miércoles. 03.06.2020 |
El tiempo
miércoles. 03.06.2020
El tiempo

Una racha negativa para la historia

José García se lamenta por una ocasión fallada frente al Oviedo B. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
José García se lamenta por una ocasión fallada frente al Oviedo B. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
El Pontevedra acumula nueve partidos sin ganar esta temporada, una mala dinámica de resultados solo superada en el siglo XXI por los once partidos sin vencer de la 17-18 en Segunda B y los 18 de la temporada 04-05 en Segunda División

A pesar de la mejoría mostrada por el Pontevedra en el encuentro jugado ante el Atlético de Madrid B, los de Jesús Ramos acumularon otra jornada sin ganar y ya van nueve. Contra el Real Madrid Castilla no solo tienen la oportunidad de volver a sumar los tres puntos, sino de acabar con la segunda peor racha de resultados de los granates en este siglo en Segunda B, que solo es superada por los once encuentros sin ganar de la 2017-18.

En aquella ocasión el conjunto entrenado por Luismi tardó once partidos en volverse a encontrar con la victoria. Las circunstancias son un tanto similares. Tras ganar 2-1 en casa al Coruxo, el equipo cayó en su visita a Ponferrada. A partir de ahí empezó a encadenar una serie de resultados negativos, aunque aquel Pontevedra se caracterizó por la cantidad de empates que cosechó, hasta siete, siendo cinco de ellos de forma consecutiva. La victoria volvió en Pasarón, frente al Cerceda al que ganaron 2-0.

Esta vez la mala racha empezó también tras una victoria por 2-1 en Pasarón, en esta ocasión, ante el Rayo Majadahonda. Después de ese partido llegó la derrota más dura de la era Pouso, 4-1 frente al San Sebastián de los Reyes, colista de la categoría. Lo que parecía un accidente se convirtió en una pesadilla, ya que empezó a encadenar problemas con los resultados y con el gol, que provocaron la salida del técnico vasco al sumar solo tres puntos en ocho partidos. Jesús Ramos tomó de nuevo las riendas del banquillo y obtuvo un buen resultado fuera de casa contra un rival complicado, pero que en estas circunstancias se antoja insuficiente.

Tras ese empate, el Pontevedra superó una racha que trae mal augurio, ya que se produjo el año del descenso. En aquella ocasión, tras ganar con contundencia al Leganés en Pasarón por 5-1, el equipo se vino abajo y solo fue capaz de sumar tres empates en los siguientes partidos. De nuevo en Pasarón y contra el Universidad de Las Palmas, consiguieron volver a la senda de la victoria, aunque finalmente no consiguieron eludir el descenso.

La vuelta a la Segunda B tampoco fue nada fácil. Los de Luisito arrancaron mal la liga, con solo una victoria y un empate en las primeras seis jornadas. El equipo fue mejorando a lo largo del torneo, pero el final volvió a ser para el olvido. Tras ganar al Peña Sport por la mínima en la jornada 31, el Pontevedra era quinto y tenía el play-off a nueve puntos. Lo que podía haber sido un final de temporada soñando con el play-off, acabó siendo una pesadilla en tierra de nadie. Los granates no volvieron a ganar ningún partido, sumaron solo cuatro puntos y acabaron en el noveno puesto de la clasificación.

Aunque las rachas suelen ir ligadas a los malos resultados, en la temporada 2016/2017 estas no fueron sinónimo de una mala temporada. El Pontevedra llegaba a la jornada 21 cuarto, en puestos de play-off. Después de ganar al Guijuelo en casa por 2-1, encadenaron una serie de marcadores para el olvido, como la derrota por 0-4 frente al Celta B en Pasarón.

A pesar de ello consiguieron mantenerse en la cuarta plaza. El equipo se recuperó con tres victorias consecutivas, pero tras una derrota y una victoria, volvió a entrar en una mala dinámica en el tramo final del torneo, en el que encadenaron otros cinco partidos sin ganar. Aún así, lograron entrar en play-off.

Eso sí, es difícil que la mala dinámica de resultados logre igualar los 18 encuentros en los que el Pontevedra estuvo sin saborear la victoria, de su temporada en Segunda División. Prácticamente una vuelta sin ganar. El Pontevedra no había empezado mal la liga, de hecho tras ganar al Ciudad de Murcia a domicilio se situaba décimo. Pero a partir de la jornada 7, el equipo se vino completamente abajo. La parroquia granate no vio ganar al Pontevedra en Pasarón hasta la jornada 25, aunque fue con una victoria memorable por 3-0 al Valladolid. Con Argibay en el banquillo tras la destitución de Gay, el equipo mejoró, pero tenía el descenso a nueve puntos y aunque remontó, acabó muriendo en la orilla.

La nota positiva. Jesús Ramos, el imbatido
Por el lado positivo, el Pontevedra puede aferrarse a la racha de resultados de Jesús Ramos. Con el entrenador en el banquillo el equipo todavía no ha perdido y suma sietes puntos de nueve. Contra el Castilla tiene la oportunidad de mantener su racha y aunque un empate no sería un mal resultado, a los granates les empieza a apremiar reencontrarse con los tres puntos.

No lo tendrán nada fácil, ya que se enfrentan al Real Madrid Castilla, un equipo siempre peligroso por la calidad de sus jugadores, a pesar de la baja del brasileño Rodrygo. Aparte a los granates se les atragantan los filiales en casa y solo han ganado al Sporting B hasta el momento.

Una racha negativa para la historia
Comentarios