Poio y Marín, el continuismo contra la reconstrucción

► Los dos proyectos de Primera Federación están siguiendo rutas totalmente opuestas en la planificación de la próxima temporada
Elena Aragóny Café disputan un balón. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera Elena Aragóny Café disputan un balón. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Dos clubes en situaciones muy dispares están siguiendo estrategias totalmente contrarias en lo que respecta a la planificación de sus plantillas de cara a la temporada que viene. El Poio Pescamar, que viene del mejor año de los 25 que tiene desde su nacimiento, apuesta por la continuidad, con retoques para paliar las inevitables bajas. El Marín Futsal, por su parte, necesita una profunda reconstrucción tras la marcha de diez futbolistas por su propio deseo y, a estas alturas, sigue sin anunciar oficialmente ninguna incorporación.

Continuismo

En el equipo conservero se han producido, hasta el momento, cuatro salidas, además de la de Kevin Noda en el cuerpo técnico. Juanjo García, presidente del club, explica que "Luci se ha ido porque aprobó unas oposiciones, Dani Sousa por decisión propia y Dupuy y Agostina porque Luis López-Tulla buscaba otros perfiles".

El club lleva desde el final del play-off trabajando, por una parte, en asegurar la continuidad de un proyecto que busca asentarse entre los cuatro mejores de España y, por otra, en suplir esas pequeñas carencias que han ido surgiendo.

Además del técnico, López-Tulla, el Poio ya ha renovado a siete jugadoras: las dos porteras, Laura Uña, Martita, Anna Escribano, Elena Aragón y Rocío Gómez.

El primer fichaje anunciado ha sido el de la bicampeona de Europa con la selección española Ale de Paz, ex jugadora, precisamente, del conjunto marinense. Ahora, Juanjo García dice que necesitan «un ala izquierda y una pívot». «Estamos pendientes de flecos de contratos y demás, pero los iremos cerrando y anunciando. Ya sabemos cómo son estas cosas, hay que ser prudentes», confiesa.

A falta de un mes y medio para el comienzo de la pretemporada, que arrancarán «el 5 o el 7 de agosto», en el Poio trabajan con tiempo y tranquilidad en una confección de plantilla que encara su última fase y con la que el entrenador está «muy contento», según afirma Juanjo García.

Reconstrucción

Muy diferente es la situación en el Marín Futsal. Las únicas certezas en el equipo son la continuidad de Ramiro Díaz, técnico con el que gran parte de la plantilla tuvo muchas diferencias que motivaron esta situación; y de Café, única jugadora de los pesos pesados que seguirá en nómina la próxima campaña; además de otras tres renovaciones de futbolistas jóvenes.

La entidad ya ha anunciado las salidas de hasta diez jugadoras del nivel de Silvia Aguete, Cecilia Puga, Paula García o Ale de Paz. Desde entonces, aunque Diario de Pontevedra ha adelantado el fichaje de Patri Arruti, portera procedente del Alcorcón, el Marín ha optado por trabajar en silencio y sigue sin realizar ningún anuncio a estas alturas del verano.

Aunque desde el club, presidido por Araceli Otero, no hay ningún tipo de comunicación, la plantilla está siendo perfilada y ese proceso de reconstrucción tan necesario podría estar cerca de culminarse.

Poio Pescamar y Marín Futsal afrontan una nueva temporada en la máxima categoría; el equipo rojillo con el claro objetivo de optar al título y en el marinense es toda una incógnita.

Comentarios