Jueves. 20.06.2019 |
El tiempo
Jueves. 20.06.2019
El tiempo

Silencio, se negocia

La plantilla del Pontevedra, corriendo de espaldas al objetivo del fotógrafo. DAVID FREIRE
La plantilla del Pontevedra, corriendo de espaldas al objetivo del fotógrafo. DAVID FREIRE

El Pontevedra impone máxima discreción a los jugadores y representantes con los que mantiene negociaciones o con los que ya ha alcanzado acuerdos de renovación

La opacidad domina las oficinas del Pontevedra Club de Fútbol. El club granate mantiene silencio al respecto de cualquier movimiento en su plantilla de jugadores de Segunda División B.

La única información que ha ofrecido a sus aficionados desde que concluyó la temporada fue la renovación del primer entrenador de la plantilla de Segunda B, Luismi. Nada más. A pesar de que ha alcanzado acuerdos de renovación con varios jugadores del primer equipo y de que está próximo a hacerlo con otros futbolistas, la entidad todavía no ha firmado el contrato de vinculación futura con los futbolistas que están bajo su disciplina.

El hecho es que los propios deportistas tienen la obligación de guardar discreción al respecto de las conversaciones que mantienen con la institución. Por ese motivo, ni ellos ni los agentes que los representan se extienden en los comentarios a la prensa.

Respuestas lacónicas o el silencio es la actitud de los deportistas ante las preguntas que le llegan de Diario de Pontevedra, a causa del mandato llegado desde los despachos de la entidad granate. "Pregunte en el club", expresa un jugador al ser cuestionado por el estado de las negociaciones con el PCF. "No podemos hablar sobre el tema", aclara otro futbolista.

En otros casos, los jugadores regatean a la prensa hablando en abstracto, sabedores de que continuarán vistiendo la camiseta granate, pero que debe ser el club el que oficialize la noticia sobre la prolongación de los vínculos entre las dos partes.

Víctor Vázquez, Campillo, Álex Fernández, Berrocal y Nacho López tienen acuerdos o están próximos a ellos. Seguirán todos salvo que se produzca algún expediente X. Igualmente, tiene muy avanzada su situación para seguir brillando en Pasarón Álex González. Evoluciona positivamente la negociación con Adrián León y están todavía muy lejanas las posturas con Kevin Presa. El club envió un mensaje de tranquilidad a Javi López en la semana posterior al fin de la competición, pero éste todavía no ha podido sentarse a dialogar con el club para formalizar un acuerdo de continuidad que, atendiendo al interés de las dos partes, parece probable.

GEMELOS. Habrá que aguardar para conocer el destino de los hermanos Juan y Jesús Barbeito, mientras que el futuro de Rubén Ualoloca está lejos de Pasarón.

La apuesta por dar continuidad al colectivo tiene visos de concluir con éxito. La de mantener silencio al respecto de los diferentes movimientos de la institución, también.

Y es que, además de las renovaciones, la institución no ha oficializado las bajas de Nacho Lorenzo, Arruabarrena y Pibe. Por supuesto, tampoco los ha despedido a través de las redes sociales.

Cambio de tendencia
Contratos por dos temporadas
Uno de los aspectos que ha cambiado en el Pontevedra actual con respecto al de las pasadas campañas son las propuestas de contratos por más de una temporada.

Esa política afectó el pasado curso a hombres importantes de la plantilla como Edu Sousa, Romay, Pedro Vázquez, y Javi Pazos, todos con compromiso en vigor.

La intención es darle continuidad en próximos ejercicios, o bien mediante ofertas de duración superior a una temporada o bien a través de renovaciones condicionadas en función de determinados objetivos, como sucedió en el caso de David Castro, que sigue siendo granate gracias a una cláusula de continuidad por partidos disputados.

La entidad quiere premiar a aquellos futbolistas que han tenido un comportamiento satisfactorio.

Hasta llegar a la fórmula actual en la que se mezclan acuerdos por más de un año con otros por un curso, el Pontevedra de la era Lupe Murillo ha atravesado diferentes etapas: en la campaña del ascenso a Segunda B, firmó a muchos futbolistas por dos temporadas.

Al curso siguiente comenzó su renuncia a realizar contratos de más duración que un año. En el verano pasado volvió a sellar compromisos bianuales.

 

Silencio, se negocia
Comentarios