El Pontevedra juvenil celebra un ascenso de honor

El Pontevedra juvenil regresa dos temporadas después a la máxima categoría nacional tras culminar con goleada el curso ► Los granates realizaron una extraordinaria segunda vuelta
El equipo juvenil del Pontevedra CF, homenajeado el pasado domingo en el descanso del play-off. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
photo_camera El equipo juvenil del Pontevedra CF, homenajeado el pasado domingo en el descanso del play-off. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

La próxima temporada el Pontevedra juvenil competirá con los mejores equipos del panorama nacional, después de consumar su ascenso a División de Honor en la última jornada de liga regular. El conjunto granate regresa a la élite dos años después tras completar una gran campaña en la que tuvo que competir hasta el final por la plaza de promoción con un exigente Racing de Ferrol.

Pero el premio cayó finalmente para el cuadro lerezano, que fortalece con su ascenso el crecimiento de una cantera que el pasado fin de semana puso en valor los méritos de muchos de sus equipos. Y es que el mismo domingo en el que el Pontevedra acabaría culminando una gloriosa remontada ante el Deportivo Aragón fue también el día en que el combinado juvenil tocó el cielo en Albán (Coles).

Una goleada para acabar la temporada

Los pupilos de Charles Dias, técnico al que apoyó en las dos últimas jornadas Jesús Ramos, se medían a la UD Ourense y solo les valía ganar para regresar a División de Honor. La dinámica era positiva: tres victorias consecutivas en los anteriores partidos.

Pero el Pontevedra no quiso dejar nada al azar y lejos de sumar un triunfo, sumó una goleada. El cuadro granate se impuso al de la ciudad de As Burgas con solvencia, abriendo el marcador a los cinco minutos de juego. El autor de la primera diana fue Román Moldes, quien repitió hasta tres veces más en la primera mitad de juego para ir al descanso con un solvente 0-4. El futbolista fue uno de los más destacados de la última jornada de competición.

Los del Lérez tenían el partido encaminado y con él su regreso a la máxima categoría del fútbol juvenil nacional. Nocolás Oliveira y Diego Chamadoira redondearon un marcador que acabó siendo de 1-6 tras el gol en el tramo final del local Raúl Nespereira.

Solo la victoria valía al Pontevedra para lograr la promoción e hizo los deberes con sobresaliente. El cuadro granate asciende como cuarto clasificado con 61 puntos, solo uno más que su inmediato perseguidor, el Racing de Ferrol (60). En División de Honor le acompañará el Atlético Coruña Montañeros, que finalizó la liga regular como tercero (67 puntos).

Estas dos posiciones dieron el ascenso a ambos conjuntos ya que los dos primeros clasificados, el RC Deportivo B y el RC Celta B, no pueden promocionar a la máxima categoría en tanto que sus primeros equipos ya están en ella.

Una muy buena segunda vuelta

Puso el broche a la primera vuelta de competición como séptimo clasificado, a cuatro puntos de la primera plaza de ascenso. Pero el impulso que vivió el Pontevedra juvenil en la segunda mitad de liga fue clave para que el cuadro lerezano acabara tocando el cielo.

Tras el ecuador, los granates sumaron 36 puntos en 17 jornadas, con una extraordinaria cifra de once victorias. Su mejoría fue notable, ya que en el mismo número de partidos disputados antes habían sumado 25 puntos y las derrotas ascendían a ocho. Una de las claves del equipo fue el puntuar prácticamente cada semana: más allá de los triunfos, los pupilos de Charles y Jesús Ramos solo cedieron tres derrotas.

Esta tendencia se reforzó con una mejora a nivel ofensivo, al incrementar su eficacia hasta registrar 36 dianas a favor. El Pontevedra encaró el tramo definitivo de la temporada con muy buenas sensaciones, al conseguir cuatro victorias consecutivas en las últimas jornadas que decantaron de forma definitiva el ascenso para los de la ciudad del Lérez.

El equilibrio fue clave en una temporada en la que el Pontevedra fue el cuarto mejor visitante, con 26 puntos; y el quinto mejor local con nada menos que 35 puntos cosechados en su feudo. Todo ello lleva al equipo juvenil granate a su regreso a la élite del fútbol nacional.

Un paso adelante no solo para esta generación, sino para el club. Desde la entidad valoran muy positivamente un ascenso con el que esperan que el nivel de la base siga creciendo y valga para retroalimentarse con el filial y otras categorías.

Más en Deporte Local Pontevedra
Comentarios