El Teucro empieza su año cero

El equipo de Irene Vilaboa inició la pretemporada de cara a su primer curso en Primera Nacional a la espera de un portero y un lateral izquierdo
La plantilla del Teucro este miércoles durante el primer entrenamiento en el Multiusos. ANXO LORENZO
photo_camera La plantilla del Teucro este miércoles durante el primer entrenamiento en el Multiusos. ANXO LORENZO

Comenzó este miércoles la nueva era del nuevo Teucro, una nueva temporada en la que el vicedecano del balonmano español peleará, por primera vez en su historia, en la tercera categoría nacional. Cumpliendo su tercer año al frente del equipo Irene Vilaboa dirigió ayer su primera sesión de entrenamiento con una plantilla "joven", a la que le faltan piezas y en la que había ausencias destacadas como la de los veteranos Caue Herrera -que se encuentra todavía en Brasil- y Marko Dzokic -inmerso en la recuperación del cáncer testicular que le detectaron el pasado mes de junio-.

La entrenadora azul aseguraba ayer que la idea es "hacer cinco sesiones por semana, con la idea de jugar unos 6 o 7 partidos a partir de mitad de mes que jugaremos contra el Lalín la Copa Galicia", una preparación de un mes y medio muy necesaria ya que "este equipo necesita entrenar ya que es un equipo muy joven".

Sin embargo la entrenadora considera que parte del trabajo ya está hecho ya que "los que acaban de subir de juveniles entrenaron todo el año pasado con nosotros, dieron un nivel alto en juveniles y conocen a los veteranos", pero la idea inicial es que "la conjunción entre jugadores no se note y sea lo más natural posible".

DOS FICHAJES MÁS. Un total de 16 jugadores completaron la primera sesión en la que además de los canteranos que dieron el salto desde juveniles se encontraban los fichajes Xurxo Rivas y Rhuan Marchette -última incorporación del Teucro procedente del Sanxenxo que juega de lateral derecho y destaca por su labor defensiva-, y también "juveniles de primer y segundo año con los que quiero trabajar ya que son interesantes".

Sin embargo la plantilla no está cerrada y Vilaboa busca incorporar "a un portero y un lateral izquierdo defensor", una labor en la que se encuentra inmersa ya que  "hemos recibido muchas propuestas y estoy valorando opciones, pero no me quiero apurar tampoco".

En su propias palabras quiere "tenerlos para el principio de liga", para cuando empiece una competición compleja en una categoría complicada en la que el Teucro tendrá que ser muy regular si quiere pelear por regresar a División de Honor Plata. La entrenadora sabe que el reto es duro, pero asegura sentirse con mucha fuerza ya que "la Primera Nacional es una liga que me gusta mucho, en la que hay mucho nivel".

"Equipos como el Lalín, el Lanzarote o el OAR y pistas complicadas como Cañiza o Canarias hacen que sea una liga muy interesante", afirma Vilaboa que sabe que por delante tiene mucho trabajo esta pretemporada pero que "tenemos lo que queremos, tenemos mimbres para trabajar" para afrontar "una liga fuerte, como a mí me gustan, de todos contra todos y en las que las cosas dan muchas vueltas".

Comentarios