Peixe llamando a América

El equipo marinense apura las últimas horas previas al pago del aval bancario para jugar en Leb Oro negociando un ingreso económico importante de un inversor estadounidense
2020071716421180121
photo_camera Una imagen del encuentro del Peixegalego contra el Peñas Huesca en LEB Oro. JAVI CERVERA

Al Peixegalego se le acaba el tiempo y, a solo unas horas para finalizar el plazo del aval necesario para su plaza en LEB Oro, su última esperanza aparece en Estados Unidos a manos de un inversor. Su permanencia en LEB Oro depende totalmente del aval bancario que exige la Federación Española de Baloncesto para formalizar la inscripción y que tiene fecha de vencimiento este viernes a las 13.00 horas.

El director general del club marinense, Luis Santiago, daba totalmente por perdido el pago hace apenas unos días, pero desde el miércoles juega la última carta del club. "Es un inversor que se mueve en el mundo del baloncesto en Estados Unidos y al que le interesa la plaza", explica el mandatario del club. Por supuesto, si finalmente se llegara a un acuerdo "en lugar de aval, el inversor pondría ya el dinero en cuenta de la Federación, porque no daría tiempo a hacer una operación bancaria". A pesar de todo, al cierre de esta edición, el Marín seguía negociando la inyección económica, aunque la cristalización de un acuerdo definitivo parecía compleja.

La Federación Española no está dispuesta a aplazar los pagos así que el inversor es ahora la única opción.

La agonía del Peixegalego parece no tener fin. Desde finales junio se ha planteado soluciones y en más de una ocasión ha dado por hecho la imposibilidad de presentar dicho aval. Una de las opciones que barajaró el club fue la prórroga, pero la Federación no estuvo dispuesta a asumir el aplazamiento en los pagos. Además el Barcelona persigue esa misma plaza y, por el contrario, el equipo catalán no parece arrastrar ningún problema económico.

El aval podría haber sido asumible en su momento para la entidad marinense, pero el coronavírus ha cambiado por completo el paradigma económico y "la gente ahora tiene miedo". Santiago es consciente de que no se trata de una Liga light sino de un compromiso serio y con mucho dinero en juego. "Para nosotros son palabras mayores", explica el president.

En cuanto a la Liga femenina, "es posible que consigamos la plaza". "Veo mucho más cercana la Liga femenina que la masculina".

LEB Plata: "El ascenso fue un balón de oxígeno en tema viajes"
Si el Peixe no logra el ascenso se verán obligados a afrontar un pago superior a posteriori: el transporte en LEB Plata. 

"Es menos exigente en cuanto a los pagos federativos, en plantilla es un poco lo mismo, pero el desplazamiento es mucho más caro", explica Luis. 

"En Plata seríamos el único equipo gallego mientras que en LEB Oro teníamos al Breogán, al Leyma Coruña e incluso a otros equipos cercanos como el Oviedo...". Por este motivo, más allá de lo deportivo, Santiago insistió en la necesidad de volver a Oro: "El ascenso fue un balón de oxígeno en tema viajes".

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios