poio ha ido dando pasitos y ahora es una referencia en la parte alta. Ahora mismo estamos en dos semifinales de la temporada pasada y tenemos las máximas expectativas. Pero es complicado llegar a los títulos porque hay rivales que también invierten dinero, que también fichan bien y que también se preparan. 

En ese mayo tan lejano, ¿con qué estaría contento Manu Cossío? 
Con ganar el sábado (mañana). 

Cortoplacismo total. 
Es que no miramos mucho más allá. Somos ambicioso y no renunciamos a nada de inicio, pero lo más importante a día de hoy para nosotras es el partido del sábado.

Manu Cossío: "Queremos crecer desde la defensa, disfrutar también...
Comentarios