Sábado. 15.12.2018 |
El tiempo
Sábado. 15.12.2018
El tiempo

El Pontevedra echa a andar

Víctor Vázquez, Jesús, Romay, Kevin, Luismi, Arruabarrena y Edu, conjurándose antes del inicio de liga. GONZALO GARCÍA
Víctor Vázquez, Jesús, Romay, Kevin, Luismi, Arruabarrena y Edu, conjurándose antes del inicio de liga. GONZALO GARCÍA

El equipo granate visita al recién ascendido Unionistas de Salamanca en el primer partido de la temporada. Luismi no podrá contar con Javi López, sancionado, ni con Pibe, lesionado, para el debut liguero en Las Pistas

El Pontevedra 2018-19 comienza esta tarde una nueva temporada en Segunda B con la intención de olvidar los sinsabores del pasado ejercicio.

El equipo granate se enfrentará al Unionistas de Salamanca, un recién ascendido que aspira a ser el relevo futbolístico de la histórica Unión Deportiva, pero que actualmente debe conformarse con ser el representante local del fútbol popular. Luismi contará con todos sus hombres excepto Pibe, lesionado, y Javi López, sancionado, para el partido de esta tarde en Las Pistas del Helmántico Javier Sotomayor. Se trata de un estadio singular en el que el césped y las gradas están separados por ocho calles de tartán y que debe su nombre al recordman del mundo de salto de altura que, en 1993 y en ese mismo escenario que pisarán este sábado los futbolistas, se irguió, inspirado, sobre un listón situado a 2,45 metros del suelo: sí, habría saltado por encima de una portería.

Ahora Las Pistas del Helmántico están destinadas a un objetivo más modesto, acoger a uno de los dos conjuntos que pelean por la supremacía del balompié de Salamanca.

El recién ascendido Unionistas cuenta entre sus hombres con el exgranate Jorge Hernández, futbolista que realizó una gran segunda vuelta en el Pontevedra 2017-18. Dirigido por Roberto Aguirre, destaca por su buena organización defensiva y su capacidad táctica.

El Pontevedra llegó el viernes a Salamanca en autocar con la mente puesta en lograr los primeros puntos y en dejar atrás los fantasmas de la campaña pasada.

El mal inicio, el déficit de puntuación como visitante, la irregularidad en el juego, la dificultad para hacer gol, la fragilidad defensiva... son aspectos que pretende combatir, vencer y olvidar el bloque de Luismi para poder disfrutar de una temporada más tranquila y ambiciosa que la finalizada hace tres meses.

La pretemporada fue positiva en cuanto a sensaciones, resultados y consecuencias físicas: no ha habido apenas lesiones en el equipo de Pasarón, los partidos se han resuelto sin derrotas y, por momentos, el colectivo ha sido capaz de realizar un fútbol atractivo. Sin embargo, la preparación estival no es garantía de nada.

Luismi ya tiene definido en su cabeza el once inicial de este sábado. En las últimas sesiones ahuyentó las pocas dudas que ocupaban su mente, aunque no ha hecho públicos los nombres de los componentes de su primer equipo titular del curso. Lo que sí ha adelantado es que Javi Pazos será el nueve de salida y Arruabarrena empezará viendo el juego desde el banco. El técnico vigués sueña con un buen comienzo de la temporada. Le otorga un valor incalculable a un arranque de liga brillante. "Es importante empezar bien, eso nos dará confianza. Hay que darle continuidad a la pretemporada. Si conseguimos hacerlo, podremos enganchar a la afición", explica, pensando en la clasificación, en el pueblo, en la paz social. "Queremos vernos bien, comprobar que las cosas van saliendo y ser optimistas".

Luismi sabe que el rival de esta tarde será difícil de batir. Aunque, como buen entrenador, no es capaz de ver las bondades de ningún contrario. "No encuentro un rival sencillo. Nunca digo que una semana voy a estar más tranquilo por el nombre del adversario. Lo afrontamos con la máxima exigencia, juguemos fuera o en casa", asegura.

El Pontevedra echa a andar
Comentarios