viernes. 15.11.2019 |
El tiempo
viernes. 15.11.2019
El tiempo

"Ni nombro el ascenso: me da 'yuyu"

Carlos Pouso y Lupe Murillo, este lunes en Pasarón. DAVID FREIRE
Carlos Pouso y Lupe Murillo, este lunes en Pasarón. DAVID FREIRE
Carlos Pouso firma con el Pontevedra hasta final de temporada y pide "tranquilidad" a la hora de hablar de objetivos ▶ Llega con Raúl García, su ayudante, aunque mantendrá al resto del cuerpo técnico ▶Reconoce que la idea de juego que el PCF tuvo contra el Melilla le "gusta"

Carlos Pouso ya manda en el Pontevedra. Después de una semana de negociaciones, el técnico vasco fue presentado este lunes en Pasarón como el nuevo máximo responsable del banquillo granate. El preparador llega acompañado de su ayudante de confianza, Raúl García, hasta final de temporada y antes de establecerse objetivos a largo plazo pide "tranquilidad".

Pouso estuvo acompañado este lunes por la presidenta, Lupe Murillo, y el director deportivo, Roberto Feáns. Tras "agradecer" el trabajo de Jesús Ramos como interino, la máxima mandataria introdujo al entrenador como "un hombre que sabe de fútbol y tiene que hacer un buen trabajo con la buena plantilla que hay". Para la presidenta, su llegada tiene que "ayudar" a que el Pontevedra consiga "los máximos objetivos".

"Tengo que poner todo para llevar al Pontevedra a lo más alto posible de la clasificación en esta categoría, que es donde se merece estar"

Por su parte, Pouso comenzó dando gracias por la "confianza" que la cúpula del Pontevedra le otorgó y aseguró sentirse "en deuda", por lo que pondrá "todo lo que tenga" para llevar al Pontevedra "lo más alto posible en la clasificación en esta categoría". "Creo que por esfuerzo de esta gente, por trayectoria y por tradición merece estar ahí", apuntó. Pese a ello, el nuevo técnico del equipo de la Boa Vila prefirió evitar la palabra "ascenso" que tantas veces ha pronunciado la presidenta últimamente: "A nivel global, ellos (Lupe y Roberto) hablaron de unos objetivos y yo no quiero ni nombrar esa palabra porque me da yuyu". Por ello, Pouso prefiere por el momento "centrarse en ganar el próximo partido".

En cuanto a las sensaciones que le transmitió su nuevo equipo durante el partido que presenció en directo ante el Melilla, Pouso apuntó que le pareció "un muy buen partido por parte del Pontevedra". "Fue superior al rival, con unas características del juego que a mí me llenan mucho. Es un equipo que aprieta, que quiere, que desboca el partido, que pretende llegar en transiciones rápidas, que con el marcador a favor supo entretener el balón y seguir buscando espacios para hacer daño a un excelente rival, que si no estuvo tan bien es porque algo hizo el Pontevedra", destacó.

"Lupe es una batidora en ebullición. Ya hemos tenido alguna discusión en plan bien, pero no por cuestiones económicas, sino de funcionamiento de club"

Por todo ello, el técnico recoció que "la idea" le "gusta" y puede ser muy similar a la que él tenga como base, aunque "cada partido es diferente y Segunda B es una categoría de especialistas". "Esto no es Primera o Segunda, con todos los campos inmaculados. Aquí incide el campo, el viento... Hay que adaptarse a las circunstancias. ¿La idea? Está muy bien, ¿por qué no decirlo?", manifestó.

Sobre la duración del contrato, apuntó que era "condición sine qua non" firmar solo hasta el final de esta temporada: "Yo soy de año a año. Si estoy contento y me quieren renovar igual luego pido dos, pero sin aterrizar empezar a poner condiciones... El papel lo aguanta todo, pero las relaciones se tienen que basar en la confianza. Si no hay comodidad, no hay arraigo y no les llego a los futbolistas, ¿para qué un año más?".

"Una cosa es a lo que yo esté acostumbrado y otra que no entienda las particularidades. El Portonovo no me va a dejar su campo para que se lo 'descojone"

Asimismo, referente a las condiciones, Pouso aseguró que fueron un punto de "pequeñas discusiones". "Lupe es una batidora en ebullición y está bien que tengamos discrepancias. Fueron por cuestiones deportivas, no económicas", añadió. En este sentido, afirmó que pretende "variar la superficie" de entrenamiento, pero también es consciente "del clima de Galicia y de que todo cuesta un dinero". "No nos van un prestar campo para que vayamos a descojonárselo", destacó.

Por último, Pouso aseguró que cuenta con el cuerpo técnico actual y también con Jesús Ramos, aunque él "ya tiene una labor como la cantera, que es sagrada". "Todos tendrán voz y voto para meter las ideas en ese pequeño cajón de sastre. Luego yo soy el que tomo la última decisión", apuntó, antes de señalar que todavía no conoce en profundidad a la plantilla para valorar incorporaciones en enero.

"Ni nombro el ascenso: me da 'yuyu"
Comentarios