Miguel Román, el deseado

El Pontevedra ha recibido al menos una oferta en firme de 100.000 euros y la ha rechazado. Además, varios clubes de Segunda lo quieren ► El club pretende renovar al futbolista, pero sabe que de no aceptar una oferta, podría irse gratis el verano que viene. Aún así, no lo malvenderá
Miguel Román protege el balón en el encuentro ante el Celta B del pasado fin de semana. OUBIÑA
photo_camera Miguel Román protege el balón en el encuentro ante el Celta B del pasado fin de semana. OUBIÑA

Miguel Román y el Pontevedra apuntan a separar sus caminos. Sea más pronto, o sea más tarde. Y es que la gran campaña del mediocentro granate en su primer año como sénior llamó la atención de media España. Tanto que clubes de Primera, Segunda y Primera RFEF le tienen apuntado en su agenda desde hace tiempo. Y ahora, se han lanzado a por él.

Aprovechando las conversaciones por Coke Carrillo, el Celta -tal y como apuntó este periódico en mayo- fue uno de los primeros en llamar a la puerta de PCF y jugador para mostrarle su intención por reclutarlo. Pero después de la entidad olívica, donde probablemente no recalará Román, han llegado otros. Ya entrados en pleno agosto, los intereses están cristalizando en ofertas, tal y como reconoció el pasado sábado la presidenta, Lupe Murillo, en declaraciones a la Radio Galega. Y todo apunta a que el club pontevedrés acabará aceptando alguna de esas propuestas para aprovechar la situación e ingresar un dinero que puede venir bien en tiempos postCovid". Aunque en ningún caso malvenderá a un futbolista fundamental en el esquema de Ángel Rodríguez la pasada campaña y que apunta a serlo también para Antonio Fernández.

Al menos una de esas propuestas firmes ha llevado escrita la cantidad de 100.000 euros. Un montante que el PCF ha rechazado, ya que se encuentra lejos de la cláusula de rescisión del jugador, cifrada en un millón de euros. El club granate busca obtener por el jugador un beneficio superior. Pero sabe que si no logra renovarlo, será complicado sacar mucho más. Los clubes son conscientes de que el futbolista finaliza contrato en junio del 2023 y, por tanto, podrán asegurárselo el próximo 1 de enero de manera gratuita para contar con él a partir de la temporada 23-24.

Así será salvo que Miguel Román acepte una oferta de renovación que el club tiene previsto extenderle, pero que todavía no está concretada. Sin embargo, a pesar de que fue el club de la Boa Vila quien apostó por él nada más salir de juveniles y le dio galones, a día de hoy parece complejo que el jugador de 19 años acepte vincular a largo plazo su futuro con el PCF. Más que nada, por lo cotizado que está en una categoría superior.

El Mirandés es uno de los equipos mejores colocados para convencer al jugador, teniendo en cuenta su filosofía de apostar por jóvenes. Pero no es el único conjunto de Segunda que ha descolgado el teléfono por Miguel. Además, varios clubes de Primera División buscan incorporarlo a su cantera. Entre ellos no está el Villarreal, pero sí otros de un perfil algo más bajo.

El centrocampista tiene una cláusula de un millón de euros, pero el PCF sabe que deberá dejarlo salir por mucho menos o quedárselo

Está por ver qué sucede en las últimas tres semanas de mercado. Pero con la llegada de Borja Domínguez, parece que el PCF se prepara para vivir sin Román. Aunque de perderlo, buscará sacar la mayor tajada posible a su apuesta del último verano. Tanto que si no convence nada de lo que llegue a las oficinas de Pasarón, se lo quedará y le sacará rendimiento en su salto a Primera Federación.

Comentarios