domingo. 09.05.2021 |
El tiempo
domingo. 09.05.2021
El tiempo

El play-off, casi amarrado

undefined
Las jugadoras del Marín Ence celebran un tanto en A Raña. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El sufrido empate del Marín Ence ante el Promesas Logroño le permite rozar ya la cuarta plaza y seguir optando al tercer puesto

El Marín Ence Futsal ya afila armas para el play-off. El sufrido empate del pasado fin de semana ante el Promesas Logroño ha sido el punto de inflexión definitivo para empezar a rozar el play-off de ascenso a Primera División. Y es que con su empate 4-4 en tierras riojanas después de ir perdiendo 4-1, el bloque dirigido por Raúl Jiménez se aseguró salvo milagro la cuarta posición, última que da acceso a los puestos de promoción. Y aún tiene a tiro la tercera e incluso la segunda.

A falta de tres jornadas para finalizar la segunda fase, el único equipo con opciones de arrebatarle la cuarta posición al Marín es el propio Promesas Logroño. La escuadra riojana tiene 41 puntos, los mismos que el conjunto de O Morrazo. Pero ha jugado dos partidos más —su grupo de la primera fase tenía más equipos—. Esta circunstancia obliga a dirimir las posiciones a través del coeficiente, que no es otra cosa que la división entre puntos logrados y partidos jugados. En ese promedio, el Marín manda con un cociente de 2,15 por el ratio de 1,92 del Logroño.

Así, el conjunto marinense sabe que se puede permitir hacer hasta cuatro puntos menos que su rival más próximo en estos tres partidos finales. De este modo, si el Logroño consiguiese hacer pleno de puntos —algo complicado, pues este fin de semana visita al líder Valdetires de Ferrol—, el Marín Ence debería lograr al menos 46 (una victoria y dos empates). Esos cinco puntos le otorgarían un coeficiente de 2,09, superior al máximo de 2,08 al que puede optar el Promesas.

EL RODILES, A TIRO. Pero las chicas del Marín son ambiciosas. Y quieren más. Por ello, apuntan hacia la tercera plaza. Un puesto que posee el Rodiles, rival del bloque marinense este mismo sábado.

El cuadro celeste recibirá en A Raña al único equipo que ha sido capaz de batirle en esta segunda fase (3-2, hace un mes). Y más allá de la evidente sed de revancha, se da la circunstancia de que un triunfo permitiría a las pupilas de Raúl Jiménez adelantar un puesto en la clasificación y situarse en esa deseada tercera plaza.

Y es que de caer en Marín, el conjunto asturiano se quedaría con 46 puntos en 22 partidos. Es decir, con un promedio de 2,09 por el 2,20 (44 puntos en 20 encuentros) que alcanzaría el antiguo O Fisgón.

Entonces, el Marín dependería de sí mismo e incluso visitaría la semana siguiente la pista del Txantrea con posibilidades de arrebatarle el segundo puesto, clave para tener el factor cancha a favor en el play-off.

El play-off, casi amarrado
Comentarios
ç