jueves. 28.10.2021 |
El tiempo
jueves. 28.10.2021
El tiempo

Lo que mató a uno, ensalzó a otro

La afición del Cisne, durante el partido disputado el pasado fin de semana. GONZALO GARCÍA
La afición del Cisne, durante el partido disputado el pasado fin de semana. GONZALO GARCÍA
Cisne y Teucro, que el sábado se verán las caras, corrieron distinta suerte en el debut ? Una débil defensa y las pérdidas en ataque sentenciaron a los azules mientras que la potencia atrás fue lo que dio a los de Jabato el triunfo

La jornada inaugural de División de Honor Plata deparó distintos finales para los dos representantes locales que, desde el lunes, se encuentran ya centrados en preparar el derbi que el próximo sábado les enfrentará en el Pabellón Municipal.

Un derbi para el cual el Teucro tratará de corregir los errores que le llevaron a la derrota en su visita al Zamora, unos errores que se repartieron entre una débil defensa y un gran número de pérdidas de balón en ataque, dos factores que se fueron completamente al revés en el duelo del Cisne Los Sauces ante el Atlético Novás.

El conjunto blanco comenzó la liga ganando y mostrando muy buenas sensaciones sobre la pista pontevedresa, un triunfo que se basó en dos puntos claros: en una férrea defensa que anuló por completo a los jugadores de ataque del Atlético Novás y que recuperó balones que permitieron contragolpes que Carlos Álvarez y Mateo Arias se encargaron de transformar, y en un ataque que apenas perdió balones, que terminó jugadas y que no permitió a los de Álvaro Senovilla hacer daño a la contra.

Casualmente esos puntos fueron los que mataron al Teucro en su estreno liguero. El conjunto de Irene Vilaboa, el cual fue capaz de despertar en la segunda mitad corrigiendo algunos de los errores que le condenó en la primera, pecó de una defensa débil que dejó huecos a los jugadores de ataque del equipo zamorano, con algún error de marcaje y una falta de ayuda defensiva en los extremos.

Además el bloque azul se metió en serios problemas debido a las excesivas pérdidas de balón en los metros finales en las jugadas de ataque, unas pérdidas que permitieron a los de Iván López generar un gran número de contraataques directos a gran velocidad, que le otorgaron una ventaja casi imposible de remontar.

Errores que se pueden achacar a la falta de adaptación de algunos de los jugadores de la plantilla a la nueva categoría o a que se trataba del primer compromiso de la temporada. Errores que en cierta medida el Teucro fue capaz de solventar en la segunda mitad donde, ayudado de una impecable actuación de Joshua Rau, comenzó a controlar las pérdidas en ataque y aumentó la intensidad defensiva logrando así dar una imagen más solvente que le acercó en el luminoso.

Los puntos que supusieron la caída del Teucro en Zamora fueron los mismos que permitieron al Cisne dar un recital ante el Novás. A cuatro días del derbi pontevedrés, donde las fuerzas tienden a igualarse debido al factor mental, Irene Vilaboa tratará esta semana de corregir los errores que propiciaron que el ataque del Zamora apenas encontrase resistencia en la defensa azul durante algunos momentos del partido.

Además, teniendo en cuenta el gran trabajo defensivo que mostró el Cisne en el primer encuentro liguero cimentado sobre todo en la pareja que forman Conde y Calvo (pese a que de inicio Jabato apostó por Pombo y Virulegio en el eje defensivo), Vilaboa tendrá que hacer hincapié en la importancia de finalizar las jugadas de ataque y no pecar de nuevo en las numerosas pérdidas de balón en los últimos metros, ya que como se pudo ver el pasado sábado en el Municipal el conjunto blanco tiene en sus dos extremos a dos expertos a la contra.

Cuatro días por delante para preparar el primer derbi del curso, un encuentro que como ya comentó la entrenadora del Teucro en una entrevista a Diario de Pontevedra llega muy pronto, con apenas rodaje de competición en ambos equipos, pero con todos los condicionantes para ser un duelo de altura.

Lo que parece que sí que se vivirá sobre el 40x20 pontevedrés es un espectáculo bajo palos. Jorge Villamarín, en el Cisne, y Joshua Rau, en el Teucro, fueron dos piezas claves en el encuentro de debut de sus equipos. El primero fue capaz de aparecer en los momentos más lúcidos del Atlético Novás impidiendo, junto al trabajo defensivo, que los de O Rosal se acercasen en el electrónico mientras que el alemán, que no pudo evitar la derrota, fue el encargado de impedir que el Zamora aumentase su ventaja con paradas de auténtico nivel.

El derbi pontevedrés ya calienta motores y el próximo sábado el Pabellón Municipal será el escenario en el cual el Cisne y el Teucro se verán las caras. Por delante cuatro días para ajustar las estrategias, corregir errores y establecer las claves de cada equipo en uno de los partido más especiales de la temporada.

Lo que mató a uno, ensalzó a otro
Comentarios
ç