Perfil | Lucas García, profeta en su tierra

Aunque de pequeño se fue a vivir a Santiago, el triatleta se siente un pontevedrés más y fue en la Boa Vila donde tocó el cielo al proclamarse campeón del mundo
Lucas García Picón. ANXO LORENZO
photo_camera Lucas García Picón. ANXO LORENZO

Pontevedra había preparado con esmero la mayor cita deportiva de su historia: la Gran Final de las Series Mundiales. La respuesta de la ciudad estaba garantizada, así como la excelencia de la organización, y para dar más lustre llegó el éxito en la primera jornada gracias a un joven desconocido para el gran público, pero no para aquellos que saben de triatlón y que ya lo estaban siguiendo.

Lucas García Picón se proclamó campeón del mundo en la ciudad que lo vio nacer y que lo ve, cada día, entrenar por sus calles y aguas. A sus 16 años se colgó el oro en el grupo de edad de 15 a 19 años, con el mejor tiempo de la jornada.

Aunque de pequeño se fue a vivir a Santiago por motivos laborales de sus padres se sigue considerando un pontevedrés más.

Trayectoria

A ese título mundial hay que sumar el bronce europeo que logró semanas antes con la selección española en el relevo juvenil mixto del Campeonato de Europa celebrado en Girona.

Su techo todavía no ha llegado y el pontevedrés quiere más. Es por ello que entre sus retos más próximos se encontraba el conseguir la plaza para el Mundial júnior y el Europeo.

Desde que comenzó a practicar triatlón, cuando tan solo tenía cinco años, su progresión estuvo siempre al alza. Inició su carrera en el Triatlón Compostela, debido a que vivía allí, pero fue evolucionando hasta que hace dos años ingresó en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva, donde reside durante la semana entrenando bajo el manto del Club Fluvial de Lugo.

Su trayectoria hasta ahora le hacía soñar sin levantar los pies de la tierra, pero siempre confiando en sus posibilidades, como confesó 24 horas después de proclamarse campeón del mundo. "Evidentemente si pudiese soñar a lo grande, aspiraría a lo grande, a ganar un metal olímpico. Sé que es algo casi imposible de lograr, pero hay que echarle ganas porque al final son cosas que no dependen completamente de uno mismo y yo voy a intentar darlo todo para acercarme lo máximo posible a eso".

Comentarios