jueves. 26.11.2020 |
El tiempo
jueves. 26.11.2020
El tiempo

Imanol García, la 'escoba' granate que recupera los balones perdidos

Imanol García. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Imanol García. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El Pontevedra incorporó en verano a varios jugadores para marcar las diferencias en el área

En un mundo en el que el gol acapara todas las portadas, es necesario disponer de gregarios para que los encargados de desequilibrar en el área puedan brillar. El Pontevedra Club de Fútbol tiene, con Rufo y Charles, una de las parejas más temidas de la categoría. Sin embargo, el club no se olvidó de rodear a su pareja estrella de jugadores para asistirla. Ni tampoco de hombres capaces de hacer el trabajo oscuro, menos reconocido, pero igual de fundamental. En esa labor de limpiar los posibles focos de infección está destacando Imanol García, un navarro al que, pese a su pasado en Primera, no se le caen los anillos para duplicar esfuerzos y tapar agujeros.

García, el único mediocentro indiscutible en el once para Jesús Ramos hasta el momento, es el futbolista con un promedio de balones recuperados más alto en todo el Grupo 1A. Nadie barre más y mejor que él. Y es que el pamplonica recupera más de 17 balones por cada 90 minutos. Le sigue, curiosamente, otro granate como Víctor Vázquez (con 15).

"No conocía el dato, pero hace ilusión. Es importante porque sirve para ayudar al equipo y además demuestra que estás haciendo las cosas bien", reconoce García, que además se coloca en el top del subgrupo en otras clasificaciones como los duelos defensivos disputados (es tercero), los duelos aéreos (el cuarto), las entradas a ras de suelo (segundo) y las faltas cometidas (segundo). Unas métricas que ponen de manifiesto que la agresividad granate para recuperar la pelota está funcionando, con él como uno de los ejes de este sistema defensivo.

Imanol ha brillado tanto ejerciendo de mediocentro más posicional por delante de la defensa como cuando ha tenido que tener más recorrido. Él tiene claro que es un multifunción: "Es verdad que he hecho de las dos cosas. Depende del partido y lo que requiera. Me gusta correr, pero en este equipo puedo jugar como mediocentro posicional, con gente delante a la que filtrar balones. Así que me puedo encontrar cómodo también". 

Pero, ¿cómo es posible que un jugador nuevo haya encajado tan bien así de pronto? Imanol destaca que "siempre que llegas a un club nuevo la adaptación cuesta", pero el hecho de que el equipo "haya empezado bien permite que te puedas sentir más cómodo". 

Así, Imanol recalca que el camino está siendo el correcto: "El equipo está funcionando bien y eso se ha notado en los primeros partidos. Sabíamos que era importante empezar con buen pie, porque esta temporada es corta. Creo que fueron importantes esas diez semanas de pretemporada que pudimos hacer todos juntos, así como el no haber tenido lesiones ni impedimentos por la Covid. Hemos hecho buena cohesión". 

Él tiene claro que se van dando los pasos adecuados hacia el primer objetivo, que no es otro que meterse entre los tres primeros para "asegurar presencia en la Segunda B Pro". Y luego, a soñar. Porque Imanol, que ya sabe lo que son la Primera y la Segunda División, fichó por un proyecto "ilusionante" como el del Pontevedra para no ponerse techos. "Era un proyecto ambicioso que me gustó desde el primer momento. A ello vinimos, sabiendo que hay que hacer las cosas muy bien para conseguir el ascenso. Pero, ¿quién dice que no?", expresa. Con él como escoba, quizá el PCF restaure por fin su orden natural y regrese a la categoría que merece.

Un debut inolvidable y José de cicerone
Muchos tienen como sueño debutar en Primera, pero pocos lo logran. Imanol tiene la fortuna de ser de los segundos. Y encima, de estrenarse con el equipo de su vida y junto a su hermano. Fue el 18 de septiembre de 2016 ante el Celta. Por aquel entonces con ficha del filial, fue titular con Enrique Martín y compartió once con Unai García, tres años mayor que él y todavía en Osasuna. "Luego tuvimos más partidos juntos. Cuando debutas, estás en el primer equipo de Osasuna siendo navarro y canterano, todo lo ves muy bonito. Pero quedarse y tener esa constancia fue complicado. Tuve que salir para tener más oportunidades", reconoce el medio, que pasó por el Villarreal B, el Nástic y el Córdoba, casi siempre de la mano de Martín.

Hasta que este verano, aceptó la propuesta granate, ayudado por José García. "Coincidí algo con él en el filial y nos conocemos. Le llamé y sus referencias fueron buenas", admite entre risas García.

Imanol García, la 'escoba' granate que recupera los balones perdidos
Comentarios