jueves. 09.12.2021 |
El tiempo
jueves. 09.12.2021
El tiempo

Miguel Román, de profesión mediocentro

Miguel Román conduce el balón en el partido ante el Unión Adarve. ADG MEDIA
Miguel Román conduce el balón en el partido ante el Unión Adarve. ADG MEDIA
Es el centrocampista del Grupo I de Segunda RFEF con un promedio de interceptaciones por partido más alto, con 7,3 ►Ante el Real Avilés recuperó 20 balones, ganó el 86% de sus duelos defensivos y firmó un 97% de acierto en pases: solo erró uno de 34
Llegó por la puerta de atrás, pero desde la pretemporada demostró que en él había algo especial. Sus buenos minutos durante el verano le hicieron ganarse un puesto en el primer equipo. En su primer año de sénior, partía a priori como un elemento más de rotación de plantilla. Útil para dar algunos minutos de calidad tanto en el puesto de mediocentro por delante de la defensa como de interior. Con Javi Rey como titular indiscutible en el puesto de 6, Miguel Román debía esperar. Y el gondomareño tuvo paciencia. Debutó en Móstoles, donde erró un gol que hubiese cerrado una victoria para el Pontevedra que finalmente se le escapó (2-2). Y aprovechó unas molestias musculares del ya veterano canterano pontevedrés para hacerse un hueco que no ha perdido.

Así, desde su primera titularidad en Luanco, Miguel Román acumula siete presencias consecutivas en el once inicial. Su aparición coincidió con la mejora de resultados del equipo, pero lo que realmente le ha mantenido durante casi la totalidad de minutos de juego en el campo ha sido su nivel de juego. Y es que el futbolista criado en el Rápido ha crecido jornada a jornada hasta llegar a su cénit de juego el pasado domingo en Avilés, donde fue pieza clave para que el Pontevedra firmase su mejor partido del curso y rayase a un nivel sobresaliente sin balón.

El mediocampista de Gondomar acumula siete titularidades consecutivas y ha relegado al banco a un "titular" como Javi Rey

Y es que en el Suárez Puerta, Román firmó 13 interceptaciones de balón, su cifra más alta desde que debutó en Segunda RFEF. Esa elevada cantidad de cortes sobre los pases rivales elevó su media hasta las 7,3 por encuentro, convirtiéndolo en el centrocampista que más interceptaciones realiza cada 90 minutos de juego en el Grupo I. Alguna de esas interceptaciones acabó con la posesión de vuelta para el PCF.

Y es que gracias a su buen posicionamiento el pivote de Gondomar completó sus estadísticas defensivas con 20 recuperaciones, de las que siete se produjeron en la mitad adversaria. Su media en este apartado ya es de 12,9 recuperaciones por 90 minutos, un promedio que solo superan Lavsamba (Langreo, 14,14), Nacho Matador (Marino, 13,68), Alberto Martín (Arosa, 13,06) y Blie (Salamanca, 13,02).

Clave para desarrollar su capacidad sin balón está siendo su capacidad para ganar duelos. Miguel venció un 86% de los balones divididos en los que partía como defensor: ganó seis de los siete en los que participó. El de Avilés fue su porcentaje de éxito más alto, pues su promedio a lo largo de todo el curso se sitúa en un sobresaliente 64%.

Para rematar su hoja de registros, el mediocampista erró tan solo uno de los 34 pases que intentó –fue hacia delante- y demostró un día más su seguridad con la pelota: recupera y no se complica en la distribución, aunque cada vez arriesga más.

Ante el Real Avilés firmó su mejor porcentaje en duelos defensivos, ya que su media es de un sobresaliente 64% de éxito

De este modo, el del Gondomar se ganó una semana más el puesto ante un Javi Rey al que Ángel Rodríguez dio ánimos el pasado viernes en su comparecencia pública definiéndole como un jugador "titular" para él. Sin embargo, por el momento, parece que el retorno del ex del Racing de Ferrol al once tendrá que esperar porque a Rey le ha salido una competencia que, como él, es mediocentro de profesión.

Miguel Román, de profesión mediocentro
Comentarios
ç