El placer de regresar a Pasarón

Javi Pazos, Campillo y Javi Rey se incorporan a la larga lista de jugadores que afrontan una segunda etapa en el Pontevedra ► Más de 30 futbolistas y media docena de técnicos han vivido dos o tres etapas en el club granate en lo que va de siglo XXI

Jugadores del Pontevedra Club de Fútbol. DP
photo_camera Jugadores del Pontevedra Club de Fútbol. DP

Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Y ya si lo conocido es bueno... Así piensa el Pontevedra Club de Fútbol, que recuperará a tres jugadores con pasado granate para fortalecer su plantilla de la campaña 2017-18. Además de apostar por futbolistas gallegos, la entidad de Pasarón ha confirmado su larga tradición de repesca de hombres con pasado en la casa.

Los fichajes de Javi Pazos y Alberto Campillo, a los que se sumará el de Javi Rey (según fuentes cercanas al centrocampista de Poio, ya está contratado para la próxima campaña) cumplen con esa regla de frecuencia anual.

En lo que va de siglo XXI, el Pontevedra ha fichado a más de 30 deportistas con esas condiciones. Además, hay otros que, sin llegar a formar parte o debutar con la primera plantilla, acabaron saliendo de la base o el filial del club y regresaron años después para ser importantes en el equipo semiprofesional.

El caso más evidente de esa última situación es el del que fue capitán del equipo en el último ascenso, Adrián Gómez. Como él, también destacan David Sestelo, Tubo, Jacobo Millán, el lateral izquierdo Nano, Bruno Rivada y Fran Fandiño, por citar algunos ejemplos recientes.

CESIONES. También ha habido situaciones de jugadores que se fueron en condición de cedidos y retornaron de sus préstamos para destacar. Fue lo que le sucedió a Yuri de Souza.

Una de las operaciones que más llamó la atención fue la de Marcos Yáñez, Changui. El delantero centro boirense vivió dos etapas en el club de Pasarón y ambas en condición de cedido. La primera, procedente del Compostela, en la campaña 1998-99, en la que se hartó de marcar goles. En la segunda llegó del Deportivo, en enero de 2005, la última vez que el PCF estuvo en Segunda División. En esa segunda etapa su presencia fue testimonial.

Entre los casos de retornos, los ha habido por partida doble: Carlos Padín, David Pérez y Rubén Reyes se fueron y retornaron dos veces. El gijonés demostró que no era necesario ser gallego para querer repetir experiencia en Pasarón. Su segunda salida fue realmente controvertida y su tercera etapa más, incluso.

Algunos de los deportistas que volvieron, tuvieron un paso efímero o un papel secundario en su etapa inicial. Luego crecieron en otros destinos y regresaron con la intención de ser piezas destacadas del club.

Javi Rodríguez, Canabal o Changui fueron algunos de los más emblemáticos futbolistas que volvieron al Pontevedra

Esa es la idea de la entidad con Javi Pazos y Javi Rey en esta oportunidad. Los dos debutaron siendo juveniles en el Pontevedra Club de Fútbol, en momentos complicados del equipo, tanto en Segunda División B como en Tercera División, y ahora son repescados después de haber demostrado una importante evolución.

La institución recuperó para su causa a jugadores históricos y carismáticos que unas veces ofrecieron un gran rendimiento y otras estuvieron lejos de sus mejores prestaciones, por diferentes problemas, generalmente físicos. En ese grupo se encuentran Javi Rodríguez y Manolo Canabal, dos mitos que en su último año defendiendo los intereses lerezanos no pudieron estar al nivel de sus temporadas precedentes.

TÉCNICOS. Pero las salidas y entradas no solo afectan a jugadores. También a entrenadores, miembros del cuerpo técnico y dirigentes. La propia Lupe Murillo se desvinculó del club en su etapa de vicepresidenta, en la segunda mitad de la década pasada, para regresar hace cuatro años como presidenta.

Roberto Feáns compitió en el Pontevedra Club de Fútbol en el cambio de siglo. Ahora es el director deportivo del PCF. En el actual cuerpo técnico están Luismi, que militó en el equipo de Pasarón entre 1998 y 2003, y Moncho, que finalizó su fase futbolística en Pontevedra en 2005 y ahora es el preparador de porteros.

Son solo la punta del iceberg de la gran cantidad de entrenadores que han sido incapaces de evitar el magnetismo de Pasarón y han regresado por donde se habían ido.

José Aurelio Gay se marchó en enero de 2005 y retornó en febrero de 2009. Milucho salvó al equipo del descenso en la campaña 2000-01 y lo dirigió en la fase de ascenso 2001-02 y en el comienzo del curso siguiente. Antes había sido técnico a comienzos de la década de los 90: es una persona básica de la historia granate contemporánea.

Castro Santos vivió tres etapas al frente del equipo: dos en los años 80 y una al comienzo de esta década. Manolo Tomé también repitió en las Rías Baixas, al igual que el controvertido Milo Abelleira, cuando el Pontevedra estaba en Tercera División.

Ni esos técnicos, ni esos directivos, ni esos jugadores serán los últimos que disfruten de una segunda vuelta a orillas del Lérez. Es inevitable. La atracción mutua es una de las máximas de la vida de la entidad.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios