martes. 30.11.2021 |
El tiempo
martes. 30.11.2021
El tiempo

El Pontevedra CF de los falsos extremos

Alberto Rubio y Brais Abelenda celebran con Rufo uno de los goles del pasado sábado ante el Llanera. DAVID FREIRE
Alberto Rubio y Brais Abelenda celebran con Rufo uno de los goles del pasado sábado ante el Llanera. DAVID FREIRE
Ángel Rodríguez ha encontrado en el 4-1-3-2 la fórmula para juntar a los dos delanteros y a la vez ser combinativo y profundo ►Claves para ello son Abelenda y Rubio, mediapuntas que aparecen en posiciones interiores y exteriores
Ángel Rodríguez ha dado con la tecla para hacer convivir a Rufo y Charles y, a la vez, no renunciar a ser un equipo asociativo, profundo y amplio. Y es que aunque la utilización de dos puntas suele ser potenciada con un estilo más directo para, a partir de sus disputas, generar peligro, el Pontevedra de Rufles también es el de Yelko Pino, Brais Abelenda y Alberto Rubio. Más allá del excelso nivel del vigués, clave en el eje del centro del campo, la presencia de Abelenda y Rubio como jugadores exteriores de la línea de tres mediapuntas en el 4-1-3-2 ha terminado de dar un impulso al cuadro granate.

En Carballo, Ángel Rodríguez empezó a encontrar el camino con esa modificación de su habitual 4-3-3 al 4-1-3-2. Pero perder a un hombre más en el centro del campo para ganarlo en la punta del ataque debía ser compensado. Y por ello, el preparador apostó por dos jugadores por exteriores con alma de mediapunta. Es decir, por sus extremos más híbridos, capaces no solo de encarar y buscar línea de fondo, sino también de asociarse y no dejar sin líneas de pase corto o medio a Pino.

Los cuatro centrocampistas del Pontevedra CF, con Rubio y Abelenda adelantados como extremos que juegan por dentro. X.G.G. / TVG
[Los cuatro centrocampistas del Pontevedra CF, con Rubio y Abelenda adelantados como extremos que juegan por dentro. X.G.G. / TVG]

El experimento del técnico leonés salió bien en As Eiroas hasta el 0-2. Pero una semana después, contra el Arenteiro, no lo pudo repetir. Martín Diz, un jugador mucho más delantero, vertical y enfocado al dribbling y la velocidad formó en lugar de un Abelenda tocado muscularmente. Y el cuadro pontevedrés notó la ausencia del de Val Miñor a la hora de dotar de ritmo y precisión a la circulación de balón.

Hace nueve días, Abelenda pudo regresar al once y en Luanco, el PCF firmó su partido más redondo. No fue casualidad que tanto Rubio como Brais estuviesen en el once. Con su posición como falsos extremos, dotaron al PCF de juego interior y, a la vez, amenaza exterior a dúo con Seoane y Álex González, que ejercieron de laterales profundos. De hecho, Abelenda participó en la jugada del 0-1 en una triangulación en el carril central con Charles y Rufo, que acabó con asistencia al capitán. Y puso su sello también al 0-2 con una gran carrera en profundidad hasta la línea de fondo para regalarle el gol a Rufo.

El pasado sábado, Rodríguez repitió la fórmula y el equipo concretó su mejor partido del curso. Abelenda y Rubio partieron desde muy cerca de Yelko Pino, pero tuvieron mucha movilidad para aparecer por todas las zonas e incluso pisar los carriles exteriores, destinados a unos laterales que fueron, un día más, muy profundos. Y es que con sus posicionamientos y movimientos entre líneas, los falsos extremos generan espacios para las subidas de Seoane y Álex o bien aprovechan el vacío exterior para atacarlo con sus desmarques de dentro hacia fuera y profundizar ellos mismos. Así, Abelenda firmó una asistencia más (suma tres, el que más en toda la liga), mientras que Seoane habilitó a Rufo en el tercer gol y fue parte decisiva en el segundo.

EL MÁS CENTRADOR. De este modo, el Pontevedra es el equipo del Grupo 1 de Segunda RFEF que más centra al área, con 21,7 envíos por partido según Instat. Además, ante el Llanera llegó más que nunca por los costados, como demuestran los 28 centros (solo contra el Arenteiro hizo más: 29) y 14 córners que produjo.

Con esta capacidad para generar por fuera, no es de extrañar que los dos delanteros granates, enfocados al área –aunque con caídas a las bandas para compensar esa ausencia de jugadores fijos– estén firmando registros de récord. Y es que Rufles, potenciado por el sistema, suma 11 de los 14 goles del equipo.

El Pontevedra CF de los falsos extremos
Comentarios
ç