1-3. Jarro de agua fría en Pasarón

El Pontevedra cae derrotado ante el Zamora y pierde el liderato en un duelo en el que no materializó el control del juego en goles

Pontevedra. GONZALO GARCÍA
photo_camera Pontevedra. GONZALO GARCÍA

Con media hora de retraso, a las 17.30 horas, dio comienzo el partido entre el Pontevedra CF y el Zamora después de que el colegiado decidiera aplazar el inicio del encuentro debido al estado del terreno de juego. Y es que las fuertes lluvias que anegaron la ciudad de Lérez durante la mañana dejaron la banda de Tribuna inundada, con una cantidad de agua que imposibilitaba que rodara el balón. Achicaron sin cesar los operarios del club granate para poder disputar la vigésimo cuarta jornada. Un partido que a la postre se llevaría el conjunto de David Movilla, que supo aprovechar sus ocasiones más claras aún sin tener el dominio del juego para llevarse los tres puntos y con ellos el enganche a la zona alta de la tabla. Y es que el Pontevedra pierde el liderato tras conceder en defensa a un rival que resultó sumamente eficaz, lo que le faltó precisamente a los granates en área contraria. Los goles antes del descanso y justo tras el paso por vestuarios cayeron como un jarro de agua fría para sentenciar al conjunto lerezano, que peleó hasta el final y recortó distancias por obra de Charly.

Iniciaron el juego ambos equipos con precaución y tentando el estado del terreno de juego. Apretó en presión el Zamora los primeros minutos de partido a un ritmo que supo responder el cuadro local, pese a la dificultad para controlar el esférico sobre un césped resbaladizo y sobre el que empezó a llover a los pocos minutos del comienzo. Se hizo con el dominio del balón el conjunto granate y también con el peligro. A los ocho minutos llegó una de las ocasiones más claras, tras un saque de esquina que botó Álex González y que remató de primeras Churre en un potente disparo que cazó Fermín. Volvió a erigirse como salvador apenas tres minutos después el arquero, ante un disparo desde tres cuartos de campo de Garay que estuvo a punto de abrir el marcador.

Con paciencia, pero imprimiendo ritmo al partido, el Pontevedra se hizo con el dominio del juego ante un Zamora que apenas superó la medular del campo en los primeros 20 minutos. Apostando por jugadas elaboradas desde el inicio de ataque, aunque sin plena continuidad, dispuso el conjunto lerezano de una nueva ocasión para adelantarse. Bastos, que recibió un balón desde la medular, centró el esférico que llegó hasta Yelko y este la picó de cabeza, pero Fermín atrapó sin dificultades. Se abrió el partido y cerca de la media hora, el Zamora fue creciendo hasta robar el balón a los de Yago Iglesias durante varios minutos. Cubrió bien los espacios el Pontevedra, con un Mario Gómez muy firme en la zaga, pero con cierta sensación de inquietud generada por los de Movilla. Replegó líneas el cuadro granate sin arriesgarse en la salida ante las acciones ofensivas del rival y a pocos minutos del descanso, un gol del Zamora cayó como un jarro de agua fría.

Carlos Ramos sacó de banda, Toño despejó el esférico, pero Juanan lo recuperó para abrir de nuevo a Ramos, quien la colgó y Cañizo cabeceó un balón muy ajustado al palo derecho de Edu Sousa, que no pudo evitar el primer tanto del encuentro. Abría el marcador el Zamora en una trabajada acción después de que el Pontevedra tuviera la posesión y las ocasiones de peligro más claras del primer tiempo. Reanudó el juego con intensidad el cuadro granate y volvió a adelantar su defensa para presionar. En el minuto 41, Rufo rozó el remate, pero Fermín la cazó tras el rebote. Con acciones desde atrás o a balón parado, buscó el Pontevedra la portería rival en el último tramo antes de irse a vestuarios. Dalisson, con tiro de libre indirecta, puso un balón al segundo palo que no encontró rematador aunque Toño estuvo cerca antes de que el colegiado indicara el túnel.

Sentencia a la esperanza

Movió el banquillo Yago Iglesias para dar entrada a Chiqui, buscando profundidad, en lugar de Toño Calvo y retrasando más a Samu Mayo al pivote defensivo. Pero así como saltaron al terreno de juego los 22 protagonistas, el Zamora obró en contraataque para ampliar su ventaja. De una acción ofensiva inicial del Pontevedra recuperó el Zamora en la medular, salió en carrera Cañizo y puso el balón hasta llegar a los pies de Mancebo, quien no perdonó y batió con un disparo raso a Edu Sousa. Buscó el peligro en los pies de Dalisson y el recién ingresado Chiqui el cuadro granate, pero sin obtener premio. El futbolista natural de Mérida reclamó un posible penalti alcanzado el 50 de partido, cuando se internó en el área rival y fue derribado por un defensa del Zamora que llegó tarde al balón, pero el colegiado no vio suficiente contacto. Adoleció el Pontevedra el gol en contra y aunque buscó volcarse en el área del Zamora, las líneas replegadas de los de Movilla hicieron casi imposible penetrar con peligro.

Cerca del 60 de juego, Samu Mayo filtró un pase desde el centro del campo que con velocidad llegó al área donde Dalisson no cazó el balón por centímetros, ante la rápida reacción de Fermín para rechazar el esférico. No dio tregua el Pontevedra y volvió a buscar recortar distancias en una triple ocasión que acabó con la reclamación local de un posible penalti por mano del Zamora. Se enredó el balón en el área y no llegó a rematar Bastos, pero recuperó Garay en la banda y volvió a poner un balón que cerca estuvo de rematar Dalisson. La despejó Luengo y cerró Samu Mayo la jugada con un buen disparo que detuvo Fermín. Movió de nuevo el banquillo Yago Iglesias buscando aún más profundidad con Libasse Guèye en la banda y Bastos retrasando su posición al lateral en lugar del sustituido Garay.

No renunció al peligro en ataque un Zamora que pudo aumentar su renta con un disparo de Joel Priego que se fue desviado. Apostó por enfriar el partido el cuadro de David Movilla con un esquema replegado, sin sufrir pese a los continuos intentos de un Pontevedra que no veía salida a sus acciones elaboradas. Entró Charly en lugar de Dalisson, apostando por un esquema de 4-4-2., y Borja Domínguez en el centro del campo por Samu Mayo. Insistió en ataque el cuadro granate ante una férrea defensa del Zamora, pero en la que Guèye logró encontrar espacios para generar peligro. Y el premio a la insistencia llegó.

Chiqui por la banda izquierda encontró una buena combinación en Yelko, que llegó desde segunda línea para conceder el pase de gol a Charly, quien remató de chilena y dio un vuelco al encuentro. Volvió a disponer el delantero de una buena acción apenas unos minutos después con un disparo raso que rozó la portería de Fermín y estuvo cerca de poner las tablas en el luminoso. Apretó cada vez más el Pontevedra, que tuvo el peligro en sus botas con un balón que se enredó en el 89 de juego. Añadió seis el colegiado. Ya en el descuento botó Borja Domínguez el esférico de falta, la cazó Charly y puso un centro de cabeza que remató Churre directamente a las manos de Fermín. Y del 2-2 se pasó directamente al 1-3. Arrancó el Zamora con un pase en profundidad de Hernández, Baldrich cedió para Joel Priego y este profesó un potente disparo que detuvo Edu Sousa. Pero el arquero no pudo hacer nada en el segundo remate de Víctor López, que puso la sentencia en el tiempo de descuento tras una gran jugada en velocidad en la que la defensa granate se vio superada. Perdió el Pontevedra el partido y con él el liderato en favor de un Ourense CF que se impuso ante el Deportivo Fabril (1-3).

Ficha técnica
1.- Pontevedra: Edu Sousa; Álex González, Benjamín Garay (Guèye, m.64), Churre, Mario Gómez; Toño (Chiqui, m.46), Samu Mayo (Borja Domínguez, m.79), Yelko Pino, Dalisson (Charly, m.72), Ángel Bastos, Rufo.

3.- Zamora: Fermín; Parra (Roger Marcé, m.51), Luismi, Cañizo (Víctor López, m.82), Adrián Bolo, Dani Hernández, Juanan (Nico Delmonte, m.51), Carlos Ramos, Mancebo (Sergi Baldrich, m.82), Joel Priego (Luis Rivas, m.93), Julen Castañeda.

Goles: 0-1, Cañizo (m.37); 0-2, Mancebo (m.46); 1-2, Charly (m.80); 1-3, Víctor López (m.93).

Árbitro: Angelov Borisov. Mostró tarjeta amarilla a Parra, Mancebo, Cañizo, Sergi Baldrich, Adrián Bolo y a Carlos Ramos por el

Incidencias: Vigésimo cuarta jornada en Segunda Federación, Grupo 1. El partido comenzó con media hora de retraso (a las 17.30 horas), debido a la cantidad de agua que anegó la banda de Tribuna por las fuertes lluvias en Pontevedra. El árbitro decidió aplazar el comienzo. La plantilla del Pontevedra salió acompañada por el Alevín F8 A del club. Se guardó un minuto de silencio en honor de las víctimas del incendio en Valencia. Partido disputado en Pasarón ante 2.605 espectadores.

Comentarios