Martes. 21.05.2019 |
El tiempo
Martes. 21.05.2019
El tiempo

Recuerdos para la esperanza

Luismi y Moncho, protagonistas de la remontada del Pontevedra 2002-03 que disputó el play-off de ascenso. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Luismi y Moncho, protagonistas de la remontada del Pontevedra 2002-03 que disputó el play-off de ascenso. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

El Pontevedra 2002-03 se rehizo de una situación delicada tras dos derrotas seguidas y se metió en el play-off con tres victorias finales ▶ En aquel equipo, dirigido por Gay, jugaba el actual entrenador granate, Luismi, así como el preparador de porteros, Moncho

El miércoles 1 de mayo de 2003 el Pontevedra llegaba a Lanzarote envuelto en llamas. El equipo granate había perdido por 1-3 en Pasarón contra el Universidad de Las Palmas en un partido loco y se había metido en un lío muy serio. Una de las estrellas del conjunto, Carlos Padín, había alcanzado un acuerdo con el club meses antes por el que podría casarse aquel preciso día. En medio del ambiente enrarecido, cargado de pesimismo, el once de José Aurelio Gay se plantaba en las islas con la necesidad de puntuar para seguir teniendo la situación bajo control y depender de sí mismo en la lucha por meterse en la fase de ascenso.

"Creo que el entrenador del Lanzarote era Mendilibar", recuerda bien Luismi. "Mira donde está entrenando ahora Mendilibar (Eibar, Primera División)", apostilla echando la mirada atrás el entrenador granate, por entonces central zurdo del conjunto que preparaba Gay. Luismi no contaba demasiado dentro de los planes del madrileño, que había dado galones a Soria y Gordillo, centrales contratados el enero anterior.

El Lanzarote de aquella temporada estaba dirigido por el presente entrenador del Eibar, José Luis Mendilibar

El caso es que el Pontevedra llegó a Lanzarote y cayó (2-1). Su rival contaba con Santaella y Nacho Franco. En el Pontevedra actuaban Javi Rodríguez, Manu Busto, Casablanca, Diego Castro y Luis Márquez, entre otros. También Padín, pero era el día de su boda.

"Fue una temporada de altibajos. Y en el momento más importante de la misma fuimos capaces de dar un paso al frente y meternos en la promoción. Es de lo que se trata. De nada te sirve estar entre los cuatro primeros todo el curso si no mantienes la regularidad en las últimas jornadas", relata Luismi.

Después de aquella derrota, el Pontevedra acababa la jornada quinto, con un punto menos que la Cultural Leonesa y cinco menos que el Lanzarote. Le quedaban tres partidos por disputar, contra el Marino, el Ourense y el Ávila. Los asturianos se jugaban la permanencia. Los otros dos, nada.

"Echas la vista atrás y te permite recordar que el fútbol te da muchas opciones", aclara el preparador granate

El Lanzarote parecía inalcanzable. Pero a la semana siguiente cayó contra el Pájara Playas de Jandía, en el derbi insular, y de repente, el PCF pasó a depender de sí mismo. Le bastaba con hacer pleno de puntos, porque la Cultural y el Lanzarote se enfrentaban en la última jornada y o uno o el otro serían rebasados por el cuadro de Gay. "Hay momentos de la temporada en los que te ves dentro y otros en los que te ves fuera. El calendario te permite luchar hasta la última jornada", explica Luismi haciendo memoria de aquel momento tan especial del pasado. "Ahora tenemos esa oportunidad y además en Pasarón. Vamos a luchar por ello".

Y sucedió lo que tenía que suceder. El Pontevedra goleó al Marino en Pasarón, ganó con sufrimiento en Ourense, con un gol de Padín en el minuto 87 y otro de Curiel en el 93 (1-3) y batió sin contemplaciones al Ávila en la última jornada.

"Echas la vista atrás y te permite recordar que el fútbol te da muchas opciones. Se nos presenta una gran oportunidad el domingo. ¿Qué mejor escenario que el nuestro, con la grada apoyando y que al final se consiga ese objetivo de ganar", se pregunta Luismi.

Recuerdos para la esperanza
Comentarios