jueves. 22.04.2021 |
El tiempo
jueves. 22.04.2021
El tiempo

EL FUTURO LES PERTENECE...

Una forma de vida

Lucas haciendo un truco con el skate. DP - Interior
Lucas haciendo un truco con el skate. DP
Lucas comenzó a patinar siguiendo el ejemplo de su padre ►El paso de los años le ha llevado a crecer en un deporte el que acumula experiencia, éxitos y una cita nacional
EL DNI
Nombre: Lucas Meijoeiro Navaza.
Fecha de nacimiento: 28/11/2005.
Lugar de nacimiento: Pontevedra.
Deporte: Skate.
Club: Viejo Lobo School.

EL SKATE es un estilo de vida para Lucas Meijoeiro que, sobre el patín, siente libertad y felicidad. Una pasión que comenzó por herencia de su padre, pero que le ha llevado a entrenar, competir y seguir esforzándose para llegar a cumplir sus sueños.

"Empecé a patinar cuanto tenía 10 años debido a que mi padre siempre lo hizo y quería enseñarme", explica Lucas que "un verano en O Grove empecé en una rampa pequeña y después, cuando Sergio abrió la escuela, me apunté, empecé a entrenar, a competir y cada vez a esformarme más".

Desde el inicio sintió una conexión con este deporte que le aportar sensaciones que otro no hacen. "Yo practiqué natación, pero lo dejé y hago surf, pero como hobbie", expone el patinador que asegura que, para él, el skate es "un estilo de vida. Salgo todas las semanas al menos tres días y me ayuda a olvidarme de las cosas, me divierto... no es un deporte en el que tengas que entrenar si o sí para crecer, tu vas porque te gusta y te lo pasas bien".

Un estilo de vida que no le aleja de la parte competitiva de esta disciplina. Además de sus participaciones anuales en el circuito gallego en el que "en años anteriores conseguí un segundo puesto en una prueba, un quinto en otra, etc", Lucas asegura que la cita más importante en la que participó fue "en una prueba del Nacional", evento que "como experiencia estuvo guay, pero no íbamos a hacer grandes cosas debido a que no teníamos el nivel para competir nacionalmente, sobre todo teniendo en cuenta que en esas pruebas, llegada una edad, compites contra adultos directamente, sin categorías".

Entre sus sueños se encuentra "ganar algún circuito gallego a corto plazo", un deseo ambicioso sobre el que considera que será "complicado" debido al nivel que hay en Galicia. Una calidad que varía mucho de un lugar a otro debido a la falta de instalaciones en algunos puntos. "Hay zonas en las que hay skatepark y pueden patinar todos los días, entonces el nivel es alto como en A Coruña o en A Guarda. En Pontevedra al no tener instalaciones hay un poco menos de nivel", explica el patinador que asegura que su deporte necesita más ayudas y más instalaciones para poder seguir formando cantera que compita a nivel nacional.

Además de sus sueños a corto plazo, Lucas piensa ya en el futuro, un futuro que ve sobre la tabla. "A largo plazo quiero seguir patinando, aún que no sea a nivel profesional, pero quiero seguir haciéndolo hasta que sea mayor".

Viejo Lobo School. Jóvenes, pero con paso firme
Corría el año 2017 cuando Sergio Martínez decidió dar el paso de fundar la escuela Viejo Lobo, dedicada al skate y al surfskate. Este proyecto nació con la idea de darle un nuevo giro a sus dos mayores pasiones: patinar y surfear.

Pese a llevar poco tiempo en funcionamiento, Viejo Lobo School ha conseguido ganarse una gran aceptación entre los amantes de este deporte ya que Pontevedra es una ciudad con muchos fans del patín, pero muy pocas posibilidades de desarrollar esta pasión. Sergio, junto con sus ayudantes, ha conseguido que esos pequeños amantes del skate tengan un lugar donde crecer, aprender y experimentar.

Con el paso del tiempo han sido muchos los curiosos que han pasado por sus instalaciones de Monte Porreiro para conocer, más de cerca, un deporte que cada día gana más adeptos en la Boa Vila gracias a esta escuela.

Éxitos desde el día uno
Tan solo un año después de su fundación, Viejo Lobo School ya cosechaba éxitos y es que, en el 2018, se lanzaron a la aventura participando en su primer torneo a nivel nacional,. una experiencia que sirvió para aprender y crecer.

En aquella ocasión fueron seis alumnos de categoría sub-16 y uno de absoluta, logrando Sainza Salgueiro un sexto puesto que la dejó a las puertas de la final.

Ahora el club de la Boa Vila se ha ganado un lugar a nivel autonómico y la escuela crece a pasos agigantados.

Una forma de vida
Comentarios
ç