Isaac Galiñanes: plata en la pista, oro en pasión

El jugador del CD La Peña, fue parte de la selección gallega recién subcampeona de España en Almería
Isaac Galiñanes con la medalla de plata y la camiseta del CD La Peña. GONZALO GARCÍA
photo_camera Isaac Galiñanes con la medalla de plata y la camiseta del CD La Peña. GONZALO GARCÍA

Consiguió una plata en el Campeonato de España alevín de fútbol sala. Pero su pasión por el deporte bien merece un oro. Así es Isaac Galiñanes (Vilagarcía de Arousa, 2010), uno de los integrantes de la selección gallega que ha vuelto de El Ejido con un subcampeonato estatal bajo el brazo. Y es que este joven vilagarcián empezó a los tres años a jugar al fútbol y tras pasar por el Arosa y el San Martín, cumple cuatro temporadas ya en el Real Club Celta de Vigo, que aprovechando el convenio que le une con el club vilagarcián, le invitó a hacer las pruebas para fichar poco después de que lo hiciese el Deportivo de La Coruña. Isaac y su familia eligieron Celta por cercanía. Pero también un poco por corazón.

Pero por si militar en una de las grandes canteras nacionales no fuese suficiente, este curso decidió probar también en fútbol sala. Y esta medalla que ya luce en su casa, no hace sino reforzar la decisión. "Ahora me gusta más que antes el fútbol sala, porque llegué hasta una semifinal de España y eso hace que me guste más", comenta Isaac, tímido al inicio de la conversación pero tremendamente suelto cuando el diálogo discurre por el aspecto más deportivo.

Fue como suelen ser estas cosas, a través de unos amigos, la forma en la que el futsal llegó a la vida de la familia Galiñanes Salas. "El portero y otro amigo más que juega en el Celta están en el equipo de fútbol sala. Y me dijeron: '¿Qué? ¿Vienes a jugar al fútbol sala allí en Marín?'. Así que yo se lo dije a mi padre, él estuvo hablando con sus padres y al final me apunté", explica el pequeño.

La paliza de coche semanal es importante, ya que Isaac tiene que multiplicarse. Pero el esfuerzo "merece la pena", comenta su progenitor. "El ambiente en La Peña es muy bueno. Ya conocíamos a mucha gente y ahora a más. Y el estar allí le permite adquirir más disciplina", añade.

De este modo, Isaac divide su semana entre las clases particulares para hacer las tareas que le encargan en el CEIP A Escardia, los tres días de entrenamiento del Celta, el de La Peña y los partidos del fin de semana, ya que juega con ambos equipos si no coinciden en horarios.

PARA DISFRUTAR. Con respecto al Campeonato de España, Isaac es claro: "No me esperaba la llamada de la selección, porque es el primer año que juego al fútbol sala. Vi que se fijaban en mí. Estuvimos yendo a varios entrenamientos, fui pasando los cortes hasta que me llamaron y me dijeron: 'vas a ir al torneo de Almería'". Hasta allí viajó su padre para vivir un campeonato fabuloso, en el que los jóvenes gallegos ganaron todos los partidos en fase de grupos y la semifinal ante Castilla-La Mancha. Tan solo la poderosa Cataluña les dejó sin el máximo galardón. "Conocí a muchos niños y me hice amigo de ellos. Lo disfruté muchísimo", apunta.

"El entrenador nos dijo que él siempre llegaba a las semifinales y perdía. Así que nosotros dijimos: 'pues vamos a apretar'. Y apretando pues llegamos hasta la final", resume el pequeño, que aspira a seguir disfrutando de sus pasiones.

"Estoy mejorando por mis entrenadores" 
El joven Isaac aprovechó la charla para "agradecer al cuerpo técnico de la selección" el haberle escogido. "También a los entrenadores de La Peña, porque fueron los que me ayudaron a ir mejorando", expresa. Galiñanes apunta al control, la velocidad o la resistencia los aspectos que ha mejorado entrenando en fútbol sala.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios