Martes. 20.11.2018 |
El tiempo
Martes. 20.11.2018
El tiempo

Óscar Graña, leyenda europea

Óscar Graña afrontará en septiembre el Mundial. DAVID FREIRE
Óscar Graña afrontará en septiembre el Mundial. DAVID FREIRE

El piragüista ha ganado su cuarto título europeo en la modalidad C2 de maratón, un triunfo que se suma a los tres oros conseguidos en el mundial 

El canoísta pontevedrés Óscar Graña fue protagonista de uno de los momentos clave de la pasada semana en la agenda deportiva. Junto con Diego Romero, Graña, de 41 años, fue capaz de retornar a la senda del oro, ganando su cuarto título europeo en la modalidad C2 de piragüismo en maratón. Se trata de su primer puesto en esta competición desde 2014, tras dos platas en 2015 y 2016 y un bronce en 2017. Sin duda, un balance espectacular en la dilatada trayectoria del palista de Pontevedra.

La localidad croata de Metković acogió la última edición del Campeonato Europeo de la ECA (European Canoe Association), en el que Graña lleva logrando preseas desde hace más de quince años, cuando consiguió la plata en Gdansk (Polonia). Este título se une a los logrados en Ostróda (Polonia), Vila Verde (Portugal) y Piešt’any (República Checa), en 2009, 2013 y 2014, respectivamente.

IMPRESIONES. "La competición fue muy estratégica, muy táctica. Estuvimos muy atentos a los cortes y, a partir de los primeros 15- 30 minutos, hubo mucho trabajo en grupo", admitió Graña al describir la carrera. El trazado croata dividía la distancia reglamentaria (26,2 kilómetros) en siete vueltas, realizando unos porteos de 260 metros en cada giro. Por último, una vuelta final de 1.000 metros cerraba la carrera.

El trazado no generó preocupaciones de ningún tipo en la estrategia del equipo gallego, y sólo Polonia y Hungría fueron capaces de aguantar los arreones de la canoa española. "Nuestra idea era estar atentos al paso por la ciaboga. Pasar primeros por cada una de ellas era clave para nuestro objetivo. Si entras en cabeza, consigues cierta relajación a nivel pulmonar, vas más descansado y evitas bajones físicos. Administrarse y ajustar esfuerzos es clave. Hablamos de márgenes de 15 y 18 segundos tras dos horas completas de competición", explicó el palista pontevedrés.

La veteranía de Graña también jugó especial importancia en el transcurso de la prueba después de la retirada de Ramón Ferro, su compañero durante más de una década, tras la plata mundial lograda el año pasado en Pietermaritzburg (Sudáfrica). En sustitución del arousano, fue Diego Romero quien se subió a la canoa con Graña para las pruebas, tanto nacionales como internacionales, de esta temporada.

El pontevedrés sólo tenía palabras de halago para su nuevo compañero: "Llevamos dos meses y medio entrenando de manera conjunta. El barco va bien, estamos luchando en todas las regatas y las sensaciones son muy positivas. Diego es muy bueno. Es un compañero muy rápido y fuerte. Eso es clave para mejorar en los cambios de ritmo y para entrar primero, tanto en los porteos como en las ciabogas".

"Tuvimos muy buenas sensaciones durante toda la prueba", admite el deportista sobre su cuarto oro europeo

Por otro lado, Romero, nacido en Cuntis, es 14 años más joven que Graña. Esa diferencia de edad también se traslada al agua: "Él se está acomodando todavía a la distancia de fondo y hay que ir poco a poco, porque a veces se le hacen largas las competiciones. Es más impulsivo y en esta regata quiso escaparse antes. Lo hicimos, pero yo le decía que esperase y que se avituallase, que la carrera es muy larga. Tiene mucho potencial y muchas agallas, y eso es fundamental. El aspecto de la sangre fría es algo que se va trabajando con los años, aunque nos hemos compenetrado sin ningún tipo de problema".

Como valoración final, el palista gallego tampoco titubeaba a la hora de poner en contexto su último logro: "El hecho de que sea la décima medalla a nivel europeo es importante, pero no deja de ser una medalla más. Disfruto más yendo a competir fuera y demostrando que estamos en los puestos de arriba gracias a nuestro trabajo. Cuando dejemos de estar arriba y ser regulares, será el momento de retirarnos", aseguraba Graña.

PLANES DE FUTURO. Tras esta medalla de oro en Croacia, la siguiente parada para el equipo de Óscar Graña y Diego Romero es el Campeonato del Mundo de Maratón, que se celebra en la localidad portuguesa de Prado Vila Verde entre los días 6 y 9 de septiembre de 2018. Su preparación, que durará en torno a los dos meses, ya ha comenzado.

La pareja es la máxima favorita por su condición de campeones continentales, pero Graña, tricampeón de esta prueba mundialista, no se fía y busca resarcirse tras tres platas consecutivas en los últimos años. Romero, por su parte, ya consiguió dos platas mundiales. La primera, en 2010, con Ángel Ribadomar, y la segunda, en 2013, con Tono Campos.

Aunque la continuidad del pontevedrés está asegurada hasta el Mundial, a partir de ahí todo son incógnitas. "Diego y yo tenemos apalabrado continuar hasta septiembre, contando con competir en Portugal. A partir de ahí, tenemos que tener en cuenta los resultados y ya veremos qué ocurre después", sentenciaba Graña, que cuenta con más de 20 competiciones internacionales a sus espaldas.

El palista añade: "Tengo 41 años y ya no recupero igual que antes. La motivación por competir sigue ahí, no hay duda, pero reconozco que el desgaste es mayor. Deben ser los últimos latigazos de mi carrera, porque los jóvenes son más fuertes y recuperan mejor que yo. Yo tengo otra mentalidad, y ahora me fatigo mucho más".

Óscar Graña, leyenda europea
Comentarios