martes. 07.07.2020 |
El tiempo
martes. 07.07.2020
El tiempo

La natación está en dique seco

María Vilas. INSTAGRAM
María Vilas. INSTAGRAM
Clubes como el Galaico se ven obligados a utilizar los espacios públicos, como las playas, para llevar a cabo sus entrenamientos y no aumentar el tiempo de confinamiento deportivo 

Los deportes de piscina están siendo uno de los más afectados en la desescalada. El cierre de las instalaciones impiden la vuelta a los entrenamientos de muchos deportistas que han tenido que buscarse la vida para retomar su actividad.

Los clubes, como es el caso de Club Natación Galaico, no entienden como las piscinas se encuentran cerradas mientras "se permite abrir cafeterías o ir por la calle en grupos", tal y como afirma Diego Pérez, director deportivo del club pontevedrés.

El hecho de no poder acudir a los lugares de entrenamiento habituales está obligando a los nadadores a recurrir a espacios públicos como las playas o los ríos, que en las últimas semanas se han visto llenos de nadadores en busca de un lugar donde entrenar.

Los deportistas del Galaico han apostado por acudir a estos lugares para volver progresivamente a los entrenamientos. Uno de los casos más llamativos es el de la nadadora Bea Gómez Cortés. La olímpica pontevedresa, con permiso para nadar en el CGTD, acudió a la piscina en cuanto se dio el ok, pero la sensación de "agobio" que le produjo este hecho le hizo cambiar la instalación cerrada por el espacio al aire libre. Sin embargo este no es el único caso, también su compañera María Vilas se lanzó a las aguas abiertas en cuanto tuvo ocasión e incluso cuenta sus experiencias a través de sus redes sociales. La de Ribeira se siente muy cómoda nadando en espacios abiertos e incluso escribió, a modo divertido, en su cuenta personal "espérate que no vuelva a pisar una piscina".

Los clubes se muestran "muy cabreados ya que consideramos que es un golpe muy duro al deporte federado", afirma Pérez que entiende que «las empresas privadas (como la que lleva la piscina Rías do Sur) se vean condicionados por el semejante gasto de dinero, derivado de agua y luz sobre todo, que supone abrir las instalaciones para solo poder tener a tres personas a la vez en el agua». Por ello consideran que son las medidas restrictivas del Gobierno las que están perjudicando a su deporte.

"Se están cargando el deporte federado. No sé si de una manera consciente o sin querer, pero consideramos que lo están haciendo", afirma el director deportivo del club pontevedrés.

El mar se ha convertido en el aliado perfecto para los nadadores, a falta de calles para practicar, las playas sirven para la natación de alto nivel. Clubes como el Marina Ferrol, uno de los históricos de Galicia, coinciden con el conjunto de la Boa Vila y su director técnico aseguró que toda la cantera del club ya se encuentra realizando sus entrenamientos al aire libre, cambiando el cloro por la sal.

Otros de los puntos que destacan desde los clubes implicados en esta pelea por poder volver a su hábitat es que, según varios estudios científicos, la natación es uno de los deportes más seguros en la lucha contra el coronavirus entonces las medidas en cuanto al aforo que impide la apertura de las piscinas se convierten, si cabe, en más incomprensibles.

Los clubes se encuentran en pleno pulso con la autoridades ya que los deportistas federados quieren volver a recuperar sus lugares de entrenamiento. La motivación continúa intacta y todos buscan la manera de matar el gusanillo en espacios abiertos, pero "no es lo mismo nadar en el mar".

La piscina olímpica Rías do Sur no abrirá hasta septiembre
La piscina olímpica localizada en las instalaciones Rías do Sur, lugar de entrenamiento del Club Natación Galaico y el Galaico Sincro, no abrirá sus puertas hasta el próximo 1 de septiembre, tal y como ha confirmado el Presidente de la Fundación Rías do Sur, Héctor Vilariño. "La empresa privada que la gestiona, Supera, considera inviable la apertura de las instalaciones debido a las restricciones sanitarias y de higiene que hay".

Sin embargo, Vilariño asegura que «si las cosas siguen el buen curso y las normas se hacen menos estrictas» el uso de las instalaciones se podría adelantar al mes de julio, lo que supondría la posibilidad de los clubes de poder volver a los entrenamientos dentro de un mes.

Héctor Vilariño destaca que "todos los clubes que entrenan aquí están informados de la situación" y añade que "nos gustaría poder darles lo que nos piden, pero la empresa ha puesto la misma fecha de apertura para las 50 instalaciones que tiene en toda España". Los gastos económicos y las medidas en cuanto a desinfección de los aparatos y zonas comunes son los principales escollos para retomar la actividad.

La natación está en dique seco
Comentarios