Más que un juego de hijos

Los peques del Club Waterpolo Pontevedra peregrinan a Santiago en un programa para que los padres formen parte de la entidad
El grupo en la Cascada de Barosa en Barro. CWP
photo_camera El grupo en la Cascada de Barosa en Barro. CWP

Mucho más que un club en el que niños y niñas practican un deporte, inculcar esa filosofía es el objetivo de las actividades complementarias que está poniendo en marcha el Waterpolo Pontevedra.

Una serie de actividades orientadas a las categorías benjamín, alevín e infantil de la entidad porque principalmente son los que menos partidos tienen.

"Entre los objetivos que perseguimos desde el club con estas actividades están que se involucren los padres y madres para poder llevarlas a cabo y se sientan parte del club (¡y sean mucho más que taxistas!); vivir experiencias juntos, que sin duda mejorarán el sentimiento de pertenencia al grupo", hacen hincapié desde la entidad en la que tienen muy claro que "es fundamental trabajar la parte humana de los chicos en distintos ámbitos; compartir tiempo juntos para las categorías masculinas y femeninas y sobre todo, divertirse juntos".

La primera actividad propuesta fue la de realizar el Camino de Santiago en tres etapas, una cada mes, comenzando este pasado sábado cuando un total de doce deportistas del CW Pontevedra de las categorías benjamín, alevín e infantil, acompañados de familiares y amigos, han cambiado el medio acuático por los caminos de tierra para iniciar su particular peregrinaje a Compostela.

A las 08:30 de la mañana hacían la salida desde delante del santuario de la Peregrina para llegar a Caldas de Reis sobre las 16:15 h, tras recorrer unos 24 kilómetros. Una vez allí, se subieron a un autobús para regresar a la Boa Vila.

Por el camino, además de acumular un total de nueve sellos registrados en diferentes albergues y bares del Camino de Santiago, han conseguido algo mucho más importante: una convivencia en grupo y un buen rato de diversión con los compañeros del club a los que están acostumbrados a ver en el agua de la piscina.

Una gran experiencia inicial que tendrá su continuación en el próximo mes de octubre, cuando realizaran la segunda etapa para ir desde Caldas a Padrón. El club tiene la ilusión de que "más valientes se atrevan a acompañarles en esta peregrina aventura waterpolera" porque recalcan que su lema es "no solo formamos waterpolistas... sobre todo formamos personas".

Mientras los más peques peregrinaban a Santiago el conjunto femenino, recién ascendido a Primera Nacional, comenzó a disputar los primeros torneos de pretemporada.

La primer prueba fue el Torneo CRW Absoluto Femenino, disputado en Rivas (Madrid). Las jugadoras del equipo pontevedrés, acudían a la cita con la incertidumbre del nivel que se encontrarían frente a dos equipos madrileños que tienen una densidad competitiva mayor.

Fin de semana muy productivo, con cuatro partidos de mucho nivel y asentando conceptos del juego.

Comentarios