lunes. 16.12.2019 |
El tiempo
lunes. 16.12.2019
El tiempo

Estela Fernández, parando los problemas

Estela durante un entrenamiento. DAVID FREIRE
Estela durante un entrenamiento. DAVID FREIRE
Estela nació con un problema de corazón que le impidió practicar deporte. Once años después, es una de las firmes candidatas a triunfar en el fútbol sala

Nació luchando. Los cardiólogos le diagnosticaron un problema en el corazón y le prohibieron hacer deporte hasta que Estela creciese. Fue la peor noticia para esta niña que vive por y para el fútbol sala desde que comenzó a caminar. Sus hermanos fueron los responsables de la pasión de esta pequeña por el deporte. A día de hoy y tras una lucha incansable, Estela es la portera principal de la categoría infantil del Poio Pescamar

"Sueño con ser como Silvia Aguete" afirma la pequeña nada más preguntarle por sus metas. Lo tiene claro. 

De armas tomar. No para hasta conseguir sus objetivos. Es persistente y trabajadora, pero a su vez un torbellino. Sus entrenadores la catalogan como una niña disciplinada y llena de esfuerzo. Todo ese que desde su nacimiento empleó para llegar a ser portera de fútbol sala, a pesar de las adversidades. 

"Empecé a ver este deporte con mis hermanos, les veía entrenando y yo quería jugar también" recuerda Estela cuando habla de sus inicios. "Los médicos no me dejaban practicar deporte, pero yo estaba todo el día con la pelota". Algo avisaba que iba a dar mucha guerra. 

De mayor quiero ser como Silvia Aguete, además, me gustaría participar en la Selección Española"

Es habitual en A Seca. "Voy todos los fines de semana a ver los partidos de la categoría que sea, quiero aprender" recalca. 

Hace tres años que cogió el mundo por montera y decidió probar su cuerpo. Lo tuvo claro desde el principio. "Yo quería jugar en el Poio, no quería otro equipo". Desafió a los cardiólogos y a la medicina en general. 

Estos años han servido para que Estela crezca como portera, pero por su cuerpo recorren las mismas sensaciones que el primer día: "todavía me pongo muy nerviosa antes de cada partido" comenta sin temor. 

Ha dado pasos de gigante. Sus entrenadores le ofrecieron entrenar con la categoría Cadete a lo que ella respondió que "si, porque siempre hay algo que aprender de cada categoría". Un valor en alza para sus once años. 

Integrante de la Selección de Pontevedra Alevín, ha acaparado miradas y ha emprendido un camino que no tiene freno. 

Si le preguntamos por sus sueños Estela responde ipso-facto: "me gustaría participar en la Selección Española".

Objetivos muy claros. No piensa dejarse nada en el tintero. Se entrena cada día para ello, de lunes a viernes, a caballo entre las instalaciones del IES de Poio, A Seca y Lourido. Todo el esfuerzo necesario para cumplir con su principal meta.

Estela nació brillando y ya no hay quien la apague.

Estela Fernández, parando los problemas
Comentarios