domingo. 09.05.2021 |
El tiempo
domingo. 09.05.2021
El tiempo

Una mejoría solo en detalles

Jesús Ramos y Luisito. ADP
Jesús Ramos y Luisito. ADP
Luisito cumplió ante el Oviedo Vetusta diez partidos en el banco granate, marcados por una dinámica de luces y sombras ►El teense comenzó con unos números superiores a los de Ramos, pero ahora solo es muy superior en el aspecto defensivo

El efecto Luisito provocó una reacción en el Pontevedra Club de Fútbol. Pero la falta de correspondencia entre la mejoría en el juego y los resultados parece haber evaporado algunos de los bienes con los que el preparador teense contagió a la plantilla cuando fue llamado a filas en febrero.

Ante el Oviedo Vetusta, el extécnico del Fabril cumplió diez jornadas desde que se incorporó al Pontevedra Club de Fútbol para tratar de enderezar la errática dinámica en la que el conjunto de la Boa Vila se había metido. Y han sido diez duelos con luces y sombras, en los que el cómputo global arroja unas cifras solo un poco mejores a las que el equipo ofreció este curso con Jesús Ramos.

Luisito arrancó con el partido más prolífico en cuanto a producción ofensiva de todo el curso, ya que el Pontevedra fue capaz de disparar hasta 21 veces ante el Guijuelo. Sin embargo, el choque acabó 0-0. El traspié se arregló frente al Salamanca (1-3), pero una semana después el tropiezo ante el Compostela (0-1), en un nuevo duelo regado de creatividad pero nula efectividad, provocó un cambio de dinámica. Porque el PCF perdió la oportunidad de engancharse a la zona media y se lo debía jugar todo en una final en Riazor. Perdió en A Coruña y a partir de ahí, se vio abocado a pelear por un objetivo inesperado. Desde ese momento, no ha terminado de dar un golpe encima de la mesa.

Así, en diez partidos, Luisito ha logrado 13 puntos (1,30 por encuentro). Un promedio muy similar al de Ramos, que firmó 14 en 12 encuentros (1,17). Curiosamente, el Pontevedra también empezó dando buenas vibraciones con el marinense, pero la derrota ante el Coruxo y las lesiones de Romay y Cruz fueron la entrada de un túnel del que la plantilla ya no logró salir bajo su mando.

Datos del Pontevedra de media por partido con Luisito y Ramos

MEJOR EN DEFENSA. Si las cifras entre ambos entrenadores son muy similares en cuanto a puntuación e incluso idénticas en goles a favor (10 en 10 partidos para Luisito, 12 en 12 para Ramos), hay variaciones –más o menos grandes– en otros aspectos. El más significativo es el defensivo. Y es que el Pontevedra ha sido capaz de encadenar por primera vez este curso dos porterías a cero. Así, pese a que el conjunto pontevedrés concede los mismos disparos con Jesús Ramos (7,1 por partido) que con Luisito (7,3), la claridad de las ocasiones es mucho menor. Desde que el de Teo ha llegado, el PCF tan solo promedia 0,65 goles esperados (xG) en contra por partido. Es decir, según el volumen y claridad de las oportunidades que concede, debería encajar algo más de medio gol por encuentro. La cifra esperada se traduce a la realidad, ya que los granates han recibido siete goles en diez encuentros con Luisito (0,70 por choque). Con Ramos, el equipo encajó 14 tantos en 12 duelos. Pero es que además promediaba 1,11 xG en contra por partido.

Más allá de este sobresaliente incremento de las prestaciones defensivas, otras muchas métricas entre los Pontevedras de Ramos y Luisito son más parejas. Y sobre todo, llevan una tendencia hacia la igualdad. Una de ellas son los xG a favor. Con Luisito, de 1,32 (en los tres primeros partidos fue de 2,06). Con Ramos, 1,18 goles esperados a favor por encuentro. Esta diferencia se explica por un número de chuts superior pero no tanto (13,3 por 10) o de acciones en el área (18 por 15,6). Cifras más llamativas, pero tampoco tanto.


Actualidad. Cuatro sesiones en sintético para volver a Oviedo
Después de descansar durante toda la jornada del martes, el Pontevedra afronta este miércoles el primero de los cuatro entrenamientos que el cuerpo técnico ha diseñado para preparar el duelo ante el Covadonga, previsto para el domingo a las 12.00 horas.

El hecho de que el duelo se dispute en césped sintético ha conducido a que el Pontevedra programe todas sus sesiones en el sintético de Xeve y apueste por no pisar Pasarón, algo que desde que la primavera ha llegado, es habitual al menos uno o dos días por semana.

El choque ante el Covadonga será el segundo consecutivo del Pontevedra a domicilio y curiosamente también en Oviedo, ya que la semana pasada se midió en El Requexón al Vetusta. Sin embargo, las condiciones del terreno de juego de la ciudad deportiva serán muy diferentes a las del Álvarez Rabanal, un sintético de 98x60 cuyo césped ya no se encuentra en las mejores condiciones.

Una mejoría solo en detalles
Comentarios
ç