martes. 02.03.2021 |
El tiempo
martes. 02.03.2021
El tiempo

Con sastre pero sin aguja

El PCF sale con superioridad al tener tres centrales y encuentra a Jorge a espaldas del mediocampo rival. X.G.G. / TVG
El PCF sale con superioridad al tener tres centrales y encuentra a Jorge a espaldas del mediocampo rival. X.G.G. / TVG
El cambio de sistema ante el Compos permitió al PCF ganar juego interior a costa de perder profundidad en derecha ►Centró más que nunca, pero solo un 15% de sus remates fueron a puerta

El Pontevedra de Luisito volvió a ser mejor que su rival, al igual que en los dos primeros partidos del técnico de Teo desde su regreso. Sin embargo, esa superioridad no se reflejó en el marcador, que condenó al PCF a la quinta derrota del curso y a sufrir mucho por mantenerse en la tercera categoría del fútbol nacional.

Pero más allá del resultado –inapelable y siempre la única certeza tangible–, la clave para que el equipo local lograse mantener su aceptable nivel de juego estuvo, una vez más, en el intervencionismo. Desde su llegada, Luisito ha destacado por su su decisión a la hora de mover piezas. Una faceta con la que dejó huella en su primera etapa en Pasarón y que ha potenciado en esta competición que permite cinco cambios.

Una vez más, el preparador teense no dudó en modificar el guion de partido y, yendo por detrás en el marcador, poner en marcha su plan B con dos cambios en el minuto 26 que modificaron la estructura granate y le permitieron desnaturalizar al Compostela.

xG Pontevedra vs Compostela y media de la temporada


Salida de tres

El conjunto granate arrancó el partido con una línea de tres en la fase de iniciación. A los dos centrales abiertos se les sumó, en esta ocasión, Imanol García en vez de Damià Sabater, que esperaba más arriba. Sin embargo, ese posicionamiento restó efectivos al conjunto granate por dentro y le impidió generar superioridades claras. Todo cambió con la entrada del medio Borja Martínez y el mediapunta Jorge Fernández por el extremo Oier Calvillo y el lateral zurdo Zabaleta. Imanol García retrasó definitivamente su posición y el PCF pudo seguir teniendo esa ventaja en la salida con tres jugadores (contra un solo punta rival) y además, no perder efectivos en los escalones posteriores del campo.


Agujeros por dentro

Ese nuevo posicionamiento en un 3-4-1-2, con idéntica facilidad para iniciar el juego por la superioridad de los tres centrales pero más jugadores por dentro le permitió generar desconcierto entres las filas del Compostela. El equipo ganó juego interior, sobre todo porque los tres centrocampistas visitantes no daban abasto para cubrir al 2+1 (Borja y Damià más Jorge) granate, ya que además tenían que estar vigilando tanto a los carrileros, como a los puntas e incluso a los centrales del PCF. Así, Jorge Fernández se dedicó a buscar los costados o la espalda de Samu, el único pivote visitante (Bicho y Josiño jugaban unos metros por delante de él en el 4-1-4-1 de Yago Iglesias). El asturiano fue el sastre capaz de dar clarividencia a los ataques granates. Sumó 73 acciones en sus menos de 70 minutos de juego, siempre según datos de Wyscout. Recibió 31 balones de sus compañeros, cuando su media en 90 minutos es de 24. Además, ejecutó correctamente 11 pases hacia delante, cinco de ellos en último tercio. Dos de ellos fueron claves, ya que acabaron con remate.


Profundidad desequilibrada

Aitor Núñez no busca la profundidad ante el posicionamiento del Compos y centra desde muy lejos. X.G.G. / TVG
[Aitor Núñez no busca la profundidad ante el posicionamiento del Compos y centra desde muy lejos. X.G.G. / TVG]
 

Sin embargo, lo que el Pontevedra ganó con Jorge, lo perdió en parte sin Oier Calvillo. Luisito entendió que el vasco no era el adecuado para ejercer de carrilero y lo cambió para dejar en ese puesto a Aitor Núñez. Sin embargo, al madrileño, lateral por naturaleza, le faltó muchísima profundidad. Aitor buscó tres regates (logró dos) y ejecutó seis centros, aunque solo dos acertados. Por contra, el PCF sí tuvo una aguja por la izquierda con Álex González. El capitán se aprovechó del aceptable ritmo de circulación del equipo durante buena parte del choque para intentarlo mucho en los uno contra uno. Firmó 114 acciones (su media es 90) e intentó 15 regates, casi el doble de lo habitual. Además, metió 17 centros (10 de ellos buenos). Conducido por él, el PCF firmó su partido de todo el curso con más balones al área. Fueron 44, con buen destino en la mitad (muy buen dato). Además, duplicó su media de toques en el área. Le faltó, una vez más, el acierto en el remate. Y es que chutó 13 veces, pero solo dos de ellas (un pírrico 15%) a portería. Pese a sumar ocasiones por un valor de 1,7 goles esperados (poco menos que contra el Guijuelo y el Salamanca), se quedó a cero.

Una semana sin partido con el objetivo de recuperar a Vázquez y Cruz

El Pontevedra entrenó en la tarde de ayer en Xeve, en la que fue una suave sesión de recuperación para los jugadores que más minutos jugaron ante el Compostela y algo más intensa para aquellos que dispusieron de menos tiempo o estuvieron inéditos. Hoy, el equipo descansa antes de regresar al trabajo mañana, aunque con un horizonte menos claro que el habitual. Y es que la escuadra lerezana no tiene previsto jugar el fin de semana, ya que estasfechas de febrero se reservaron para colocar duelos aplazados. De este modo, el conjunto granate entrenará de miércoles a sábado en Xeve con la idea de seguir adaptándose a las exigencias de Luisito y aprovechar para recuperar plenamente a Víctor Vázquez y volver a contar con Adrián Cruz. El central marinense ya fue convocado ante el Compos e incluso calentó, mientras que el mediocentro moañés está realizando parte del trabajo con sus compañeros y en estos 15 días espera estar a plena disposición.

Con sastre pero sin aguja
Comentarios
ç