0-0. Sequía extrema en Ponteareas

El Pontevedra fue incapaz de derrotar a un rival de Preferente en un amistoso de baja exigencia que sirvió para repartir minutos ▶ El mal estado del césped natural de Pardellas obligó a trasladar el choque al sintético Francisco Alconero
Ángel Bastos protege el balón en un encuentro de este verano. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
photo_camera Ángel Bastos protege el balón en un encuentro de este verano. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Juvenil de Ponteareas: Adrián; Marcos Justo, Nico, Javi, Sergio Cuña, Rubén Gullón; Davila, Portas, Gonzalo; Jovan y Xacobe. También jugaron Kevin, Brais, Carlos Piñeiro, Marcos Rodríguez y Oli.

Pontevedra: Álvaro Cortés; Sergio Abal, Derik, Soto, Ángel; Mario Ortiz; Abelenda, Borja Domínguez, Martín Diz, Jaichenco; y Rufo. También jugaron Manu Vizoso, Felipe, Miguel Román, Oier Calvillo, Rubio, Yelko, Rachu, Víctor y Charles.

Árbitro: Mosquera Goce (Vigo). Sin amonestados.

Incidencias: Francisco Alconero. 400 espectadores. Memorial Cholo Sobral. La presidenta del Pontevedra, Lupe Murillo, hizo entrega de una placa conmemorativa a la familia del homenajeado.


El penúltimo partido de la pretemporada del Pontevedra se saldó con un sorprendente empate contra un recién descendido a Preferente Galicia, el Juvenil de Ponteareas (0-0). A dos semanas del arranque liguero de Primera Federación, el equipo granate –este sábado de nuevo de azul– evidenció falta de pegada ante un rival de tres categorías más abajo. Los locales mantuvieron las líneas muy juntas y supieron crear inconvenientes a un Pontevedra que fue de más a menos.

El amistoso, en recuerdo de Cholo Sobral, exjugador del Pontevedra y fundador de la Escuela de Fútbol del Juvenil de Ponteareas, no se disputó finalmente en Pardellas, como estaba previsto. El mal estado del terreno de juego obligó a trasladar el compromiso al anexo, de hierba sintética, y el resultado fue bien diferente al del precedente de hace casi un año (0-3).

Lo de actuar sobre césped artificial modificó sobre la marcha los planes del técnico Antonio Fernández. Comenzó la cita con un reparto de roles ajustado a la diferencia de categorías. El Pontevedra tuvo la primera oportunidad en el minuto inicial de juego. Así, Derik puso a prueba al portero Adrián, que se creció con el paso de los minutos.

El envite acabó siendo un examen de paciencia y de falta de puntería del Pontevedra. Las buenas intervenciones del guardameta local, unidas a las erráticas decisiones finales, condicionaron a un equipo que, por otra parte, apenas sufrió en defensa. La primera llegada del Juvenil no se produjo hasta pocos minutos antes del intermedio con un remate de cabeza sin excesivo peligro.

Como suele ser habitual durante los duelos veraniegos, la segunda parte poco o nada se pareció a lo ocurrido durante los primeros 45 minutos. Las variaciones introducidas por los entrenadores, Lino Estévez y Antonio Fernández, modificaron el tablero. El gran perjudicado de ello fue el espectáculo, toda vez que las oportunidades empezaron a brillar por su ausencia. Asimismo, el sentido del juego fue cada vez más anárquico.

La meritoria resistencia del Juvenil sorprendió a propios y extraños. Lo cierto es que el Pontevedra, cuya mejor oportunidad fue un remate de Borja Domínguez, con otra gran respuesta del guardameta local, no se sintió cómodo durante el segundo tiempo. No se movió el marcador y la superficie de hierba sintética también acabó por condicionar el despliegue de un Pontevedra que pareció, en cierto modo, administrar esfuerzos de cara al cada vez más próximo inicio de la temporada frente al Alcorcón.

No cambiaron nada las sustituciones y fue el segundo empate de la pretemporada granate. Por su parte, el Juvenil respondió por encima de lo esperado ante sus aficionados, que poblaron hasta dejar pequeñas las gradas de la improvisada cita del encuentro.

El último compromiso de pretemporada para el Pontevedra será el próximo miércoles (20.00 horas) contra el Estradense en el Nuevo Municipal de A Estrada.

Comentarios