Por una buena causa

Cuatro deportistas del grupo 'Ponte un reto' disputarán la Titan Desert

Cuatro de los seis integrantes de 'Ponte un reto' disputarán este mes la exigente carrera ciclista Titan Desert. Esta iniciativa ciudadana nace para dar visibilidad a la lucha contra el ELA traspasando las fronteras del deporte
Los integrantes de 'Ponte un reto' posan en la presentación oficial de la carrera extrema Titan Desert, que disputarán del 24 al 30 de abril en el desierto de Marruecos
photo_camera Los integrantes de 'Ponte un reto' posan en la presentación oficial de la carrera extrema Titan Desert, que disputarán del 24 al 30 de abril en el desierto de Marruecos

El grupo de deportistas aficionados Ponte un reto presentó este jueves en el Hotel Avenida la prueba ciclista extrema en la que participarán del 24 al 30 de abril. El conjunto pontevedrés tiene por delante el desafío de recorrer 660 km por Marruecos durante seis etapas, en unas condiciones climatológicas adversas, a lo largo de un circuito agreste donde el GPS será clave para orientarse y no perderse en las dunas marroquíes. Y es que este reto es una de las dos pruebas que el colectivo deportivo realizará este año para reunir fondos y dar visibilidad a la enfermedad de ELA. Una iniciativa solidaria que cuenta con el apadrinamiento de prestigiosos deportistas como Óscar Pereiro, David Cal o David Amor, entre otros.

El grupo Ponte un reto está integrado por seis amigos de Pontevedra: José Víctor Fernández, Francisco Baliñas, Víctor Pampín, Manuel Caramés, Pablo Fernández y Borja Vence. De estos deportistas, cuatro serán los que participen en la prueba extrema del desierto, mientras que el equipo al completo, junto con Ramón Mella, disputará, asimismo, la carrera non-stop Powerade Madrid-Lisboa.

A pocas semanas del evento, José Víctor Fernández analiza las adversidades del evento deportivo extremo. "En primer lugar está el terreno ya que es muy difícil, al ser escarpado con montaña y parte de desierto. La segunda de las dificultades en el desierto son las temperaturas extremas durante cada jornada. También influye que no vamos a dormir demasiado cómodos, sino que lo haremos en tiendas en el desierto junto con el resto de compañeros. Finalmente, pese a que suene a tópico, lo más difícil será que el cuerpo aguante, es decir, que el culo aguante todas esas etapas sobre la bicicleta", puntualiza Fernández.

La etapa maratón será la de mayor dificultad al tener que recorrer los participantes una distancia de 240 km durante dos días, con noche en el desierto sin ningún tipo de asistencia técnica.

Para soportar físicamente la dureza de la carrera desértica, José Víctor Fernández explica la preparación previa del equipo ciclista: "Llevamos aproximadamente ocho meses de entrenamiento, una preparación de más de cinco días a la semana subidos tanto a la bicicleta como realizando entrenamiento en general. Además hemos seguido una nutrición variada, nos hemos informado de las condiciones del Sáhara y luego hemos preparado una nutrición específica para la prueba".

Comentarios