Un reajuste obligado en el Pontevedra

La RFEF debe establecer qué criterio seguirá para el reparto de los equipos en los dos grupos de Primera RFEF ► Con la distribución de este año, los grupos quedarían desequilibrados
undefined
photo_camera Samu Araújo, en el duelo ante el Racing de Ferrol por el Trofeo Cidade de Pontevedra el pasado agosto. DAVID FREIRE

El Pontevedra Club de Fútbol ya conoce a todos sus acompañantes para la próxima campaña en Primera RFEF. El Deportivo de la Coruña y el Nástic de Tarragona han sido los dos últimos equipos en confirmar su presencia un año más en la categoría de bronce del fútbol nacional, tras caer apeados en la final por el ascenso a Segunda ante Albacete y Villarreal B respectivamente.

De esta manera, a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) le toca ponerse manos a la obra para confeccionar los dos grupos en los que se dividirán los 40 equipos que competirán en Primera RFEF. Una estructuración para la que existen diferentes posibilidades entre las que la Federación deberá escoger la que devuelva un reparto más equilibrado de los equipos, teniendo en cuenta la situación geográfica de los mismos.

Anterior distribución


En el primer año de vida de la Primera RFEF, la Federación decidió optar por un reparto este-oeste, a excepción de los conjuntos andaluces, que cayeron al Grupo II. De esta manera, la confección de los dos grupos quedó resuelta con gallegos, riojanos, vascos, castellano y leoneses, madrileños y extremeños en el Grupo I; mientras que el Grupo II estuvo conformado por el resto de equipos, junto con el Real Madrid Castilla, que fue separado de los otros conjuntos madrileños en el reparto.

Un criterio que exige reajustes si la RFEF quiere volver a aplicarlo este año en la conformación de los dos grupos. Y es que, de mantenerse este reparto para la temporada del debut del Pontevedra en Primera RFEF, los grupos estarían desequilibrados con 22 equipos en el Grupo I y 18 en el Grupo II. Teniendo en cuenta que el filial del Real Madrid es el único madrileño 'trasladado' al Grupo II, la opción, a priori, más sencilla, sería mover también a otros dos conjuntos madrileños para crear un equilibrio de 20 equipos en cada grupo.

De esta manera, los equipos madrileños servirían una temporada más como bisagra para realizar un equilibrio perfecto entre los dos grupos que conforman la categoría.

Distribución norte-sur


Otra de las posibilidades que baraja la Federación Española para la división de los 40 equipos en dos grupos iguales pasa por el clásico reparto norte-sur. De esta manera, el primer grupo estaría conformado por los clubes gallegos (Pontevedra CF, Racing de Ferrol, Celta B y Deportivo de la Coruña), los castellano y leoneses (Cultural Leonesa y Numancia), el Osasuna B, los riojanos (UD Calahorra, SD Logroñés y UD Logroñés), los vascos (Real Unión de Irún, Amorebieta, Real Sociedad B y Bilbao Athletic), los catalanes (Nástic de Tarragona, Cornellà, Barça B y Sabadell), Castellón y Atlético Baleares.

Así, los dos grupos quedarían conformados por 20 equipos, ya que la otra agrupación estaría compuesta por andaluces (Córdoba, Linares, San Fernando, Linenses y Algeciras), extremeños (Badajoz y Mérida), valencianos (Intercity, Eldense, Alcoyano y La Nucía), madrileños (Alcorcón, Fuenlabrada, Sanse, Rayo Majadahonda, DUX Inter, Madrid Castilla), Ceuta, Murcia y Unionistas de Salamanca.

Un reparto justo, pero que supondría la división de algunas comunidades autónomas como es el caso del Castellón, la Cultural Leonesa y el Numancia, que pasarían a formar parte del grupo del norte, en el que también competiría el Pontevedra CF, para así poder lograr un ajuste de 20 equipos en cada grupo.

Sin embargo, cualquiera de las opciones que pueda manejar la Federación Española de Fútbol exigirá la división de los equipos de alguna comunidad. Y es que, atendiendo a los criterios geográficos, es necesario que algunos equipos ejerzan de bisagra entre Grupo I y Grupo II para mantener el equilibrio en el número de participantes.

Así, con el reparto establecido en el primer año de la Primera RFEF, el Real Madrid Castilla fue el único madrileño en formar parte del Grupo II, separado del resto de equipos de su comunidad. Una exigencia que podría repetirse este año, sino con madrileños, con equipos de otras comunidades, buscando el reajuste perfecto.

Con la noticia de qué dos últimos equipos acompañarán al Pontevedra CF en su debut en Primera RFEF, el conjunto granate también se ha asegurado un nuevo desplazamiento cercano para el próximo curso de competición.

Desplazamientos: solo tres destinos cerca para el PCF
Y es que, sea cual sea el criterio de distribución escogido por la Federación Española de Fútbol para la temporada 2022/2023 en Primera RFEF, lo cierto es que el Pontevedra tiene asegurados únicamente tres destinos cerca: el Celta B, el Racing de Ferrol y el Deportivo de la Coruña.

Una situación que complica tanto la inversión en los desplazamientos como las posibilidades de hacer mayor caja en los partidos como local, ya que es de esperar que sean estos tres duelos los que más visitantes atraigan a Pasarón, mientras que el resto de partidos plantean un panorama más complejo.

Y es que, más allá de tierras gallegas y todavía a la espera de conocer cómo será el reparto de grupos de la tercera categoría del fútbol español, los destinos más cercanos de los que dispone el PCF son León (unos 375 kilómetros), Madrid (620 km) o Bilbao (640 km).

De esta manera, con el ascenso el Pontevedra CF también asume el reto de nuevas distancias y desplazamientos más largos; aunque también podrá disfrutar de tres derbis ante el filial celeste, el Racing y el Deportivo.

Comentarios