"Todo quedó en un susto"

Patri Arruti confirma que está "bien" y ya "en casa" tras pasar la noche hospitalizada
Patri Arruti durante un partido co Marín Futsal.  DAVID FREIRE
photo_camera Patri Arruti durante un encuentro con el Marín Futsal. DAVID FREIRE

"Ya estoy en casa y estoy bien. Al final todo quedó en un susto", son las palabras de la guardameta del Marín Futsal Patri Arruti tras recibir este domingo el alta hospitalaria después de que un golpe cabeza con cabeza contra una jugadora del Rayo Majadahonda la obligase a pasar la noche ingresada en el Hospital Miguel Domínguez.

Arruti fue trasladada en ambulancia desde el Pabellón de A Raña hasta el hospital pontevedrés después de caer desplomada tras un choque con Iraia (la cual salió de la pista por su propio pie, ayudada por dos compañeras, pero no pudo volver a participar en el juego) en una jugada en la que la guardameta viguesa trataba de cortar una contra del bloque madrileño .

El propio técnico del conjunto marinense, Ramiro Díaz, aseguraba tras el final del encuentro que en el club se encontraban "preocupados", pese a que creían "que no será nada" ya que la jugadora había abandonado el recinto de juego consciente y estable, dentro del respeto que da un golpe de estas características, después de algunos minutos de tensión sobre la pista y en las gradas de A Raña hasta el momento del traslado, ya que incluso de camino a la ambulancia se podía ver como la jugadora se llevaba la mano a la cara, dando muestras de que estaba consciente.

Unas horas después, con el partido ya finalizado y tras haberse sacado "el susto del cuerpo" fue el propio entrenador del Marín Futsal el que confirmó a este medio que la portera viguesa estaba "acompañada de su familia en el Domínguez, consciente, estable y fuera de peligro" y que Arruti tendría que pasar la noche hospitalizada como medida preventiva "por cuestiones de protocolo y precaución", para tenerla en observación y poder ver "el alcance que tiene el golpe".

Patri Arruti pasó toda la noche en observación por precaución, pero este mismo domingo  recibió el alta para continuar el reposo y descanso en su domicilio. Así lo confirmó la propia jugadora que aseguró que todavía se está "ubicando", pero que se encuentra bien ya que todo fue "al final un susto", y la presidenta del Marín Futsal, Araceli Otero, quien este domingo confirmaba que "ahora tendrá que mantener unos días de reposo en su casa y después acudir a la revisión con traumatología para ir viendo como se va dando la evolución".

Presidenta del Marín, justamente, no se encontraba en el pabellón de A Raña durante el encuentro debido a que tenía un viaje y que reconoció que fueron unos minutos de mucha tensión y nervios en el recinto, pero también para ella ya que "no estaba allí y tenía una impotencia más grande" por no poder actuar y no ver que pasaba en cada momento.

Pese a los momentos tensos que vivieron sus compañeras, cuerpo técnico, miembros del club y aficionados por el desplome de la jugadora, los minutos que se mantuvo en el suelo esperando la llegada de la ambulancia, la subida a la camilla con el collarín y el traslado en ambulancia al Domínguez, todo se ha quedado en un susto y será el descanso de los próximos días y la visita al traumatólogo los que marquen el tiempo de recuperación de la portera del Marín Futsal.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios