domingo. 28.11.2021 |
El tiempo
domingo. 28.11.2021
El tiempo

Pasarón escoge al equipo de moda

El Alondras es el equipo de moda. Su fútbol no solo ha engatusado a la Tercera División sino que además lo ha colocado entre los mejores equipos de la categoría. Practica el juego que le gusta a la sociedad, desde el proletariado hasta la nobleza. Segundo en la clasificación, intentará aprovechar el desliz del Racing Villalbés contra el Estradense para alcanzar un liderato histórico.

El problema y la motivación del Alondras es su rival, el Pontevedra. Los datos y el perfil de los contendientes concuerdan al afirmar que es el mejor partido de la competición, el que más puede encandilar al mundo. El cuadro granate tiene exactamente los mismos puntos, goles a favor y en contra, victorias y derrotas que su contrario, por lo que el envite servirá para que sigan igualados a todo o para que uno de los dos se escape y alcance la primera posición.

El hecho es que como máximos goleadores de la categoría, con 11 tantos cada uno, el Alondras y el Pontevedra prometen espectáculo sobre un gran campo, algo arenoso, todo hay que decirlo, tras los retoques que padeció la semana pasada en busca de su rehabilitación.

Desde la primera jornada del torneo, en la que cayeron ambos, no han vuelto a sufrir una derrota. De hecho, suman cuatro triunfos consecutivos y, en el caso del Pontevedra, sin recibir ni un solo gol, lo que acerca a Lorenzo a los récords de Bonis e Ituarte.

Incógnitas

 El duelo frente a los morracenses es la prueba de fuego para el bloque de Milo Abelleira, por aquello de las condiciones ofensivas de su contrincante y por las sensibles bajas que padece el conjunto, que hace tener infinitas dudas al preparador al respecto de la composición de su alineación de partida.

La ausencia de Sidibé deja las bases del equipo sin cemento armado. Nadie puede hacer el trabajo que ofrece el burkinés y su lesión (dislocación de un hombro en el amistoso del pasado jueves frente al Rio Ave) obligará una reestructuración de la parcela ancha del terreno de juego. Entre las posibilidades que maneja el entrenador local, se encuentra la de reciclar a Javi Nogueira del filial o meter toda su artillería ofensiva, Gonzalo, Carlos Campo y Antonio, a la vez. Lo que no parece contemplar Abelleira es el cambio de esquema. El trivote le ha dado libertad a sus creadores y resultados al equipo, tanto en apariencia como en el marcador.

Tampoco es descartable que Caco tenga que descansar o que lo deba hacer Pablo Suárez. Esas incógnitas invitan al preparador pontevedrés a convocar a todos sus futbolistas disponibles, que desde que fueron cortados Douglas, Anthony Banda, Richi Jerónimo y Trovo, tampoco son tantos.

En defensa, se anticipa el regreso de Bardal al centro, en lugar de Pablo Ruiz, que, según informa Milo, se encuentra con una gripe. Otras voces señalan, además, que el leonés tiene un compromiso personal ineludible y que el club le ha otorgado un día de permiso para encargarse de sus asuntos.

Hoy serán llamados a filas Óscar Maceiras o Pacheco por si finalmente no participa Caco, aunque ninguno de los dos canteranos entrenó ayer con el primer equipo pontevedrés, cosa que sí hicieron Gabi Misa, también preseleccionado para el derbi, y el mencionado Nogueira.

Alondras

En el Alondras, la principal novedad es la baja de Toni Benavides. Fueron descartados por decisión técnica Castilla y Colme. Habrá que ver si Fredy insiste en el mismo once que batió al Dorneda, hecho probable teniendo en cuenta el rendimiento del bloque y el resultado final.

Será un envite cargado de emotividad, porque además del factor de rivalidad provincial, de la visita de varias docenas de fieles del Alondras a Pasarón y de la pelea por la cabeza de la tabla, varios jugadores franjirrojos tienen pasado en Pontevedra. Ninguno, seguramente, como Santi Domínguez, uno de los héroes de comienzo de siglo, que siempre tendrá una espina clavada con el club granate por su salida por la puerta trasera en 2002.

Además, Fran Fandiño, David Sestelo o Nano llegarán con ganas de sobra de pisar un césped que estaba destinado para ellos, pero que nadie les dejo catar, como advierte el propio técnico visitante. Para el preparador moañés también será una cita inhabitual, por tener enfrente a un conjunto que debería estar en una competición superior y ver en el banquillo, al otro lado de la medular, a uno de sus profesores, Milo Abelleira. Ambos intercambian piropos antes de que sus equipos diriman una batalla que bien podría valer un liderato.

Pasarón escoge al equipo de moda
Comentarios
ç