Lunes. 17.06.2019 |
El tiempo
Lunes. 17.06.2019
El tiempo

"No he tenido tiempo para bajar la cabeza"

Javi López dirige la mirada a su rodilla operada, en Pasarón. GONZALO GARCÍA
Javi López dirige la mirada a su rodilla operada, en Pasarón. GONZALO GARCÍA

Javi López se convierte en el primer hincha del Pontevedra mientras lleva a cabo la rehabilitación de su grave lesión de rodilla

PONTEVEDRA. El miércoles 12 de diciembre de 2018, Javi López se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. Una de las lesiones más temidas por los deportistas profesionales ponía el punto y final a la temporada del extremo malagueño. "El momento más duro fue en el que me llamó el doctor y me confirmó el diagnóstico", recuerda él mismo echando la mirada atrás con un envidiable optimismo. "Pasé dos días malos, pero esperaba llevarlo bastante peor".

Desde entonces no ha hecho otra cosa que mirar al frente, que pensar en positivo y que trabajar. "Cada día estoy mejor. Ya ha pasado lo más duro. Estoy empezando a ver la luz, aunque sé que todavía queda mucho".

El extremo andaluz se ha convertido en el primer fan de sus compañeros, en el primer hincha del Pontevedra, en el principal creyente en el play-off 2019.

Su recuperación entra en una fase fundamental, el trabajo de campo. El jugador andaluz ya pisa el césped y empieza a realizar ejercicios de carrera. Y siempre con una sonrisa en los labios. "Creo que estoy siendo fuerte, ayudado por los compañeros, por el club y por la afición en general. Me he sentido bastante arropado y lo estoy llevando mejor de lo que esperaba", relata él mismo. El apoyo de su gente ha sido incondicional, y también el de los profesionales que han trabajado a su lado. Javi destaca el compañerismo de todos los que lo rodean y también de los que están a miles de kilómetros de distancia. "En cuanto salió publicada mi lesión, me llamaron todos mis amigos y compañeros que han tenido lesión de cruzado".

Sus consejos le han servido para sobrellevar mejor los días de oscuridad. La rotura de ligamento cruzado anterior es tristemente frecuente y célebre en el mundo del balompié. "Cada uno te dice una cosa, ya que no todas las lesiones son iguales. Por desgracia ha habido varios compañeros que la han tenido y te ayudan en todo lo posible".

López no quiere olvidarse de un profesional que ha sobrepasado los límites de lo exigible para agilizar su proceso de recuperación: el fisioterapeuta del club, Manu Barros. "Le estaré eternamente agradecido por lo que me está ayudando".

Por mucho que entre todos hayan querido que el futbolista andaluz no se haya caído, el proceso no habría sido igual sin su entrega y su optimismo. Ahora que ha pasado por la dura fase de la ausencia, sabe cuáles son las claves para afrontarlo de la mejor manera.

"Hay que ser fuerte de cabeza y pensar que vas a volver mejor de lo que estabas antes. No he tenido tiempo para pensar lo mal que estaba porque siempre me ha ayudado la gente que he tenido alrededor".

En estos casos, la soledad, la lejanía del césped y la visión de la competición desde la distancia son los enemigos más exigentes, los más difíciles de combatir. "Es lo que llevo con más dificultades: pasas muchas horas en el gimnasio y con el fisio. Sales al césped y ves a la gente entrenando, que es lo que todo el mundo quiere hacer, estar con el equipo. Es el único momento en el que piensas cosas. Pero no he tenido tiempo de bajar la cabeza, sino de recuperarme bien".

Desde fuera. Javi López tiene dos objetivos: una adecuada rehabilitación para recuperar su mejor nivel y celebrar el mayor número de triunfos de sus compañeros. Eso sí, el fútbol desde el exterior siempre es más complicado de llevar. "Sufro mucho más desde fuera que desde dentro. Y conforme van pasando los días, más todavía. Sabemos que los partidos que faltan por disputarse son claves y siempre que se pueda ayudar al equipo desde fuera, que es lo que me toca, lo voy a hacer".

Las gradas conceden una perspectiva privilegiada. Y en un campo como Pasarón, el fútbol se puede ver muy bien. "Desde fuera, sobre todo cuando me pongo en el segundo anfiteatro, parece todo fácil, se ven muchos espacios. Pero una vez que tienes el balón en los pies y a los rivales presionando, es todo mucho más complicado".

El play-off es posible. Eso percibe el atacante andaluz, conocedor de la realidad diaria de su equipo y del momento de forma en el que se encuentra. "Dependemos de nosotros. Es cierto que tenemos partidos muy complicados, pero también hay enfrentamientos directos entre los que estamos arriba y estoy convencido de que somos capaces de conseguirlo".

Y además tiene la convicción de que la unión de los futbolistas será decisiva. Y en eso nadie supera al Pontevedra. "El vestuario está muy ilusionado y con muchas ganas de estar ahí".

Además, contra el San Sebastián de los Reyes el Pontevedra contará con la ayuda de su gente, que se prepara para la mejor entrada de la temporada. "Que sigan como hasta ahora. Que vengan el máximo número de personas posibles. Toda ayuda es buena. Llega el momento clave de la temporada y es cuando más necesitamos a nuestra afición. Que animen lo máximo. Entre todos seguro que somos capaces", finaliza el jugador malagueño.

"No he tenido tiempo para bajar la cabeza"
Comentarios